24 febrero 2011

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Wikileaks: Uribe rinde cuentas ante embajador de EE.UU por escándalo de chuzadas

WIKILEAKSUno de los cables revelados por Wikileaks da cuenta de la preocupación de Uribe por la imagen de su gobierno ante EE.UU por el escándalo de las chuzadas.

Otro de los cables publicados por EL Espectador revela la molestia de Uribe ante la falta de resultados del director del DAS Felipe Muñoz en resolver el escándalo de las interceptaciones ilegales. Uribe se reunió con el entonces embajador de Estados Unidos en Colombia William Brownfield y en su pres
encia se comunicó con el Fiscal encargado Guillermo Mendoza Diago para que éste rindiera cuentas del avance en las investigaciones.
 
Este es el cable con fecha del 22 de septiembre de 2009 en el que Brownfield da cuenta de los términos de la reunión.
 
El 21 de septiembre, el presidente Álvaro Uribe destacó ante el embajador director de la misión diplomática, que está decidido a llegar al fondo de los escándalos que rodean el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS). La nueva evidencia indica que las órdenes de escuchas telefónicas inadecuadas, en particular, la de un magistrado auxiliar (su conversación se filtró con un oficial de la Embajada de EE.UU.), se obtuvieron a través de canales legales.
 
Como director del DAS, Felipe Muñoz había anunciado tres días antes, que Uribe ha comenzado el proceso de desmantelamiento de la DAS y la reasignación de sus funciones a otras entidades, y acogería con beneplácito la asistencia internacional en la defensa de una agencia de inteligencia más pequeña. Los escándalos del DAS se convirtieron en una responsabilidad nacional e internacional. Según Muñoz, las funciones judiciales del DAS serán transferidas a la Policía Nacional de Colombia y a la Fiscalía General. La Policía también se hará cargo del papel de Interpol, y la Policía o el Ministerio del Interior y de Justicia asumirá la responsabilidad de proteger a las personas en situación de riesgo. El embajador dio la bienvenida a la decisión de desmantelar el DAS y al compromiso de Uribe para investigar a fondo los escándalos. Muñoz espera reunirse con funcionarios del gobierno de Estados Unidos en Washington el 5 y 6 de noviembre.
 

Permiso para escuchas telefónicas incorrectas se obtuvo legalmente

El Presidente Uribe destacó al embajador, el 21 de septiembre, que está decidido a llegar al fondo de los escándalos que rodean el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS). Uribe estuvo acompañado por el ministro de Defensa, Gabriel Silva; el director de la Policía, Oscar Naranjo; el director del DAS, Felipe Muñoz; la viceministra de Relaciones Exteriores, Clemencia Forero; y la Coordinadora de Asuntos de América del Norte, Adriana Maldonado.

En una actitud muy animada y agitada Uribe llamó por teléfono al Fiscal General interino Guillermo Mendoza hacia la parte final de la reunión para pedir una actualización de su investigación sobre el escándalo de escuchas telefónicas del DAS. Uribe puso el altavoz para que el Embajador pudiera escuchar. Mendoza informó que los investigadores de la Fiscalía habían encontrado dos órdenes judiciales firmadas en relación con dos casos distintos, uno, un caso de secuestro, y el otro, un caso de extorsión. En la lista de órdenes, el número del magistrado auxiliar Iván Velázquez aparece como un objetivo en esos casos. La orden judicial legal llevaba las firmas de los fiscales de Bogotá y Fusagasugá, Cundinamarca.

No está claro quién está detrás de las solicitudes de interceptación

Mendoza continuó diciendo que los investigadores deben ahora determinar por qué los fiscales firmaron las órdenes. Las solicitudes procedían de interceptación provienen del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía (CTI) y la Policía antisecuestros (Gaula), dijo Mendoza. (Nota: Separadamente, la DEA de Bogotá obtuvo copias de las órdenes, que muestran que las escuchas telefónicas se obtuvieron legalmente) El Fiscal General Mendoza explicó que las interceptaciones de estos números eran la fuente de la grabación que se filtró a la revista Semana, "incluyendo la conversación grabada entre Velázquez y un oficial de la Embajada EE.UU. En respuesta a la consulta de Uribe, Mendoza dijo que su oficina no ha determinado quién filtró las grabaciones a SEMANA.

El director del DAS Muñoz dijo que su investigación encontró que los fiscales en Leticia y Chocó habían chocado con funcionarios del DAS por intervenir ilegalmente los teléfonos. Sin embargo, la investigación permanece abierta. El Ministro de Defensa Silva refirió que ha recibido indicaciones de que los fiscales involucrados en el caso Velásquez recibieron pagos ilegales en cuentas bancarias en los Estados Unidos. Sin embargo, aún no se ha determinado quien ha efectuado los pagos o por qué. Silva pidió la ayuda del Embajador en la búsqueda de los detalles. El embajador estuvo de acuerdo, pero insistió en que toda la ayuda debe fluir a través de los canales de aplicación de la ley. Muñoz y el Director de la Policía Óscar Naranjo explicaron que la orden judicial de intervención telefónica pasó por el programa del gobierno colombiano de interceptación "Esperanza". Mientras que el DAS es un consumidor de productos de Esperanza a través de su función de policía judicial, no controla ni administra Esperanza. Muñoz dijo que ha examinado la terminal del DAS que recibe los productos de Esperanza, pero no el centro del programa Esperanza o otros clientes.

