Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/10/2017 9:26:00 AM

El viacrucis de Sara Galeano para ser repatriada a Colombia

La transgénero que padece una grave enfermedad de transmisión sexual, regresará al país el próximo 22 de febrero donde seguirá pagando una condena por narcotráfico, impuesta por la justicia de China.  

El 29 de enero del 2015, Diana Galeano se enteró por las noticias que su hermana, Sara Galeano, sería una de las primeras cinco personas colombianas, condenadas en China por narcotráfico, que serían repatriadas a Colombia por razones humanitarias. Era la noticia que venía esperando por varios años, y parecía ser el final de una lucha que adelantó, junto a familiares de otros detenidos, con el propósito de que el gobierno colombiano intercediera para que no tuvieran que pagar una pena capital.

No era una lucha fácil. De entrada se encontraron con el rechazo de muchos, que cuestionaban el hecho de haberse ido a China con droga al interior de sus cuerpos. Tocaron las puertas de la Cancillería, del Ministerio de Justicia, del Congreso. Los escucharon. Pese a que no se ha terminado de negociar un tratado de personas condenadas con la República Popular de China, el gobierno llegó a un acuerdo para que cinco connacionales pudieran regresar al país y pagaran su condena en una cárcel colombiana.

En contexto: Colombianos presos en China le escriben al Congreso

Aquel 29 de enero del 2015, el gobierno colombiano hizo público que Harold Carrillo Sánchez y Sara Galeano serían los primeros repatriados. El regreso al país de Harold se produjo hasta el 25 de noviembre de ese mismo año, fue recluido en La Modelo de Bogotá, y luego trasladado a Cali, ciudad donde vive su familia.

“Pensamos que sería cuestión de un par de meses”, dice Diana sobre la repatriación de su hermana Sara. Pero desde aquel anuncio pasaron dos años hasta que se tuvo certeza. Los trámites, y la firma del gobierno de China, autorizando la repatriación, alimentaron la angustia.

Sara tiene 39 años, es transgénero, es estilista y era propietaria de un salón de belleza en Pereira. Quería hacerse una cirugía estética, optó por el camino del dinero fácil, y el 25 de agosto del 2009 entró a China con 3.000 gramos de cocaína. En ese país, con solo portar 50 gramos del alcaloide, es suficiente para ser condenado a pena de muerte o cadena perpetua.

Lea: la historia de Sara Galeano 

Sara, además, es portadora del VIH, y su estado de salud se ha venido deteriorando por las condiciones de reclusión.

En China, una vez un colombiano queda preso, pierde sus garantías de defensa, ya que las comunicaciones con sus familiares son casi imposibles. Han denunciado que un traductor cobra entre 150 y 250 dólares diarios, cifra muy difícil de pagar para las familias de los presos, que en su mayoría son de escasos recursos.

Además, los honorarios de un abogado se aproximan a 36.000 dólares por proceso.

Para las familias el drama puede ser superior. Visitar a un detenido en China cuesta alrededor siete millones de pesos en pasajes ida y regreso, cada uno de 23 horas el trayecto. Durante la estadía se les permite realizar una única visita a la cárcel en un mes, la cual no se puede extender más de una hora.

Luego, al interior del país, un trayecto en avión de Beijing a Guangzhou cuesta unos 240 dólares -aproximadamente- , cerca de 650.000 pesos colombianos. Este mismo trayecto en tren demora 18 horas y cuesta aproximadamente unos 200 dólares.

La repatriación de Sara ha tardado porque el gobierno de China solo la autorizó cuando Colombia presentara toda la documentación requerida. Solo hasta el 18 de noviembre del año pasado se produjo la autorización.

Parecía que Sara pasaría la navidad en Colombia, o al menos esa era la esperanza de sus familiares, pero tuvo que pasar un año nuevo en la cárcel de Guangzhou. El pasado 6 de enero, fue la última vez que Diana habló con su hermana, la notó deprimida porque a esas alturas su repatriación era una incertidumbre, y le confesó que su estómago seguía rechazando los medicamentos que le ofrecían en la cárcel.

Puede leer: el crítico estado de salud de colombiana detenida en China 

Esta semana, Diana recibió la noticia de que la repatriación tenía fecha concreta. El próximo 17 de febrero comenzará el operativo cuando una delegación de custodios del Inpec viaje a China para recibir a Sara. El viaje de regreso será el 21 de febrero, en el vuelo CZ327 de Southern Airlines que hará la ruta Beijin – Los Ángeles; allí  harán conexión a Ciudad de México, y el día 22 de febrero harán el trayecto final a Bogotá, en un vuelo de Aeroméxico. Los gastos del tiquete deben ser costeados por la familia, en este caso, dice Diana, se hicieron colectas entre los ocho hermanos, y hasta se vieron obligados a pedir ayuda en los buses.

En Colombia se prevé que Sara Galeano sea recluida, primero en Bogotá, y luego sea trasladada a Pereira, sin embargo esa será decisión exclusiva de un juez.

Este año serían repatriados a Colombia otros cinco colombianos, Otilio Ruiz Cuero, José Emilio Contreras, Jhon Freddy Ramírez, y Gabriel Cardona (El quinto no ha sido notificado, por lo que el gobierno mantiene en reserva su identidad). Así lo manifestó la Cancillería en respuesta a un derecho de petición de la senadora Teresita García, quien ha liderado el tema en el Congreso. Ellos también están a la espera de que el gobierno de China apruebe la repatriación, una firme que en el caso de Sara Galeano tardó en llegar casi dos años. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.