Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/09/18 02:56

Procuraduría pide cuentas a Fábrica de Licores de Antioquia

Le pidió al gerente que ofrezca explicaciones sobre la licitación para escoger a su distribuidor en Risaralda.

Procuraduría pide cuentas a Fábrica de Licores de Antioquia Foto: Archivo particular

A los debates relacionados con presuntas irregularidades en contratos para la distribución de licores producidos por la FLA en Córdoba y Cesar se suma la intención de la Procuraduría de verificar el proceso de escogencia del distribuidor en Risaralda.

Medios de comunicación de la región habían registrado la inquietud de la Asamblea Departamental de Antioquia por esos procesos licitatorios, dado que las ventas de la empresa generan el 20 % de los recursos del departamento. El panorama para la venta de productos en la zona cafetera no parece ser distinto.

La Procuraduría conoció una solicitud de intervención preventiva para vigilar el concurso de escogencia del distribuidor en Risaralda. Por eso le solicitó al gerente de la FLA, Fernando Restrepo, que responda las inquietudes que se han generado alrededor del proceso.

El escrito presentado ante el organismo de control intenta cuestionar por qué dentro de los pliegos de condiciones se estableció una, relacionada con la participación en el mercado de venta de licores, a la que sólo se ajustaba una de las empresas concursantes.

En el concurso se planteó que los oferentes con participación en empresas competidoras que superaran el 15 % de la venta de productos de la FLA en todo el país no podían participar.

Dado que la firma tenía el 14 % en el momento de producirse este condicionamiento, la imposición de ese requisito fue recibida con recelo, pues además terminó convirtiendo a la empresa en proponente único.

Según los reparos que formuló el presidente de la Red de Veedurías, Pablo Bustos, se podría poner en evidencia un posible direccionamiento en los pliegos de la licitación, que merecen una intervención preventiva de la Procuraduría.

Diputados antioqueños ya habían puesto el dedo en la llaga alrededor de la gestión contractual de la FLA, pues en el proceso de escogencia de distribuidor en Cesar también se impuso un requisito al que sólo se acogía la empresa ganadora.

Según un artículo del diario El Colombiano de Medellín (Antioquia), en el que se expresan los reparos de algunos diputados, se modificaron las exigencias de niveles máximos de endeudamiento del contratista del 70 % al 80 %; esto respondía a la realidad financiera de la firma favorecida.

El artículo indica que la Procuraduría también fue informada de esas presuntas irregularidades, una de las cuales señala que el distribuidor de la FLA en Cesar fue escogido por contratación directa y no por licitación.

La empresa sobre la que recaen los cuestionamientos se convirtió en distribuidora de la Fábrica desde la administración de Luis Alfredo Ramos, proceso que dio lugar a señalamientos parecidos; en su momento, la Procuraduría inició investigaciones disciplinarias que terminaron con sanción alguno para el hoy detenido exgobernador.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.