Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/1/2014 12:00:00 AM

Víctimas en campaña por el proceso de paz

Sergio Jaramillo, comisionado de paz, dice que en La Habana se respetarán los derechos de las víctimas.

Desde cuando el Congreso colombiano expidió la Ley de víctimas, cada 9 de abril se conmemora el día nacional de reconocimiento y solidaridad a las víctimas del conflicto. La ley ordenó que en esa fecha senadores y representantes a la Cámara sesionarán en pleno para escuchar los testimonios de los colombianos que han padecido los avatares de más de medio siglo de conflicto. 

Este año, el propósito puede tener un elemento añadido. Tanto el Congreso como el Gobierno quieren que sean las víctimas las que le den un nuevo impulso al proceso de paz, que ya completa más de 14 meses y que ha generado un elevado nivel de escepticismo en la ciudadanía. 

Así lo demuestran varias encuestas la más reciente la de Polimétrica de Cifras y Conceptos que les preguntó a 2.500 personas en 32 ciudades si consideraban que el actual proceso de paz del Gobierno y las FARC llegará a un final positivo. La respuesta sembró preocupación en muchos sectores, pues el 61 % consideró que no llegarían a finales positivos.

Y es que uno de los principales reparos que se le han hecho al actual proceso de paz, o mejor el escepticismo que ha genera la verdadera voluntad de paz de las FARC, se ha concentrado precisamente en que la guerrilla ha dilatado en la mesa el reconocimiento a sus víctimas y su condición de victimarios. Por el contrario, han sido múltiples las manifestaciones en las que los voceros de la guerrilla se han declarado víctimas del sistema y han exigido una comisión de la verdad integral con énfasis en los llamados crímenes del Estado. 

Por eso el Gobierno y el parlamento colombiano consideran que las víctimas son el eje central del proceso y que su respaldo sería el impulso necesario para que el resto de la sociedad acompañe de forma más decidida las negociaciones que se adelantan en la Habana. 

Sergio Jaramillo, comisionado de paz, reafirmó este martes que los miembros del equipo negociador del Gobierno están en La Habana para que no haya víctimas, pero también para que aquellos que hayan sido víctimas “vean que sus derechos son debidamente satisfechos en un escenario de posconflicto”.  

Jaramillo visitó el Congreso de la República, donde hizo una nueva defensa del proceso de paz ante las numerosas andanadas de los sectores más críticos. Aseguró que el Gobierno, antes de sentarse en la mesa de diálogo de La Habana, dejó muy claro que no habría “ninguna posibilidad” de llegar a un acuerdo para la terminación del conflicto sin incluir las víctimas, por eso reivindicó el actual proceso de paz como el primero en la historia del país que las incluyó en un punto específico en la agenda de negociación.  

Incluso, aseguró que el punto concerniente a las víctimas “va a aparecer más pronto que tarde” en la mesa de La Habana y que la agenda dejó muy claro “qué es lo que cada quién va a hacer para responderle a sus propias víctimas porque es una de las bases y pilares de la paz”. 

Jaramillo, en su intervención en el Congreso, dijo que la paz sólo es posible si hay un pleno consenso al interior de la sociedad, y que ese primer consenso se debe construir sobre los derechos de las víctimas. 

Congreso escuchará a las víctimas 

El próximo 9 de abril llegarán al Capitolio cerca de 500 líderes de organizaciones nacionales de víctimas. Personas procedentes de La Chinita, San José de Apartadó, Samaniego, Barbacoas, Macayepo, Bahía Portete, Puerto Alvira, Segovia, entre otros municipios, se pronunciarán en el Capitolio. 

Será una nueva oportunidad para que los congresistas escuchen a las víctimas del conflicto. No es la primera vez que lo hacen, pero desde el año 2007, cuando por primera vez el parlamento citó a una plenaria para atender los reclamos de las víctimas, la deuda de los parlamentarios ha sido evidente. En aquella ocasión menos del 20 % del Congreso se quedó en la plenaria para escucharlas. 

El ausentismo en estas sesiones especiales de víctimas ha sido una de las deudas pendientes del Congreso. En esta oportunidad, el presidente del Senado, Juan Fernando Cristo, confirmó que la asistencia es obligatoria por mandato de la Ley de víctimas y que recurriría al reglamento para sancionar a los legisladores que les hagan un nuevo desplante a las víctimas. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.