Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/10/2010 12:00:00 AM

Wikileaks: Uribe veía a Chávez como el Hitler latinoamericano

Un nuevo cable revelado por el Pais.com da cuenta de la desconfianza que Uribe sentía hacia el mandatario venezolano y de cómo explicó a los EE.UU. el haberlo sacado de la mediación del acuerdo humanitario.

Los cables divulgados por wikileaks, no sólo han revelado la manera como Estados Unidos ve al resto del mundo. También han dado cuenta de la mirada que tienen mandatarios de otros países o altos funcionarios de otros gobiernos de la política internacional.

En una reunión a la que asistió el entonces presidente Álvaro Uribe y siete senadores estadounidenses, en noviembre de 2007, el mandatario colombiano comparó al presidente venezolano Hugo Chávez con Adolfo Hitler. Así lo reveló un nuevo cable que reveló El País.com, de España, este viernes. (Lea el cable completo aquí)

Por esos días, la tensión entre el gobierno colombiano y venezolano se había agudizado, luego de que Uribe retiró a Chávez de la mediación de un posible acuerdo humanitario entre secuestrados en poder de las Farc y guerrilleros presos.

Ese hecho fue un detonante de una crisis que empeoró con el paso del tiempo hasta el punto en que Venezuela bloqueó el comercio con Colombia, cerró la frontera en varias ocasiones, entre otros hechos de gran envergadura.

Uno de los títulos de ese cable reza: “Uribe: Chávez representa una amenaza en la región”.

Ante una pregunta del senador Kent Conrad, sobre el presidente Chávez, Uribe contestó que “prefiere ser prudente en dar declaraciones sobre el líder de este importante socio comercial”, refiriéndose a Venezuela.

Uribe recordó que autorizó a la senadora opositora Piedad Córdoba y a Chávez a facilitar las conversaciones con las Farc para un acuerdo humanitario, luego de que las familias de los secuestrados se lo pidieron.

“Él reconoció que estaba tomando un gran riesgo político, pero vio a Chávez tal vez como la única persona lo suficientemente respetada por los líderes de las Farc para llegar a un acuerdo para liberar a los secuestrados”, dice el cable.

“Uribe pasó revista a los acontecimientos que lo llevaron a la suspensión de funciones de Córdoba y de Chávez como facilitadores. Dijo que en una reunión el 12 de octubre, Chávez le dijo que quería reunirse con Marulanda (Manuel), líder de las Farc en Colombia. Uribe dijo que eso sólo sería posible si las Farc liberaban a un primer grupo de secuestrados, con el compromiso de liberar al resto después”, dice el cable.

“La reunión tendría que llevarse a cabo en un punto específico desmilitarizado, no en una zona general como lo propuso Chávez”, agrega la comunicación.

“Para sorpresa de Uribe, Chávez anunció públicamente en París que el presidente colombiano le había dado autorización para reunirse con Marulanda en Colombia, sin mencionar ninguna de las condiciones establecidas en su reunión anterior. Uribe vio esto como una violación de la confianza que puso en entredicho la fiabilidad de Chávez como facilitador”.

Según reporta el cable, Uribe dijo que el factor que le hizo poner fin a la mediación de Chávez fue “la llamada al comandante del Ejército colombiano (general Mario) Montoya, a pesar de que Uribe al comienzo dio instrucciones específicas de no ponerse en contacto con sus funcionarios militares”.

“Uribe dijo que Chávez estaba tratando de crear un ‘imperio personal’, y tenía planes de expandir en la región su modelo de nuevo socialismo", agrega la comunicación.

Y concluye con una fuerte declaración. “El modelo de Chávez viola valores democráticos como la libertad de la prensa, elecciones locales, y la independencia del Banco Central. Él (Uribe) comparó la amenaza que Chávez representa para América Latina con la que representó Hitler para Europa”.

“No quiero dejar el espacio político sólo a Chávez”

En la reunión, según el cable enviado por el embajador William Brownfield a Washington, Uribe vería a Chávez en Ecuador, el 29 de noviembre, durante la investidura del presidente Rafael Correa.

“Dijo que sería un traspié difícil, pero que era necesario no abandonar el escenario exclusivamente a Chávez. Según cita el cable, la frase de Uribe fue: “No quiero dejar el espacio político sólo a Chávez”.

En la comunicación, Uribe también reconoció que Correa estaba lejos del “radicalismo” de Chávez, y no estaba seguro hacia adónde se inclinaba el líder de Ecuador.

Las extradiciones no son negociables

Uribe explicó que después de reunirse con las familias de secuestrados en poder de las Farc y de hablar con las autoridades francesas sobre la liberación de Íngrid Betancourt, dejó en claro que “no discutiría un intercambio humanitario con las Farc a menos que este coincida con una agenda más amplia de un proceso de paz”.

“A pesar de la presión de Chávez y otros, él ha insistido en que cualquier intercambio humanitario incluye a los tres secuestrados estadounidenses. Por el contrario, el gobierno colombiano no apoyará la inclusión de miembros de las Farc extraditados a EE.UU”. “Para nosotros, la extradición es una política que no es negociable", afirmó.

Otros aspectos de la conversación

La primera parte de la conversación entre Uribe y los congresistas de EE. UU. versó sobre los avances del Plan Colombia. Uribe aprovechó para hablar de los logros respecto del control del territorio.

“Uribe dijo que para mantener seguridad y continuar la lucha contra el narcotráfico, los EE.UU. deben continuar su apoyo vital”, dice el cable.

También explicó que el Gobierno de Colombia había aprobado importantes reformas judiciales y casi el doble del presupuesto para el sistema de justicia en los últimos cuatro años.

Señaló que Colombia comenzó a producir biocombustibles y había aumentado la producción de café. Asimismo, destacó las ventajas del programa de Familias en Acción para proteger la selva, patrullar e informar las actividades ilícitas.

El cable también da cuenta de que el mandatario rindió un informe sobre los “grandes esfuerzos” del Gobierno colombiano en la mejora de la situación de los sindicalistas. Uribe reportó, según cuenta el cable, la disminución de los asesinatos de los líderes sindicales. Dijo que en los casos judicializados “los asesinatos no estaban relacionados con la actividad de los sindicalistas”.

Este cable fue aprobado por el Senador Harry Reid, quien era el líder de la mayoría en el Congreso y estuvo presente en la reunión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.