Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/24/2012 12:00:00 AM

Violencia intrafamiliar: ¿Aló, celosos anónimos?

Tras reducir la tasa de violencia intrafamiliar en Barrancabermeja a casi la mitad, ahora Antanas Mockus y Ecopetrol buscan con la ayuda de un curioso modelo combatir a nivel nacional las causas de este preocupante fenómeno.

Hay una canción de George Brassens que Antanas Mockus recuerda cuando habla de celos, machismo y violencia intrafamiliar: "No le tires piedras a la mujer adúltera porque atrás estoy yo". El exalcalde de Bogotá, famoso por sus campañas de cultura ciudadana, citó así al cantautor francés el pasado viernes en Bogotá durante la presentación de su proyecto para reducir la huella de traumas y muertes que deja en Colombia la violencia intrafamiliar.

'Sello Nacional Contra la Violencia Intrafamiliar' es el largo nombre de un plan con que Mockus, su centro de pensamiento Corpovisionarios y Ecopetrol buscan responder a un problema simple: las tasas de violencia en las familias están disparadas y la causa más frecuente de este fenómeno -que en cuatro años ha dejado más de 400 mujeres muertas, en un año 52.000 mujeres golpeadas y cientos de miles de afectados- son los celos. "¡Los benditos celos!", dice Mockus indignado.

El Sello Nacional, que a partir de 2013 buscará combatir la violencia intrafamiliar en 15 municipios, es el punto cumbre de una iniciativa a la que Mockus llegó invitado por la empresa petrolera que en 2009 había decidido mejorar la convivencia de los lugares donde operan sus plantas. "Buscábamos la forma de expresar nuestro compromiso con la vida y de hacer a nuestros trabajadores personas más felices", dijo a SEMANA Óscar Villadiego, vicepresidente de Ecopetrol. Con este fin, se puso en contacto con Corpovisionarios que, después de una primera investigación, concluyó que uno de los comportamientos que más peso tiene en la vida social de los municipios colombianos es la violencia en las familias o, más específicamente, la violencia de pareja. Según Medicina Legal, por cada 100.000 habitantes hay 197 casos de violencia intrafamiliar. Ahí dirigieron su atención. El lugar de los hechos sería Barrancabermeja.

Entre 2010 y 2011 transformaron la ciudad. Con técnicas de lo que Mockus llama "acupuntura cultural", similares a las que aplicó para educar a los conductores bogotanos en los noventa, el experimento buscaba enseñarle a la gente que la solución a la violencia familiar radica en la prevención, la cultura ciudadana y el trabajo con los victimarios. Repartió pitos entre las mujeres. Estas debían usarlos si presenciaban un acto de violencia; las mujeres que oían esos pitos debían también soplar sus silbatos. Las calles se llenaron de actores que simulaban, por ejemplo, una golpiza a una mujer. Poco después revelaban la verdad y hacían caer en cuenta a los testigos de lo que deberían hacer para evitar un ataque así en la realidad. También se instaló una Línea de Celosos Anónimos a la que entraron 1.800 llamadas de agresores potenciales. Les contestaban psicólogos que les ofrecían tratamientos individuales, de pareja o grupales y que, entre otras cosas, lograron evitar 70 situaciones de máximo riesgo, tres homicidios y un suicidio. Hubo vacunaciones simbólicas contra la agresión, trabajo con medios para erradicar el lenguaje banalizador y cuñas publicitarias. El éxito fue redondo. En un año, la tasa de casos de violencia intrafamiliar en Barrancabermeja se redujo en un 43 por ciento.

Sorprendido por el triunfo de la iniciativa, Ecopetrol ha decidido impulsar experimentos idénticos a nivel nacional. El proyecto ahora también cuenta con el apoyo del ICBF, la Alta Consejería para la Equidad de la Mujer, la Policía Nacional, Medicina Legal, entre otros. A partir de 2013, diez municipios y cinco ciudades medias, entre las que se encuentran Yopal, Cartagena y Cúcuta, les abrirán sus puertas a Mockus, sus investigadores, actores y psicólogos. A medida que las localidades vayan avanzando en la implementación del modelo, irán recibiendo certificados. El operativo de cultura ciudadana no solo augura mejores noticias para un problema que afecta profundamente a la sociedad: la violencia intrafamiliar asesina casi el doble de mujeres que el conflicto armado. También muestra que la solución no solo puede radicar en el gobierno, sino que la empresa privada y la investigación deben darse la mano para construir un país más viable.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.