Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/9/2010 12:00:00 AM

Vértigo electoral

A cuatro meses y medio de las elecciones presidenciales y sin saber si Uribe será candidato, todas las campañas por fin tienen el acelerador a fondo. Radiografía de la atmósfera electoral.

Mientras la mitad de los colombianos aterriza de las vacaciones y el país aún anda a media marcha por cuenta del receso navideño, las sedes de las campañas presidenciales parecen un mercado persa: gritos, llamadas y reuniones.

A cientos de políticos de todas las regiones que esperan ansiosos un número para competir por las curules de Senado y Cámara, se suma una infinidad de proveedores de camisetas, gorras y banderines con los que los aspirantes a la Casa de Nariño visitarán cada una de las regiones.

Y es que a pesar de que la duda sobre el futuro de la reelección sigue proyectando un aura de incertidumbre sobre las campañas presidenciales, por razones de tiempo éstas se vieron obligadas a comenzar el año por fuera del congelador. No en vano, apenas quedan 140 días para las elecciones presidenciales y 50 para las parlamentarias. Estas últimas serán el 16 de marzo, día en que también se realizarán las consultas internas del Partido Conservador y del Partido Verde.

Hoy en día más de 300 candidatos al Senado y 400 a la Cámara ya se han inscrito en diferentes listas, los principales partidos tienen definido quien las encabezará, y los candidatos presidenciales y directivas partidistas están corriendo con la entrega de avales. Un ritmo que se aceleró en los primeros días de enero y que de ahora en adelante, a pesar de la indefinición sobre la legalidad del referendo y de la 'encrucijada del alma' del presidente Uribe, tiende a aumentar.

Si ningún imprevisto se presenta, la Corte Constitucional emitiría su veredicto sobre la viabilidad de una segunda reelección a comienzos de febrero. Pero más allá si esto sucede y el presidente Uribe decide lanzarse, esta campaña se convertirá en la más corta de la historia colombiana.

Los aspirantes presidenciales son conscientes de ello y por eso decidieron no esperar más y echarle carbón a sus locomotoras. Los de la oposición, o los que simplemente no hacen parte del uribismo reeleccionista, como Gustavo Petro, Rafael Pardo, Sergio Fajardo, Germán Vargas, Noemí Sanín y los tres del Partido Verde, van a todo vapor porque saben que les queda poco tiempo para seguir armando cuadros y buscando líderes capaces de convocar un electorado que no simpatiza con la continuidad del presidente Uribe.

Los uribistas reeleccionistas -como Juan Manuel Santos o Andrés Felipe Arias- por su parte, también tienen claro que necesitan apurarse para consolidar sus bases en la eventualidad de que el Presidente no se lance.

Adicionalmente, todos los candidatos diferentes a Uribe buscan aprovechar cada segundo para competir con un mandatario en campaña. Saben que el hecho de que el Presidente haya dejado de nuevo la responsabilidad de su propia reelección "a la Corte Constitucional, al pueblo y a Dios", es igual a que reconozca que si el referendo es aprobado sí se lanzará. Al fin y al cabo, si esta no fuera su intención, ya lo habría anunciado.

El debate sobre dónde termina la frontera de la actividad presidencial y dónde comienza la del Presidente-candidato es interminable. No obstante, es claro que ante la ausencia de una ley de garantías prevista para una segunda reelección, si esta es autorizada Uribe tiene todas las de ganar. A cuatro meses y medio de las elecciones continúa realizando consejos comunitarios, entregando subsidios y gozando de la ventaja que le da el derecho a aparecer en medios por cuenta de su trabajo. Además, en los últimos meses ha tomado algunas decisiones que podrían favorecer su aspiración. Es el caso de las que contemplan nivelar gradualmente el sueldo de todos los concejales con el de los alcaldes o extenderles los subsidios de vivienda rural.

