Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/19/1990 12:00:00 AM

VUELVE Y JUEGA

Con la ayuda de la empresa privada y con nuevas normas ministeriales, el fútbol parece revivir.

Tras muchos años de dineros calientes, resultados dudosos y asesinatos de directivos y árbitros, el fútbol profesional entro en la crisis más grave de su historia. A raiz del asesinato del juez Alvaro Ortega, a finales del año pasado, el gobierno tomo cartas en el asunto y suspendió el campeonato. Para que el balon pudiera rodar de nuevo por las canchas colombianas, el ministro de Educación, Manuel Francisco Becerra, impuso serias condiciones que entonces hicieron pensar que era prácticamente imposible volver a ver los estadios llenos y al fútbol libre de toda sospecha.

Dentro de las condiciones se incluía la creación de un Colegio Arbitral totalmente independiente, el saneamiento de las finanzas de los equipos y los paz y salvos judiciales de los directivos de los clubes. Además, se habló de cancelar los torneos futuros en caso de que cualquiera de las personas implicadas en el fútbol fuera amenazada, asi como de suspender por cinco años a cualquier protagonista directo o indirecto del espectáculo que denunciare temeraria y públicamente la comisión de violaciones graves de los reglamentos, disposiciones, normas o leyes vigentes . Con todas estas exigencias sobre el tapete era lógico pensar que, de no ocurrir algo extraordinario, no habría campeonato en este año.

Pero el milagro se comenzó a dar la semana pasada, cuando se conoció la noticia de que el ministro Becerra estaba dispuesto a apoyar la tarea de una comisión de notables, encargada de observar las actuales condiciones del deporte y de proponer algunas soluciones. Esta comisión, conformada por Augusto Lopez Valencia (Grupo Santodomingo), Nicanor Restrepo (Corona), Luis Carlos Sarmiento Angulo y Carlos Upegui (Grupo Ardila Lulle), es una formula que busca soluciones, entre las que figura la de acercar la empresa privada al fútbol profesional. Asi se espera que varias compañias lleguen a invertir en el deporte, con criterio claramente empresarial, y pasen a ocupar el sitio que los dineros oscuros ocuparon durante mucho tiempo. Se quiere que el deporte sea un espectáculo y, al mismo tiempo, un buen negocio, limpio y rentable, despojado de suspicacias, para que recupere su credibilidad y deje de ser un problema de orden público.

Al cierre de esta edición, SEMANA pudo establecer que ya hay contactos bastante adelantados con voceros de algunos de los grupos representados en la comisión, para que entren a jugar un roll en el campeonato. Por ejemplo, se sabe que Bavaria estaría interesada en pagar el arrendamiento de los estadios si se le da la exclusividad para la venta en los coliseos de una de las bebidas que produce. Se habla también de una rebaja sustancial en los costos de los tiquetes aereos (uno de los mayores gastos de los equipos) a cambio de la publicidad estática en los estadios, o algo por el estilo. Otras empresas comprarán las camisetas de los equipos. En fin, se trata de hacer del fútbol lo que debió ser desde hace mucho tiempo. Tambien se estudia la posibilidad de crear un concurso estilo Totogol, que se ciña a las normas existentes para apuestas y loterias, con lo que se buscaría disminuir la presión de los apostadores ilegales.

Lo cierto del caso es que parece haber luz verde para el campeonato de este año. El ministro de Educacion le esta dando el toque final a una serie de decretos con los cuales se crea un marco general para el funcionamiento de los equipos, se obliga a los clubes a la presentación anual de un paz y salvo expedido por la Superintendencia de Sociedades, lo mismo que uno que deberán tener todos los directivos en el que conste que no tienen cuentas pendientes con la justicia.
Además, se dictarán algunas normas de estado de sitio, una de las cuales faculta a los alcaldes de las ciudades donde haya fútbol profesional a tomar medidas como la de prohibir la entrada de radios a los estadios para evitar disturbios.

Por ahora solo falta esperar los desarrollos de las gestiones de la comisión y el cumplimiento por parte de los equipos de las normas o decretos que dicte el Ministerio de Educación.
Fuera de eso solo hay dos cosas ciertas: que no se concluirá el campeonato del año pasado y que el del 90 no se iniciará antes de las elecciones del 11 de marzo próximo. Mientras tanto, los aficionados tendrán que conformarse con los torneos de segunda división, que hasta el momento han resultado de buena calidad técnica y sin los problemas del campeonato profesional.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?