Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/5/1997 12:00:00 AM

VUELVE Y JEGA

Tras el estallido de una bomba en la penitenciaría de La Picota, las autoridades evitan el resurgimiento del comandante 'Bochica'.

Diez meses despues de las impresionantes imágenes que mostraron al arquitecto Juan Carlos Gaviria cargado en brazos de varios agentes de la Policía Nacional, con su rostro demacrado y a punto de desfallecer tras haber permanecido durante dos largos meses enterrado literalmente en una caleta por sus captores, los colombianos volvieron a tener noticias sobre Hugo Antonio Toro Restrepo, más conocido como comandante 'Bochica', jefe del Movimiento Jorge Eliécer Gaitán _Jega_ y autor del secuestro del hermano del ex presidente César Gaviria. El 'comandante Bochica' permanece detenido en la cárcel de La Picota purgando una pena de 25 años por homicidio. Los organismos de inteligencia descubrieron que detrás de la explosión que ocurrió hace una semana en uno de los pabellones de máxima seguridad del centro penitenciario se estaba fraguando un plan para sacarlo de la cárcel. Las primeras indagaciones sobre lo ocurrido la noche del sábado 29 de marzo en La Picota apuntaban a la preparación de un atentado contra Leonidas Vargas, antiguo socio del extinto narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha. En la explosión perdió la vida el recluso William Infante, condenado por el asesinato del presidente de la Unión Patriótica, Jaime Pardo Leal, y resultó gravemente herido Luis Rodríguez Cuadrado, detenido por su presunta participación en el atentado contra el abogado José Antonio Cancino cuando éste se desempeñaba como defensor del presidente Ernesto Samper Pizano.Esta hipótesis, sin embargo, fue rápidamente descartada por los hombres de inteligencia, quienes llegaron a la conclusión de que en las cárceles colombianas el ciento por ciento de los homicidios son cometidos con armas de fuego o puñales y nunca se utilizan cargas de dinamita, suficientemente poderosas para volar muros y paredes, en atentados contra los presos. El propio general Rosso José Serrano señaló que "en los centros carcelarios los asesinatos se cometen con un tenedor".Para los investigadores, detrás de lo ocurrido esa noche en La Picota había un plan de fuga que estaba a punto de llevarse a cabo. Desde el momento en que se descubrió quién era el autor intelectual del secuestro de Juan Carlos Gaviria los organismos de seguridad aplicaron una serie de controles sobre 'Bochica' y su movimiento. Varios meses de investigación les permitieron establecer que el Jega estaba preparando algo grande para celebrar el 9 de abril. La red de informantes que les permitió descubrir a 'Bochica' se había reactivado y sus datos conducían a que el comandante del Jega tenía muy adelantado un plan de fuga que ocurriría en los próximos días. Según esas informaciones, la dinamita que estalló en uno de los pabellones de máxima seguridad de La Picota estaba destinada para usarla en uno de los talleres del centro penitenciario el día de visitas familiares en el que ingresan a la cárcel cerca de 5.000 personas. Eso permitiría generar un caos incontrolable para la guardia de turno que sería aprovechado por 'Bochica' para volarse del penal.Una vez lograra salir de prisión, Hugo Antonio Toro Restrepo y su movimiento tenían preparados dos atentados para el 9 de abril. Uno dirigido contra el gobernador de Antioquia, Alvaro Uribe Vélez, y el otro contra el ex presidente de la Cámara de Representantes Rodrigo Rivera. De acuerdo con los informes de inteligencia, el primero sería coordinado conjuntamente con los frentes de las Farc que operan en el Urabá antioqueño. Uribe Vélez había recibido en días pasados varias cartas con serias amenazas de muerte que eran firmadas por un hombre que se hacia llamar 'Aurelio'. Ese mismo seudónimo había utilizado 'Bochica' en varios mensajes que le envió a la familia Gaviria durante el secuestro del hermano del ex presidente liberal. Por esa razón las autoridades le manifestaron al gobernador que en esta oportunidad no se trataba de simples amenazas.En cuanto a Rodrigo Rivera, las autoridades habían descubierto una serie de documentos que dejaron abandonados los hombres del Jega durante el secuestro del arquitecto Gaviria y en los cuales se demostraba que 'Bochica' había logrado penetrar a todos aquellos políticos que trabajaron al lado del ex presidente César Gaviria. Varios hombres del Jega fueron destinados a seguir los movimientos de las personas más cercanas al ex presidente y uno de ellos era el parlamentario gavirista Rodrigo Rivera. El rompecabezas sobre los planes del comandante 'Bochica' fue armado cuando varios hombres de inteligencia descubrieron en la prensa nacional avisos subliminales que fueron publicados hace dos semanas en los cuales se anunciaba una serie de 'sorpresas' para el 9 de abril. El grupo de informantes que había penetrado a la redes urbanas del Jega le confirmó a las autoridades que esos avisos eran el anuncio de los atentados que se iban a llevar cabo. A pesar de los controles que lograron realizar los organismos de inteligencia sobre los pasos que estaba adelantando 'Bochica', existía una gran preocupación. Nadie tenía información de si la gente del Jega que había salido para Cuba como parte de la negociación en el rescate de Juan Carlos Gaviria todavía permanecía en la isla o, por el contrario, ya habían regresado a Colombia. Ese es uno de los pocos cabos sueltos de la investigación que tiene muy preocupadas a las autoridades. Por esa razón las pesquisas continúan y los controles sobre 'Bochica' se han intensificado en busca de poder develar sus planes. nn El Jega había preparado una serie de acciones terroristas para el 9 de abril
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?