Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/08/24 08:28

“No desistiremos en solución diplomática”: Santos

Ante la deportación masiva de colombianos desde Venezuela, el gobierno colombiano exigió respeto a los derechos humanos.

En la frontera se vive una crisis por la deportación de 800 colombianos. Foto: EFE

Mientras el gobierno nacional busca definir la situación de al menos 800 colombianos expulsados de Venezuela, le solicitó a la Cancillería venezolana les dé buen trato a los deportados. “Se está exigiendo respeto a los derechos humanos”, dijo a medios de comunicación el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo.

La situación es difícil en la frontera, sobre todo en la zona que comprende el departamento de Norte de Santander. En Cúcuta hay preocupación por parte de las autoridades locales, que no saben qué hacer ya que los albergues se están quedando cortos. El alcalde Cúcuta, Donamaris Ramírez, incluso solicitó ayuda humanitaria pues “no estábamos preparados para esto”.

Se espera que el miércoles las dos cancillerías se reúnan para encontrar soluciones, a pesar de que desde que se inició la crisis con el cierre de la frontera, se establecieron canales diplomáticos. Lo cierto es que el gobierno colombiano reconoce que existen compatriotas que viven en el vecino país de manera ilegal. “Hay que distinguir entre colombianos que tienen papeles en regla en Venezuela y los que no”, dijo a la cadena radial BLU Radio el ministro del Interior.

Mientras tanto y ante algunas críticas en contra el del presidente Juan Manuel Santos por no prever lo que podría ocurrir, este lunes el mandatario salió a responder a los cuestionamientos. Dijo que el Gobierno atenderá a los afectados por cierre de frontera Venezuela y que esa sería la “prioridad”. Pero también señaló que mantendrán abiertos los canales del diálogo con el gobierno de Maduro, “no desistiremos en solución diplomática”.

Crisis

Las fuerzas venezolanas de seguridad reunieron a cientos de colombianos para su deportación, dentro de una campaña de seguridad en la frontera que comparten los dos países.

Un total de 791 colombianos que residían sin autorización legal en Venezuela fueron entregadas al consulado general colombiano, indicó el gobernador del estado de Táchira, Jose Gregorio Vielma Mora. Las casi 800 personas fueron identificadas durante una operación de cuatro días contra contrabandistas y bandas criminales que operan en la frontera de 2.200 kilómetros.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó el viernes el estado de excepción, que incluye el cierre de la frontera, después de que tres soldados resultaron heridos por hombres armados que, según Maduro, pertenecían a pandillas paramilitares que operaban desde Colombia.

Aunque los agresores siguen prófugos, el incidente provocó una airada respuesta de Maduro, que envió 1.500 soldados a patrullar la zona en busca de contrabandistas y bandas colombianas a las que acusa de contribuir a la violencia rampante y el extendido desabastecimiento en Venezuela.

Un miembro del gobierno colombiano que sigue de cerca la crisis señaló que si bien la situación es tensa, no hay muchos indicios que apunten a que el trato de las autoridades venezolanas a los deportados violara las convenciones internacionales. El miembro del Gobierno, que no estaba autorizado a comentar el tema en público y habló bajo condición de anonimato, dijo que la mayoría de los deportados vivían sin permiso.

Con AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.