Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2015/08/11 17:00

Vuelve la controversia entre Petro y Ordóñez

Mientras el alcalde mayor de Bogotá convocó a una marcha, el procurador general de la Nación afirma que cumple lo que le ordena la ley.

El procurador Alejandro Ordóñez le elevó pliego de cargos al alcalde Gustavo Petro. Foto: SEMANA

Un nuevo pleito quedó planteado este martes entre el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, y el procurador general, Alejandro Ordóñez. El choque comenzó tan solo horas después de que se conociera que el Ministerio Público formuló pliego de cargos en contra del mandatario capitalino tras imponer por decreto el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) en 2013.

Como se sabe, no es la primera vez que los dos se enfrentan. A lo largo del 2013 y tras una investigación, fue Ordóñez quien anunció la destitución e inhabilidad de Petro por 15 años para ejercer cargos públicos. Lo hizo por el presunto cambio irregular del modelo de recolección de basuras.  

Ahora el choque entre ambos se revive luego de las declaraciones de parte y parte. Petro envió una extensa carta en la que descalifica los argumentos del procurador Ordóñez en el pliego de cargos.
También invitó a los bogotanos que lo siguen a marchar el 22 de septiembre en defensa de la vida en la capital y del medio ambiente.

Incluso dijo que no usaría el balcón del Palacio Liévano -símbolo de su anterior protesta- y que esta convocatoria no tenía nada que ver con su defensa la cual asumiría en los estrados judiciales nacionales e internacionales “ante la arbitrariedad delictiva del procurador Ordoñez”.

El mensaje enviado a sus seguidores está cargado de adjetivos. Acusa a Ordóñez de estar “cegado” por su “odio y sectarismo político” para tomar esa decisión. “Al procurador solo le interesa en primer lugar disciplinarme con una sanción que permita que no tenga derechos políticos en el año 2018. Me considera su competidor porque aspira a ser presidente de Colombia”.

No fue todo. Petro señala a Ordóñez de tener una inquina contra el mandatario “ideológica y personal” y resalta que el jefe del Ministerio Público “no es un administrador de justicia ecuánime” y viola su derecho a tener “un juez imparcial”.

“¿Será que el ciego sectarismo y el odio ha llevado a pensar al procurador que la defensa del interés general y de la vida, es un dolo en Colombia?”, se preguntó Petro.

El pliego de cargos provino desde el propio despacho de Ordóñez y de inmediato el alcalde lo relacionó acusando al jefe del Ministerio Público de perseguirlo. Ordóñez negó que eso fuera así.

En su defensa el procurador dijo que el pliego de cargos se tramitó por varios meses luego de la queja elevada por varios ciudadanos y Camacol, el gremio de los constructores. “La Procuraduría le hizo cargos, lo que continúa son los descargos que el alcalde Gustavo Petro tendrá que hacer”, resaltó Ordóñez.

Para el procurador el pliego cargos se presentó porque hace parte del cumplimiento del deber. “La Procuraduría debe investigar las conductas de los funcionarios públicos y esa investigaciones deben terminar con sanciones o el archivo”.

Frente a la marcha convocada por Petro el jefe del Ministerio público no quiso pronunciarse, pero señaló que “seguiré ejerciendo con tranquilidad”. Esta nueva controversia apenas comienza, pero aún no se sabe cuánto durará. Lo cierto, eso sí, es que Gustavo Petro terminará su periodo en el Palacio Liévano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.