Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/29/2016 12:13:00 PM

Un apagón que salvó al ministro Cárdenas

Parece irónico, pero un corte de energía que afectó el Capitolio provoca el aplazamiento de la moción de censura al ministro de Hacienda por la venta de Isagén.

Un apagón le dio respiro al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría. Este martes cuando la plenaria del Senado estaba dispuesta a adelantar el debate de moción de censura contra el funcionario, en el capitolio se fueron las luces. Literal.

La explosión de un transformador en una subestación cercana al centro histórico de Bogotá generó un corte de energía en el sector. Las pocas luces que iluminaban el recinto eran generadas por baterías de reserva, pero eran insuficientes para adelantar la sesión.

Luis Fernando Velasco, presidente del Senado, también informó que la planta eléctrica de la que dispone el Congreso no brinda las garantías de funcionamiento.

Además, la empresa Codensa, que suministra el servicio de energía, le manifestó a la mesa directiva del Congreso que les era imposible activar circuitos alternos para proveer el servicio de energía.

Esa fue la razón para aplazar el anunciado debate de moción de censura contra el ministro Cárdenas, promovida por el uribismo y los senadores Jorge Robledo (Polo) y Sofía Gaviria (Liberal), precisamente por la venta de la empresa generadora de energía Isagén.

"El colmo del ridículo", calificó el senador citante Jorge Enrique Robledo el aplazamiento por falta de energía.

La moción de censura, sin embargo, fue aplazada para este miércoles, pero resulta irónico que el debate por la venta de Isagén se haya frustrado este martes por falta de energía.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.