Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/2/2010 12:00:00 AM

Vivianne Morales Hoyos, nueva Fiscal General de la Nación

Así lo decidieron este miércoles 14 (de 18) magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

La Corte Suprema de Justicia eligió, por fin, como nuevo Fiscal General de la Nación a la excongresista Vivianne Morales, despues de 16 meses en los que el cargo estuvo en interinidad.
 
La decisión fue tomada después de varios intentos de elección de la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia, conformada por 18 magistrados (de los 23 que la integran).

Según explicó el magistrado Jaime Arrubla, presidente del alto tribunal, la Corte acordó que la mayoría, para esta elección, estaría conformada por las dos terceras partes del total de magistrados. Por esta razón, la elección se validó con 14 votos a favor de Morales.
 
Semana.com conoció que en la primera ronda de votación Vivianne Morales consiguió 12 votos, Juan Carlos Esguerra 4, y Gustavo Arrieta 2. Se decidió entonces que en una segunda votación se hiciera de forma individual. Así fue como Vivianne Morales quedó elegida, luego de que 14 de los votos fueran para ella. Para sorpresa de muchos luego de la elección hubo un momento poco común durante los últimos meses dentro de la Corte, de bastante camaradería, tanto que los magistrados no se fueron de inmediato, sino que estuvuieron reunidos hasta por lo menos las tres de la mañana de este jueves.
 
"Damos totalmente por superado este trancón que teníamos en los procesos electorales. Le hemos cumplido al país, le hemos cumplido a la Constitución y nos vamos a dedicar a hacer jurisprudencia", dijo Arrubla.

El magistrado se refería al hecho de que la Corte, además del Fiscal, eligió a los cinco magistrados que hacían falta para integrar la Corte y al presidente del titular del tribunal: Los cinco nuevos magistrados son: Fernando Castro, quien reemplazó a Yesid Ramírez; Gabriel Miranda, a Isaura Vargas; Mauricio Burgos, a Eduardo López Villegas; y Juan Carlos Molina, a Luis Javier Osorio. Y Arrubla fue ratificado en el cargo de presidente del tribunal.

A las siete de la noche, la Corte Suprema de Justicia avocó la votación de la terna. Sin embargo el resultado sólo se conoció hasta cerca de la media noche. Primero los magistrados se reunieron por salas. Pasada una hora, se reunieron en Sala Plena y procedieron a votar.

Morales recibió la noticia en su apartamento. En diálogo con Caracol Radio se mostró agradecida por la nueva dignidad que le fue conferida. La nueva Fiscal indicó que este jueves se reunirá con el fiscal encargado Guillermo Mendoza Diago para comenzar el trabajo de empalme.

Este miércoles se cumplió la audiencia pública en la cual, además de Morales, los demás postulados –el exministro de Defensa Juan Carlos Esguerra y el exprocurador Carlos Gustavo Arrieta– expusieron sus hojas de vida y propuestas de gestión para ocupar el cargo de Fiscal.

Esta audiencia fue determinante, pues cada uno de los postulados pudo dar cuenta de qué tanto conocían los problemas de la justicia y cuáles son los retos que tiene la Fiscalía. Morales se mostró segura e hizo una exposición detallada y clara de lo que en su criterio es el deber ser del ente acusador y su funcionamiento.

¿Quién es Morales?

La nueva Fiscal General de la Nación inició su carrera de abogada en la Universidad del Rosario cuando apenas tenía 15 años. Y no obstante ser la más joven de su promoción, se graduó con un promedio de 4,7.

Fue designada colegial de número, la más alta distinción a la que puede acceder un alumno en esa institución, de la cual hoy es profesora de Derecho Constitucional.

Culminó sus estudios en la Universidad de París II y desde cuando regresó al país todos sus cargos han sido en el sector público.

Fue elegida representante a la Cámara por el Partido Liberal y posteriormente senadora. Fue la autora de la ley de cuotas, de la ley de libertad de cultos y de la ley de acciones populares, y ponente de la ley de extinción de dominio y de la ley estatutaria de partidos políticos.

Como representante a la Cámara participó en el controvertido proceso 8.000 y votó con otros 108 representantes por la absolución al presidente Samper, decisión que le acarreó una acusación de prevaricato por lo que interpuso y ganó una acción de tutela ante la Corte Constitucional que consagró la inviolabilidad del voto parlamentario. Posteriormente, ha sido conjuez de ese alto órgano judicial.

Morales es la sexta persona, y la primera mujer, en llegar al cargo de Fiscal.

Este miércoles, la excongresista, junto a los otros dos postulados (el ex ministro de Defensa Juan Carlos Esguerra y el exprocurador Carlos Gustavo Arrieta), expuso su hoja de vida y cómo sería su gestión en caso de llegar a ocupar el cargo de Fiscal. Esto fue lo que dijo:

"El instrumento penal no puede enfrentar todos los males": Vivianne Morales

Durante su intervención la excongresista, de 48 años, hizo un breve recuento de su hoja de vida.