De otra parte, en muchos sectores sorprendió el intenso recorrido que hizo por las emisoras locales y regionales en el último mes. "Es el resultado de acceder a las peticiones hechas desde hace meses por emisoras locales, y al interés del Presidente de valorar las necesidades de esas audiencias", dijo César Mauricio Velásquez, jefe de comunicaciones de la Casa de Nariño. Sin embargo, aunque desde su primera candidatura Uribe ha acudido a las pequeñas emisoras para hablar de los micro detalles de cada región, el que esta intensa agenda de visitas se haga en época electoral puede ser visto como una ventaja presidencial, más aún cuando la ley establece que los candidatos sólo podrán contratar publicidad radial tres meses antes de las elecciones.

La Ley de Garantías de 2005 determinó que los concesionarios y operadores privados de radio y televisión deberán garantizar el equilibrio de la información sobre las campañas presidenciales. No obstante, nadie tiene claro qué garantías se encuentran vigentes en el tema. Esa Ley se elaboró para una sola reelección y establece un cronograma que ya es imposible de cumplir. Si estuviera vigente, el Presidente habría tenido que anunciar el pasado 30 de noviembre su intención de reelegirse. Pero esto no sucedió porque entonces -como ahora- no se sabía lo que iba a pasar con el referendo.

A pesar de estas limitaciones, los partidos tienen todo listo para arrancar en forma. Diciembre fue un mes particularmente importante para avanzar en la conformación de las listas que acompañarán a los candidatos. Así mismo, durante las semanas que vienen, los aspirantes comenzarán sus giras regionales con los aspirantes al Congreso.

Esto vienen haciendo Andrés Felipe Arias y Noemí Sanín, quienes  medirán sus fuerzas en la consulta conservadora de marzo en la que también están José Galat, Álvaro Leyva y Marta Lucía Ramírez. En poco más de un mes, y por tratarse de una consulta interna, ellos tendrán la posibilidad de tener publicidad radial y en televisión. También se preparan para una consulta en el mismo día Antanas Mockus, Enrique Peñalosa y Lucho Garzón. Desde el 15 de enero los ex alcaldes tienen previsto salir juntos de gira y  buscar votos en lugares distintos a Bogotá sobre la base de un apoyo mutuo. "Como en un buen restaurante presentaremos un menú, en el que cada plato es tan bueno como el otro", dice Mockus al referirse a la estrategia de campaña.

Ante la imposibilidad de ponerse de acuerdo para participar en una consulta interpartidista, Rafael Pardo, Germán Vargas y Gustavo Petro seguirán recorriendo el país para enfrentarse en la primera vuelta.

El primero está a punto de terminar la entrega de avales liberales para la Cámaras de representantes y concentrará parte de su actividad proselitista en el Caribe. El segundo iniciará una nueva etapa de presentación de propuestas, dentro de las que estarán la ambiental, la de cultura, la de salud y la de fronteras, que lanzará en Cúcuta. Así mismo, realizará en febrero la convención nacional de Cambio Radical, lo cual le dará un nuevo impulso al ser ratificado como candidato único del Partido. Petro recorrerá la recta final de la campaña visitando las principales ciudades y buscando votos calificados que se sumen a los que ya estén comprometidos con las banderas del Polo Democrático. Sergio Fajardo, por su parte, dará inicio a una nueva fase en la que se lanzará a presentar propuestas programáticas. Estas tendrán como eje la lucha contra la corrupción y la igualdad de oportunidades. También comenzará esta semana un recorrido por el país con su lista a Senado la cual, finalmente, inscribirá por firmas.

Por último, Juan Manuel Santos asumirá en pleno su liderazgo al frente de la U. En un acto programado para el 21 de enero se declarará formalmente director del Partido y entregará los avales a Senado y Cámara. Posteriormente empezará giras con los candidatos al Congreso, lo cual le permitirá gozar de una alta visibilidad y mantener vigencia entre los electores y los políticos.

Más allá de lo que pase con el referendo, el comienzo de un año electoral puso a andar todas las campañas. Ninguna de ellas sabe si tendrá que competir con Álvaro Uribe o no. Pero todas tienen claro que, con garantías o sin ellas, es la hora de acelerar las máquinas electorales. Las de la oposición y las independientes, porque el tiempo les queda corto para hacerle contrapeso al candidato-presidente. Las del uribismo porque, en caso de que el referendo no se apruebe, tienen pocos meses para pelearse la sucesión. Ahora sí la carrera comenzó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.