Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/22/2011 12:00:00 AM

Wikileaks: Castaño le anticipó a Luis C. Restrepo el surgimiento de nuevas bandas criminales

En el 2003, en una reunión entre el entonces comisionado de Paz y el líder de las AUC, este expresó su "temor por el surgimiento de una nueva generación de grupos ilegales".

El extinto jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia Carlos Castaño advirtió que temía que surgiera una nueva generación de grupos delincuenciales formada por exmiembros de la mafia, las AUC y las FARC.
 
Según un cable de la embajada de Estados Unidos en Colombia, escrito en mayo del 2006, el entonces comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, le refirió al embajador William Wood esos temores.
 
“En una conversación de Restrepo con el fundador de las AUC Carlos Castaño en el 2003, advirtió que temía la posibilidad de que nuevos grupos se estuvieran formando con miembros de exintegrantes de la mafia, las AUC y las FARC. Esta combinación sería muy peligrosa y difícil de detectar, ya que tendrían los conocimientos y la experiencia de los tres grupos y podrían operar en pequeñas células de 8 a 10 hombres”, dice el cable enviado por Wood al Departamento de Estado.
 
Para el momento en que Restrepo habló con el embajador, el surgimiento de esos grupos ya era real. Las declaraciones del comisionado de Paz se dieron en un momento en el que el Gobierno esperaba las desmovilizaciones de los dos últimos bloques de las autodefensas el Élmer Cárdenas y el Cacique Pipintá, pero en el que había temores por los grupos que se quedaron al margen.
 
El cable de la embajada revela esa preocupación. Por ejemplo, menciona que Restrepo se había reunido con el Bloque Martín Llanos y describió que sus conversaciones, que no llegaron a nada, le generaban “escalofríos”.
 
A propósito de ese Bloque, dijo que “su filosofía es muy similar a las FARC; quieren que el Gobierno les ofrezca territorio para su control. De acuerdo con informes de inteligencia colombianos, algunas facciones de este bloque están siendo reagrupadas en nuevas organizaciones criminales encabezadas por Héctor Buitrago, el padre de Martín Llanos”.
 
Restrepo explicó que el Gobierno llamaba a estas organizaciones "grupos criminales emergentes anticomunistas”. Para ese momento calculaba que eran entre 10 y 30 grupos. Uno de los más prominentes, según el cable, era el Grupo Nueva Generación, ubicado en la costa pacífica del departamento de Nariño. Pero el cable también menciona a las “Águilas” y a los “Halcones”.
 
El surgimiento de Las BACRIM
 
Otro cable de la embajada estadounidense en Bogotá, meses después, precisa que hay 22 estructuras criminales emergentes. En esta ocasión fue Sergio Caramagna, entonces director de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia (MAPP / OEA), quien hizo un balance de los lugares en donde estaban esas agrupaciones delincuenciales y sus nombres.
 
Para ese momento comenzó a hacer carrera el concepto de “bandas criminales”, que es como el Gobierno ha denominado esas estructuras.
 
Caramagna dio cuenta de una reunión para analizar los resultados de su balance con el entonces comandante de las Fuerzas Militares, el general Mario Montoya; el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos; el comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo, entre otros.
 
Fue Montoya quien denotó que esos grupos no se podían considerar paramilitares y que las AUC ya no existían. En su criterio, las fuerzas de seguridad se enfrentaban a “bandas criminales o delincuentes al servicio de los narcotraficantes”.
 
Por su parte, Restrepo señaló que esas organizaciones no habían sido liquidadas porque “están ancladas a la economía ilícita de la región y su control social sobre la población persiste”.
 
El comisionado pidió más recursos para combatir el problema emergente de la seguridad e hizo hincapié en la necesidad de abordar “la corrupción dentro de las fuerzas de seguridad” y pidió sanciones ejemplarizantes.
 
Los cables hacen parte de una larga lista en la que funcionarios del gobierno colombiano rinden cuentas a la embajada por los avances en el proceso de desmovilización, la lucha contra el narcotráfico y la insurgencia. En ese momento aún no existía el concepto de BACRIM, pero sí había evidencia de un nuevo fenómeno que sigue causando dolores de cabeza a las autoridades.
 
Este fenómeno pasó a ocupar el primer plano de los medios de comunicación y de la opinión pública a comienzos de este año, tras la muerte de los jóvenes universitarios Mateo Matamala y Margarita Gómez, a manos de los 'Urabeños', un hecho que sacudió el país. Pero la existencia de esos grupos, su capacidad de ejercer la violencia y la dificultad para combatirlos ya había sido advertida por Castaño.

Vea los cables sin editar en información relacionada
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.