Ante los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, la excongresista Vivianne Morales recordó que había estudiado en la Universidad del Rosario, en donde se graduó de abogada; que había estudiado en Francia un doctorado y que a su regreso a Colombia se desempeñó como investigadora y profesora de Derecho Constitucional.
 
En el sector público trabajó como asesora del Ministerio de Desarrollo, fue asesora en la Asamblea Nacional Constituyente, representante a la Cámara en dos periodos y senadora en uno.
 
Morales advirtió que la responsabilidad de los problemas de criminalidad no se podía endilgar solamente al sistema judicial, porque lo vuelve ineficaz. Recordó que el Estado colombiano “es muy dado a las reformas de la política penal”, pero insistió en que “el instrumento penal no puede enfrentar todos los males”.

Morales dio cuenta de algunos aspectos del funcionamiento, presupuesto y recursos de la Fiscalía. Dijo que ésta cuenta con 23 mil funcionarios y tenía un presupuesto de un billón de pesos, “casi el 50 por ciento de la rama”.
 
Por esta razón, dijo, La Fiscalía debe ser administrada. “Requiere dirección y gerencia”, argumentó. Recordó que el sistema ha sufrido tres cambios pero que el más significativo es el paso al sistema penal acusatorio. No obstante, indicó, la Fiscalía no sufrió un cambio en su estructura a la altura de esa exigencia.
 
Sobre el fortalecimiento institucional, reiteró lo que hasta ahora la mayoría de los postulados a Fiscal ha dicho: que es necesaria la implementación de la carrera judicial. No obstante, Morales señaló que ésta también debía exigir la evaluación de los funcionarios una vez ya están en sus cargos. “Carrera sí, burocratización no”, advirtió.
 
La excongresista dijo que la Policía Judicial no puede tener resultados “cuando un investigador tiene hasta 400 casos”. Por eso enfatizó en la necesidad de capacitar, tecnificar y profesionalizar a los investigadores.
 
“Me parece importante construir una Fiscalía con rostro amable”, dijo. “El poder de castigar es el más terrible y odioso de todos los poderes”, agregó. Con estas palabras dio a entender que en su gestión, en caso de que sea elegida Fiscal, trataría de darle una imagen a la institución cercana a la ciudadanía.

Acto seguido Morales indicó que desde 2006 no tenía contratos con el Ejecutivo y que no ha estado en causas partidistas desde entonces. “Debo resaltar la condición de mi absoluta independencia”, dijo.

Luego hizo un balance de los numerosos casos que desde 2005 hasta 2009 ha recibido al Fiscalía (dos millones de noticias criminales) y cómo la mayoría de ellos están en indagación.

Así mismo, dijo que la tarea urgente es la de examinar las causas de la congestión y crear filtros para definir qué casos ameritan o no llegar a otras instancias. Morales propone darle aplicación más intensa al principio de oportunidad, como instrumento efectivo para el perdón.

Frente al hecho de que la lucha contra la congestión en la justicia es recurrente desde hace más de tres décadas, dijo que valdría aplicar el principio de comenzar por hacer lo necesario y después lo posible para llegar a lo imposible.

Sobre la tarea de la Fiscalía frente al ciudadano común, recordó que el 56 por ciento de los casos son contra la vida y el patrimonio económico. “La Fiscalía se ha dedicado a los casos fáciles y no los más complejos”, agregó. En su opinión, las cifras de eficiencia no pueden estar determinadas por el cambio del criterio.

Pidió insistir en la necesidad de aplicar la ley de las pequeñas causas, porque, señaló, para la víctima no hay pequeñas causas, son sus bienes.

En la lucha contra las bandas criminales dijo que hay que seguir desarrollando esas tareas, por ejemplo, contra el narcotráfico. Y frente a una eventual gestión suya apuntó su decisión de enfrentar el fenómeno de la corrupción: “cero tolerancia”.

Recordó que Colombia ha suscrito todos los mecanismos de justicia internacional. “Esto significa que el país tiene un compromiso pleno con los derechos humanos”, dijo. Pero también implica importantes esfuerzos del Estado para lograr “resultados en ejecuciones extrajudiciales, homicidios contra indígenas, sindicalistas, tortura, reclutamiento de menores en el desarrollo del conflicto armado, violencia sexual, amenaza contra los defensores de derechos humanos…”

Morales dijo que se debía lograr resultados en las investigaciones por los cuales está demandado el Estado. Al respecto de la recién creada unidad de Desplazamiento dijo: “Mucho se ha hablado de justicia verdad y reparación, pero la Fiscalía tiene la responsabilidad de que se hable de la garantía de no repetición. Es aquí (en esta unidad) en donde las investigaciones nos deben conducir a ello. Se debe poner todo el empeño para la restitución de tierras y la reparación de víctimas”, agregó.

