Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/12/01 18:26

Villegas resuelve el ascenso del general Martínez

El ministro de Defensa defendió la hoja de vida del excomandante de la Policía de Bogotá y demostró en el Senado que son falsos los señalamientos en su contra.

El ministro de Defensa Luis Carlos Villegas y general de la Policía Luis Eduardo Martínez. Foto: Archivo SEMANA.

El culebrón del ascenso del general de la Policía Luis Eduardo Martínez, que se veía tan enredado en el Senado, dio un giro de 180 grados en sólo 24 horas. Cuando parecía que su promoción se aplazaría para el próximo año por las presuntas versiones que lo señalan de haber tenido nexos con el narcotráfico, la Comisión Segunda decidió incluirlo en la lista de 39 oficiales aspirantes a subir de rango que serán aprobados este miércoles.

El giro del caso Martínez tuvo un directo responsable. Luis Carlos Villegas, ministro de Defensa, tuvo que presentarse en el Senado para defender su trayectoria y su honorabilidad. Lo hizo ante las múltiples inquietudes que tenían los senadores que incluso se habían negado a rendir ponencia a favor del ascenso de quien fue comandante de la Policía de Bogotá (2011-2014).

En lo que se puede considerar una curiosa coincidencia, el destino quiso que el ministro Villegas fuera el gran defensor de Martínez. El ministro y el general de la Policía son viejos conocidos y los une un episodio muy significativo en las vidas de ambos.

El 28 de noviembre del 2000, las FARC secuestraron a Juliana Villegas, hija del entonces presidente de la ANDI. Martínez era subcomandante del Gaula regional de la Policía y lideró los operativos para su rescate. Aunque ella fue liberada el 2 de marzo del 2001, tras 100 días en poder de las FARC, el Gaula capturo a cinco de los responsables del secuestro. Por eso Luis Carlos Villegas tiene una enorme gratitud hacia Martínez.

En la sesión reservada de este martes, Villegas no hizo la mínima alusión a este episodio, pero sí se encargó de aclarar los cuestionamientos que han enturbiado el ascenso del oficial.

A Martínez se le cuestiona por un presunto informe de la DEA donde se habló sobre las presuntas relaciones, entre los años 1998 y 2006, de Carlos Mario Jiménez, ‘Macaco’, con la Oficina de Envigado y oficiales de la fuerza pública, entre ellos Martínez.

También versiones periodísticas que señalan la presunta declaración en Estados Unidos del exjefe de seguridad de Álvaro Uribe, el general Mauricio Santoyo, quien confesó en Estados Unidos sus vínculos con ‘paras’ y narcotraficantes, y que salpicó a Martínez.

Y por si fuera poco, un anónimo que llegó al Senado en el que también se señala a Martínez por presuntos nexos con narcotraficantes.

Trascendió que en la sesión reservada, Villegas demostró que todos los señalamientos contra Martínez “no existen”. El ministro estuvo en Estados Unidos adelantando personalmente averiguaciones para comprobar si los señalamientos contra Martínez tenían algún fundamento.

El supuesto informe reportado a la DEA no es cierto, y para colmo, se comprobó que Mauricio Santoyo no ha hecho, hasta ahora, ninguna declaración adicional en la justicia de Estados Unidos. Sí está previsto que lo haga, pero según información en poder del Gobierno, dicha diligencia se daría en cinco o seis meses.

Según le relató un senador a Semana.com, Martínez estaría siendo víctima de un “montaje”, y durante la sesión quedó al descubierto una posible fisura al interior de la Policía, y una tramoya desde las entrañas de la institución para impedir el ascenso de Martínez.

Respuestas

Tras la exposición reservada, el ministro Villegas dijo que se dio respuesta a todas las preguntas alrededor de los 39 oficiales postulados para el ascenso. “El Gobierno sale tranquilo”, y anunció que este miércoles todos los ascensos serían votados en bloque, es decir, en una sola votación.

El presidente de la Comisión Segunda, senador Carlos Fernando Galán, ratificó la información presentada por el ministro y concluyó que tras la exposición del Gobierno, “no hay pruebas judiciales” contra el general Martínez, y aseguró que es normal que contra oficiales de tan larga trayectoria, que han liderado operaciones neurálgicas para la seguridad del país, haya investigaciones. Sin embargo, dijo que eso no puede ser, en ningún caso, motivo para impedir su ascenso.

El senador Iván Cepeda presentó ponencia negativa contra el ascenso de Martínez y también pidió el aplazamiento del de otros cuatro oficiales, hasta que aclaren su situación jurídica. Son ellos el general Marco Lino Tamayo (Ejército), el general Mauricio Zúñiga Campo (Ejército), el coronel Sergio Tafur García (Ejército) y el coronel Sergio Garzón (Fuerza Aérea). Los tres primeros están salpicados por presuntos falsos positivos y el último por el bombardeo a Santo Domingo.

En cuatro horas, las mismas en las que estuvo el ministro de Defensa en el Senado, pareció resolverse el ascenso del general Martínez, que estaba enredado. Este miércoles la Comisión Segunda deberá aprobar los ascensos y se da por hecho que así lo hará. De ahí la responsabilidad pasará a la plenaria, donde seguramente este debate se reproduzca.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.