Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/5/2013 12:00:00 AM

“Voy a luchar hasta la muerte por mi hija”

Así lo asegura Gladys Moreno, la madre de la menor cuyo caso de posible violación ha generado revuelo en Medellín.

Desde hace más de un año se comenzó a hablar en Antioquia del caso de una niña que había sido abusada sexualmente, presuntamente, por su padrastro y de las luchas jurídicas que ha emprendido la prima segunda de la menor, Ángela María Ocampo, para evitar que ella vuelva con su madre Gladys Moreno.

Ahora, luego de la publicación de Semana.com sobre la orden que impartió la Juez Cuarta de Familia de Medellín para que la niña regresara con su mamá, la madre da su versión sobre los hechos que, según ella, han sido tergiversados por quienes se han referido al asunto.

Gladys asegura que había guardado silencio ante los medios de comunicación porque “tenía una restricción del ICBF para hablar sobre el caso, en especial, de su hija”. Pero además que se cumpla la decisión del juzgado que determinó que debe reencontrarse con su hija.

“Ángela María (la abogada) y su hermana Olga Lucía se van a tener que retractar. Ellas dicen que tienen a la niña por un abuso sexual que nunca existió, que se fundamentó en falsas denuncias. Simplemente manipularon a la niña para que dijera unas cosas”, explicó Moreno.

La abogada Ángela María tiene la custodia de la menor desde hace siete años pero en ese transcurso de tiempo ha afrontado seis arrestos domiciliarios por no permitir los encuentros entre la madre y la hija.

El argumento de Ocampo es la evaluación de la psicóloga Mónica Bejarano, quien determinó que “No se recomienda que la niña tenga contacto con su madre, figura que no representa protección, sino, al contrario, genera inseguridad, ansiedad generalizada que se manifiesta en irritabilidad, hiperactividad y la no culminación de varias actividades que deja iniciadas”.

A pesar de esta valoración, la juez de familia ordenó la continuidad de las visitas entre la menor y la madre. “Durante las visitas la niña me decía te amo desde que llegaba hasta que se iba. Ella se les volaba del carro a ellas para volver donde yo estaba. Hasta donde yo sé, los sicólogos que dijeron que ella se sentía insegura y con ansiedad, son psicólogos pagados por Ángela María”, dice Gladys.

Pero la posición del ICBF es diferente. Antes de la determinación de Bejarano, tres psicólogos de la Fundación Lucerito y uno del ICBF eran los encargados, por orden de la Corte Suprema de Justicia, de analizar el comportamiento de la menor cuando se veía con su madre.

Sin embargo, esos mismos psicólogos reconocieron ante los juzgados que la valoración fue precaria, que el ejercicio no era suficiente para emitir el concepto, que no tuvieron contacto con la niña, que no conocieron su caso a fondo y que no aplicaron pruebas. El ICBF descalificó el concepto de ellos y, a pesar de esto, se ordenó la continuidad de las visitas.

Una relación sentimental

Otra razón que argumenta la abogada Ocampo para decir que la niña no debe volver con su mamá es que comprobaron mediante fotografías y redes sociales que Gladys Moreno todavía convive con su compañero sentimental quien fue señalo como el presunto responsable. “Eso es falso. Yo no lo veo hace dos o tres años”, señaló la mamá.

Tanto Gladys Moreno como su compañero fueron detenidos y procesados por el abuso y violencia intrafamiliar. Sin embargo, el 4 de octubre del 2010 fueron absueltos. “Él sí estuvo en la cárcel pero no por ser un abusador. Él tenía detención domiciliaria y cuando fueron a ver no estaba en ese lugar porque había ido al ICBF a poner una denuncia, por eso se lo llevaron”, apunta Moreno.

Sobre la manipulación

Según la versión de la madre, su hija nunca fue abusada sexualmente y las personas que tienen la custodia de la menor han manipulado la historia para continuar con la niña. “Ella vivía conmigo y sé que Ángela María se inventó lo del abuso. Medicina legal y psicólogos del ICBF comprobaron que no hubo abuso sexual. Lo que pasa es que la niña nunca la han dejado escuchar de nadie”, explica Moreno.

En noviembre del 2011 la menor habló ante un juez de Medellín y manifestó que "su mamá no quería a los niños" y que por eso le daba temor regresar con ella. Gladys explica este y otros comportamientos donde su hija porque según ella, Ángela María la manipula.

“La niña dirá que la psicóloga le enseñó a decir mentiras. Hay que ver hasta dónde llega Ángela María, quizá hasta el límite de denunciar a todo el mundo porque dicen cosas que ella no quiere escuchar”, manifiesta Gladys.

Además, agrega que “no tengo plata como ellas, no estoy amenazando a las personas para que se tengan que tragar las cosas como hacen ellas y no tengo influencias. No sé cómo los medios de comunicación se prestan para sacar a una persona que se hace la mártir cuando de verdad quiere tapar el hecho de que está jugando con su libertad”.

En cuanto a la reacción adversa que tuvo la menor cuando se le notificó que volvería con su mamá, que según Ángela María la niña le suplicó que no la llevara, la madre opina que puede deberse a algún temor la distancia que ha habido.

“Pero hay un fallo y se tiene que cumplir. No voy a permitir que se queden con ella y voy a luchar hasta la muerte por mi hija”, concluye la madre. Así va esta historia que ha estremecido a la capital antioqueña.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.