Al respecto de la Ley de Justicia y Paz dijo que era el instrumento de Justicia Transicional “por medio del cual se busca el paso por ese período ominoso de nuestra historia hacia la superación del conflicto”. Dijo que era consciente de que el proceso no es simple, “teniendo en cuenta que se deben garantizar estándares mínimos internacionales, asociados al respeto del derecho de las víctimas”, explicó.

A pesar de que solo se ha proferido una sentencia, respaldó el hecho de que las víctimas se hayan podido reconocer como tales gracias a esa Ley. “Hay que resaltar el hecho de que se han reconocido más de 300 mil víctimas y en las audiencias han participado más de 30 mil. El primer derecho de la víctima es el derecho al reconocimiento”, aseguró.

No obstante, indicó que en los procesos de Justicia y Paz lo mejor sería tratar de simplificar el trámite reduciendo la cantidad de audiencias. Además, dijo que era necesario hacer un seguimiento a los procesos abiertos en razón de la “compulsa de copias”. Es decir, vigilar qué pasa con otros procesos que se han derivado de las confesiones en medio de las investigaciones de los crímenes cometidos por los paramilitares.

Al final dijo que si era elegida como Fiscal, “asumiré un compromiso sin descanso por la justicia. Porque como dijo el profeta Isaías: ‘el efecto de la justicia será la paz de la justicia y la labor de la justicia seguridad y reposo para siempre”.

Historia de una elección frustrada

Terminó un largo período de interinidad en ese cargo de Guillermo Mendoza Diago, quien durante 16 meses estuvo al frente de la institución, luego de que Mario Iguarán terminó su período constitucional.

La negativa de la Corte a elegir Fiscal fue uno de los capítulos de tensión entre el gobierno de Álvaro Uribe y la Corte Suprema de Justicia. En varias ocasiones Uribe arremetió públicamente contra los magistrados del Alto Tribunal cuando estos tomaban decisiones que a él no le gustaban.

En junio del 2009, Uribe postuló en una primera terna al exministro de Defensa Camilo Osorio, a la abogada Victoria Uribe y al exconsejero de Estado Juan Ángel Palacio. La terna fue considerada por varios analistas una “terna de uno”, pues el favorito del Gobierno era Camilo Ospina, quien había sido su ministro de Defensa.

No obstante, las denuncias de la prensa sobre incompetencia, entre otros reparos, motivaron la declaratoria de “inviabilidad” de la terna. Los tres candidatos renunciaron uno a uno.

En octubre del 2009, Palacio fue reemplazado por otro consejero de Estado: Marco Antonio Velilla; en diciembre de ese mismo año, la abogada Uribe fue reemplazada por la Procuradora delegada ante la Sala Disciplinaria, Margarita Leonor Cabello Blanco, y en mayo de este año, Ospina renunció a su aspiración y le dio paso al exmagistrado Jorge Aníbal Gómez para completar la terna.

No obstante, los tres postulados también fueron nominados por Uribe, y la Corte, aunque declaró viable la terna, no eligió Fiscal. Tras varias publicaciones de SEMANA e investigaciones de la Fiscalía se conoció que varios magistrados fueron espiados ilegalmente por agentes de inteligencia del DAS, organismo adscrito a la Presidencia.

En los últimos meses, según los testimonios de los propios detectives, altos funcionarios tenían conocimiento de las operaciones de inteligencia. El asedio a la Corte fue interpretado por algunos analistas como una de las razones que llevó al alto tribunal a no tomar la decisión de nombrar al jefe del ente acusador.

Ante la renuencia, el 3 de noviembre de este año, el presidente Juan Manuel Santos decidió proponer una nueva terna integrada por Morales, Esguerra y Arrieta. No faltaron las críticas. El propio Velilla dijo que la Corte indujo al mandatario “a error”.

A sus declaraciones se sumó la demanda de nulidad interpuesta por el abogado Jaime Ossa Arbeláez contra el acto de gobierno, quien argumentó que la segunda terna propuesta por Uribe todavía estaba vigente. El Consejo de Estado tendrá la última palabra.

Sin embargo, el lunes de esta semana, en una Sala Plena extraordinaria, la Corte Suprema avaló la terna presentada por Santos. El gesto dio cuenta de la buena época que viven las relaciones entre el Ejecutivo y la Rama Judicial, refrendadas la semana pasada cuando Santos defendió la independencia de la justicia en Colombia, luego de que el expresidente Uribe avaló la petición de asilo de varios de sus exfuncionarios investigados por los seguimientos ilegales.

Y hoy, luego de haber escuchado en audiencia pública a los postulados, la Corte Suprema de Justicia integrada con 18 magistrados (de 23 que completan la Sala) eligió por fin a la nueva jefe del ente investigador.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.