Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/19/1998 12:00:00 AM

VEJEZ CAUTIVA

En momentos en que se ambienta el tema de la paz las Farc mantienen secuestradas 15 personas mayores de 70 años.

Cuando los asistentes a los encuentros de paz entre la sociedad civil y el ELN celebrados en Maguncia (Alemania) anunciaron como gran logro que a partir de esa fecha la organización guerrillera no volvería a secuestrar a mujeres embarazadas, niños y ancianos, un amplio sector de la sociedad reaccionó con estupor. Y no era para menos. Si el secuestro es considerado el delito más cruel contra la humanidad, mucho más grave resulta cuando éste se realiza contra personas con un alto grado de indefensión. De acuerdo con las estadísticas de los organismos de seguridad del Estado, el ELN estaría cumpliendo con lo prometido en Maguncia. Pero no pasa lo mismo con las Farc que, por el contrario, en los últimos dos meses han incrementado el secuestro en esos tres sectores de la población, pero especialmente en ancianos, hasta el punto que la cifra que registra en la actualidad no tiene precedentes. En efecto, hasta el momento permanecen en poder de ese grupo guerrillero cerca de 15 personas mayores de 70 años. Todos ellos, de acuerdo con los familiares consultados por SEMANA, con problemas de salud que ponen en peligro su supervivencia (ver recuadros). Por su liberación las Farc están pidiendo cifras astronómicas que no alcanzan a ser cubiertas por sus familiares. En la mayoría de los casos se trata de personas acomodadas que si bien no están en estado de pobreza tampoco cuentan con los recursos económicos que les atribuye la subversión. "Es que para la guerrilla cualquiera que tenga dos vacas, tres gallinas y un marrano es millonario", dijo a esta revista un familiar de una de las personas retenidas. A continuación SEMANA presenta los dramáticos casos de cuatro ancianos que se encuentran en poder de las Farc sin que los familiares tengan certeza de su suerte. La situación no deja de ser complicada si se tiene en cuenta que esa organización guerrillera está a punto de iniciar un proceso de conversación con el gobierno y para ello ha exigido el despeje de cinco municipios en el sur del país.
Ana Jael Corredor Edad: 85 años
Secuestro: 21 de julio
El día de su secuestro doña Ana Jael se encontraba en compañía de uno de sus hijos en la finca de la familia, ubicada en Duitama (Boyacá). La acción fue reivindicada por el frente 56 de las Farc. La foto que ilustra esta nota fue enviada hace 20 días por los secuestradores como prueba de supervivencia. Según sus familiares, la señora Ana Jael empieza a tener problemas de memoria. Los secuestradores exigen 300 millones de pesos por su liberación.
Vidal Melo Rizo Edad: 74 años Secuestro: 7 de septiembre El delicado estado de salud de Vidal Melo hace que su familia tema por su vida. Don Vidal padece problemas cardíacos, razón por la cual se le deben suministrar todos los días Isordil e Inhibase, medicamentos especializados que regulan su pulso cardíaco. Una de las recomendaciones que hacen sus familiares a los captores es que no lo sometan a largas jornadas de ejercicio ni lo trasladen hasta sitios cuya altura sea superior a los 1.500 metros sobre el nivel del mar. La familia de Vidal Melo está a la espera de tener noticias del comerciante.
Marco Aurelio Guerra González
Edad: 70 años
Secuestro: 5 de enero de 1998
La incertidumbre de la familia Guerra es doble. Por un lado no sabe nada de la suerte de don Marco Aurelio y por otro sienten que fueron estafados porque después de muchos sacrificios lograron reunir un dinero para que fuera liberado, lo entregaron a los supuestos secuestradores y después de mucho tiempo siguen sin saber de su suerte. El anciano se encuentra en poder del frente 23 de las Farc según informes de las autoridades. Su secuestro ocurrió en Purificación (Tolima) en momentos en que se disponía a visitar a algunos familiares. Su estado de salud es bastante delicado.
Miriam Fernández
Edad: 78 años
Secuestro: 7 de septiembre
Varios hombres que dijeron pertenecer a las Farc llegaron hasta su casa en Agua de Dios (Cundinamarca) y se la llevaron con rumbo desconocido. De nada valieron las súplicas de su esposo, Ramón Mora, también de 78 años de edad, quien desde ese momento se enfermó de gravedad. El matrimonio no tiene hijos. Doña Miriam sufre de enfisema pulmonar y osteoporosis. Debido a sus quebrantos de salud no puede caminar. Piden 1.000 millones de pesos por su liberación. La única propiedad conocida del matrimonio es una parcela a pocos kilómetros del pueblo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?