Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/29/2015 9:50:00 AM

Le llegó la hora a Víctor Maldonado

Desde una corte en España, vía videoconferencia, el empresario asiste a la imputación de cargos por parte de la Fiscalía colombiana por el caso Interbolsa.

Ya no tiene el mismo aspecto del otrora empresario al que le hacían venia en los clubes y restaurantes bogotanos. Los problemas que lo acosan desde hace cerca de dos años lo muestran algo envejecido y golpeado.

Se trata de Víctor Maldonado, aquel propietario de una buena parte de la famosa cadena de pizzerías Archie’s que terminó enredado en el escandaloso descalabro de Interbolsa. Maldonado fue beneficiario de un millonario crédito otorgado por el fondo Premium, firma asociada a la polémica comisionista.

Maldonado, como muchos otros, no devolvió los recursos, lo que ocasionó la quiebra de Premium, que manejaba millones de pesos de ahorradores colombianos.

El empresario fue capturado en España el 27 de marzo pasado, luego de que la Interpol, por solicitud de la Fiscalía, emitió una circular roja de captura internacional. Maldonado, que había huido a ese país desde Estados Unidos, no pudo escapar más al cerco de la justicia.

Ahora reaparece, a través de videoconferencia, para escuchar la imputación de la Fiscalía por los delitos de estafa, concierto para delinquir y captación masiva y no reintegro de dineros.

Ha sido una diligencia enrarecida por las fallas en las comunicaciones. Y, como hecho curioso, la defensa, en cabeza de Iván Cancino, así como la fiscal del caso solicitaron a la juez que aplace la diligencia debido a que el inversionista no ha probado un sólo bocado de comida en todo el día.

Para escuchar la imputación, Maldonado fue llevado desde la cárcel donde se encuentra en Madrid al Tribunal de Colmenar, a 20 kilómetros de distancia.

"En mi concepto, Víctor Maldonado no cometió ninguno de esos delitos. Por lo tanto, no puede aceptar cargos de algo que él y su defensa consideran que no es penal", explicó el abogado Cancino, quien asegura que a Maldonado se le sindica de ser beneficiario indirecto en una captación, delito o figura que no existe.

Cancino agregó que Maldonado obtuvo unos créditos de una empresa que él no sabía que hacía captación masiva del público. El jurista ha dicho que el interventor asignado al caso Interbolsa, Alejandro Revollo, tiene todos los bienes de Maldonado para cancelar esa deuda que tiene con los inversionistas de Interbolsa. “Él es inocente”, concluyó el defensor.

La Fiscalía acusa a Maldonado de recibir unos créditos de valores incorporados y portafolio bursátil, “empresas que triangulaban dineros y llegaban a fondos fuera del país, dineros de los que, finalmente, se beneficiaban unos pocos. No era un simple deudor”, dijo la fiscal Alexandra Ladino.

El ente acusador advierte que la deuda de Maldonado supera los 40.000 millones de pesos y la de fondo Premium los 280.000 millones de pesos. Al respecto, Cancino advierte que en sus cálculos: “con intereses y todo, la deuda de Maldonado asciende a un poco más de 40.000 millones y sólo con la venta de Archie’s podría saldarla porque por ser un activo tan importante, se puede vender hasta en 22 millones de dólares”.

Hasta la fecha, el Estado tiene intervenidos varios bienes de Maldonado, entre ellos: Archie’s, sus acciones del Hotel Santa Clara, tres fincas y dos apartamentos.

El próximo 8 de mayo será también una fecha importante: se sabrá si Maldonado acepta o no los cargos por los que lo señala la Fiscalía, que para ese entonces solicitará previsiblemente medida de aseguramiento. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.