Uribe se comprometió a hacer una investigación completa

Uribe, exaltado, dijo que el documento legal pone una luz totalmente diferente sobre el escándalo. El orador instó al Fiscal General Mendoza para llamar a una conferencia de prensa y explicar este nuevo desarrollo. Uribe recordó que la canciller alemana, Angela Merkel, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH), Navy Pillay, y el presidente Obama habían expresado su preocupación por el DAS y que su administración ha estado bajo una nube, como resultado de eso. Él quería que esta revelación se conociera antes de la reunión de los líderes mundiales en la Asamblea General de la ONU. Uribe criticó a Muñoz por su fracaso en la resolución en meses anteriores, y por el retraso en descubrir la legalidad de la orden de escuchas telefónicas.

Uribe estuvo de acuerdo con el embajador en que una investigación exhaustiva y transparente sobre las fechorías del pasado del DAS es vital. Hizo hincapié en que el gobierno colombiano aclarará lo sucedido en el pasado y castigará a los responsables. Uribe reiteró los comentarios que dio el 19 de septiembre a la prensa de que una conspiración de los paramilitares extraditados, exdirigentes y delincuentes actuales, conspiraban para impugnar la credibilidad del gobierno. Dijo que los últimos seis meses ha sido un calvario para él y muchos cuestionan su honestidad. El presidente Uribe dijo que iba a llegar al fondo del escándalo para demostrar su propia, y la del gobierno, honestidad y credibilidad.

Ayuda internacional en la reforma del organismo de inteligencia 

En respuesta a la sugerencia del embajador, Uribe dijo que el gobierno colombiano agradecería ayuda técnica para organizar la agencia sucesora de la DAS, de la Interpol u otro organismo internacional competente. Uribe rechazó la creación de un panel de de eminencia gris para asesorar a la nueva agencia, diciendo que los problemas eran técnicos y no políticos.

El 18 de septiembre, Muñoz le dijo al embajador que el DAS ha preparado un inventario de los casos que se trabajan con la aplicación de la ley de EE.UU. a través de sus unidades examinadas, y que transferirá los casos a otras instituciones de una manera ordenada y en estrecha coordinación con la Embajada. Muñoz dijo que el gobierno colombiano ha elaborado un nuevo documento de política sobre la inteligencia y prometió al embajador una copia del proyecto. También dijo que los gobiernos británico y australiano han ofrecido ayuda en la organización de la nueva agencia de inteligencia, y que la ayuda del gobierno de estadounidense sería bienvenida.

Muñoz dijo que él y el vicepresidente Francisco Santos plan de viajar a Washington para reunirse en privado con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de noviembre 5-6, y espera reunirse con funcionarios del gobierno de Estados Unidos en ese momento. El Embajador dijo que iba a discutir la posibilidad de reuniones con Muñoz en pocas semanas, pero no podía recomendar reuniones con funcionarios del gobierno de Estados Unidos por el momento.

Pérdida de confianza condena DAS

De conformidad con las instrucciones de Uribe, Muñoz había pedido el embajador, el 18 de septiembre, que transmitiera la decisión de Uribe de suprimir el DAS. Muñoz explicó que el DAS se había convertido en una responsabilidad nacional e internacional. Reconoció que en sus ocho meses al frente del DAS, no había podido mostrar al público que estaba haciendo progresos en la reforma al departamento en problemas. Las recientes revelaciones sobre la intervención telefónica junto con la pérdida internacional de confianza en el DAS demostrada por los comentarios del Departamento de Estado sobre la certificación en derechos humanos, así como una carta de la Alta Comisionada Pillay, los comentarios de la Relatora de Naciones Unidas de Derechos Humanos Margaret Seggakya y funcionarios de la OEA, conjuntamente, son la causa para la decisión de Uribe ha convertido en insalvable al DAS. El Embajador subrayó que una investigación completa en fechorías DAS y el castigo de los responsables era fundamental.

Lejos de la transición del DAS

Muñoz dijo que el gobierno colombiano planea transferir las funciones de policía judicial del DAS a la Policía Nacional de Colombia y a la Fiscalía General. La Policía también se hará cargo del papel de Interpol en Colombia. La Policía o el Ministerio del Interior y de Justicia asumirán la responsabilidad de la protección de los individuos en riesgo, tales como defensores de los derechos humanos y activistas laborales que han recibido amenazas. Muñoz explicó que el gobierno colombiano presentará un proyecto de ley al Congreso el 22 de septiembre que suprime el DAS (que por tratarse de una organización a nivel de gabinete no puede ser abolida por decreto) y pide al Congreso facultades para permitir que el Presidente cree una nueva organización mucho más pequeña que se dedique a la lucha contra el control de la inmigración y la inteligencia y contrainteligencia.


Por razones legales, el DAS seguirá teniendo sus funciones hasta que la nueva ley entre en vigor. Sin embargo, el proceso de transferencia de responsabilidad y el cierre de la organización comenzará inmediatamente, dijo Muñoz. Muñoz espera que de las 6.500 existentes personal del DAS, 2.000 sean retirados inmediatamente, y 4500 podría entrar en otros organismos que cumplían los requisitos para los organismos, como la Policía, la Fiscalía General de la Nación o la nueva agencia de inteligencia. Sin embargo, subrayó que la mayoría de los empleados de la nueva agencia de inteligencia sería nuevos profesionales sin relación con el DAS.

Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad