Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1995/10/09 00:00

A VECES LLEGAN CARTAS

SEMANA revela un mensaje enviado por los jefes del cartel de Cali a la Comisión de Derechos Humanos del Senado.

A VECES LLEGAN CARTAS

LOS JEFES DEL CARTEL DE Cali y otros presuntos narcotraficantes recluidos en los pabellones de máxima seguridad de la Penitenciaría Nacional de La Picota y la cárcel La Modelo en Bogotá no están satisfechos con el trato que reciben. Y lo que acaban de hacer demuestra que están dispuestos a darle la pelea al gobierno para obtener mejores condiciones de reclusión. Las quejas de los 16 delincuentes están contenidas en una carta que le enviaron el pasado 28 de agosto a la comisión de derechos humanos del Senado. El documento conocido por SEMANA está firmado, entre otros, por los hermanos Miguel, Gilberto y Jorge Eliécer Rodríguez Orejuela, José Santacruz Londoño, Phanor Arizabaleta, Iván Urdinola Grajales y Víctor Patiño Fómeque. En el mensaje de dos páginas los reclusos piden que los ocho congresistas que integran la comisión de derechos humanos del Senado visiten los pabellones de alta seguridad de algunos centros carcelarios del país, entre ellos el de La Picota.
Basados en dos artículos de la Constitución Nacional y en dos sentencias de la Corte Constitucional, los jefes del cartel elaboraron una especie de pliego petitorio: que los congresistas verifiquen si "las condiciones en que se desarrolla nuestra privación de la libertad se ajustan a los mandatos imperativos de respeto a la dignidad humana que debe inspirar todas las actuaciones del Estado (...) como quiera que los funcionarios públicos están obligados a tratar a toda persona sin distinción alguna, de conformidad con su valor intrínseco".
En otro aparte de su mensaje los reclusos del pabellón de alta seguridad de La Picota exigen que los congresistas constaten si el gobierno está cumpliendo el derecho que tienen a que en el lugar de reclusión se les dé un tratamiento acorde con el respeto de los derechos humanos y no se les degrade. Al mismo tiempo piden que se verifique si se está respetando el derecho a ser trasladados a otros establecimientos carcelarios por razones de salud.
En su carta -que será estudiada una vez regrese al país la senadora Piedad Córdoba, presidenta de la Comisión- los jefes del cartel de Cali dicen que se les está violando el derecho de defensa porque no les permiten una adecuada comunicación con sus abogados, a quienes, según ellos, se les entorpece su labor mediante múltiples trabas administrativas.
Un vocero del Ministerio de Justicia le dijo a SEMANA que la carta de los Rodríguez y compañía a los miembros de la comisión de derechos humanos del Senado, es el primer paso de una estrategia encaminada a romper las rigurosas medidas de seguridad adoptadas por el Inpec en torno de los pabellones donde se encuentran recluidos los principal es jefes del cartel de Cali.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.