Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/11/2015 3:13:00 PM

El rifirrafe entre Viviane y Claudia por los derechos de los gais

Viviane Morales y Claudia López enfrentan con fuertes adjetivos sus posiciones sobre la adopción para parejas del mismo sexo.

Nadie duda que dos de las principales ‘vedettes’ del actual Congreso son Viviane Morales y Claudia López. La primera, controvertida exparlamentaria liberal que revivió su carrera política tras ser fiscal general de la Nación. La segunda, senadora de la Alianza Verde, se hizo célebre por sus investigaciones que desembocaron en la ‘parapolítica’, por denunciar a la clase política tradicional y por llamar al capitolio "cloaca". Como dos mujeres de criterio, temperamento y carácter han sido reconocidas por varios de sus colegas.

Viviane y Claudia hacen parte de la Comisión Primera del Senado. Allí tienen lugar los senadores más expertos en temas constitucionales de cada partido. Es la comisión más cubierta por los medios de comunicación. Lo que allí sucede suele trascender. Y aunque las dos congresistas ya habían tenido fuertes diferencias en temas como la reforma al equilibrio de poderes, ninguno había trascendido como el que tuvo lugar este martes.

La senadora Viviane Morales citó al ministro de Salud, Alejandro Gaviria; a la directora del ICBF, Cristina Plazas, e invitó a la Procuraduría, para hacerle seguimiento a una sentencia de la Corte Constitucional sobre la adopción. La posibilidad de que parejas del mismo sexo pudieran adoptar fue el eje del debate. Las protagonistas tienen circunstancias particulares.

Viviane es una reconocida por su confesión religiosa. Hace parte de una de las más grandes iglesias cristianas que funcionan en Colombia. Claudia es homosexual y ha sido una de las principales líderes de la población LGTBI.

La polémica se concentró en que Viviane Morales defendió la tesis de que deben primar los derechos de los niños. Claudia López interpretó su intervención como una forma de aplastar a un grupo minoritario, como es la población homosexual.

“La población LGBT de Colombia no somos ratones de laboratorio, doctora Viviane, somos ciudadanos, no estamos sujetos ni al capricho de nadie, ni a la prueba científica de nadie”, señaló López.

“Este es un debate más sobre un sector de la sociedad que pretende imponer su visión del mundo, su fe, su doctrina, y desconocer los derechos de unos colombianos. Aquí venimos, díganlo de frente, a que nuestra fe esté por encima de la Constitución, y no puede estarlo”, añadió.

Viviana Morales no se quedó callada, le respondió tildándola de fanática y diciendo que sus argumentos no están basados en la fe, pese a ser cristiana.

“Yo pensaba que yo era la religiosa en la comisión y resulta que la religiosa es la doctora Claudia, yo no había oído tal nivel de fundamentalismo laico”, sostuvo.

Y dijo: “Su fundamentalismo llega hasta el fanatismo, doctora Claudia, tergiversa mis argumentos y mis razones”. “Claro que soy cristiana, pero ninguno de mis argumentos escapan al marco constitucional y de derechos ciudadanos que le reconozco completamente a usted como persona homosexual, nunca he dudado de esos derechos que usted tiene”, añadió.

La congresista liberal además afirmó que los niños no pueden ser objeto de consumo emocional o bienes transables en un Estado de Derecho.

El debate supuso el ambiente que impera en el Congreso para legislar sobre los derechos de los homosexuales. La Corte Constitucional, en reiteradas sentencias, le ha pedido al Congreso regular sobre el matrimonio igualitario y los derechos que este conlleva. El Congreso no ha tomado decisiones, pese a que en 18 años se han presentado casi igual número de iniciativas que no han prosperado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.