Viernes, 31 de octubre de 2014

| 2013/04/02 00:00

Wilson Rojas, tras el tiempo perdido en cautiverio

El intendente jefe de la Policía cumple este martes un año de haber sido liberado por las FARC.

El Departamento de Policía Meta celebró el primer aniversario en libertad de los uniformados. En la imagen Wilson Rojas (de verde claro) junto a cuatro de sus compañeros y los mandos policiales. Foto: Policía Meta

El intendente jefe de la Policía Wilson Rojas Medina, tras de 12 meses de haber sido liberado de la pesadilla de haber sido secuestrado de las FARC durante 13 años, asegura que no es fácil olvidar, pero que hoy su vida gira en torno a recuperar el tiempo perdido.

El uniformado, quien nunca creyó que sería liberado junto con sus compañeros de cautiverio el 2 de abril del 2012, dice que sus días trascurren entre dejar atrás la terrible experiencia y estar con sus hijos, a los cuales prácticamente no conocía.

Rojas Medina, recordado por haber sido uno de los secuestrados durante la toma armada de las FARC a la estación de Policía en Puerto Rico (Meta), dijo sentirse sorprendido porque a su regreso se encontró con una institución totalmente diferente a la que decidió ingresar siendo muy joven.

“La Policía hoy tiene grandes y buenos cambios, como sus capacidades para combatir el secuestro, los uniformes han cambiado también. Son cosas en las cuales no hemos podido entrar del todo porque apenas nos estamos acoplando”, indicó.

El intendente dice que aún está en su memoria cómo luego de 33 días de caminar por la selva pudo volver a la libertad en el sector conocido como Mocuare, una olvidada población a orilla del río Guaviare. Pero los recuerdos asegura que van más allá, al punto de que dice no olvidar sus angustiosos días en manos de al menos 60 guerrilleros que siempre lo custodiaron.

“Lo que me marcó en el secuestro fue la zozobra de los bombardeos cuando habían combates cerca, las dificultades de no tener comida, útiles de aseo, el dormir mal, el no tener un buen abrigo y el hecho de no poder compartir con los hijos”, dijo.

Pero así como lo vivido sigue presente, Rojas Medina asegura que no es un hombre de miedos y que agradece el apoyo sicológico y médico que le han prestado desde la Policía. “Uno es consciente de que son 13 años de una experiencia que marca y de pronto puede repercutir con el transcurso del tiempo, pero por ahora soy un hombre tranquilo”, manifestó.

Los recuerdos de la selva

De la selva, aunque suene incoherente, dice extrañar algunas cosas que no percibió en su momento, por las condiciones propias de un secuestro de más de una década. “Extraño el aire, el agua y la belleza de la montaña, esa misma de la cual no me percaté al estar con las cadenas puestas. Ahora me pongo a recordar los animales y todo lo que había allá”, aseguró.

Sobre la relación de amistad que lo llevó casi a convertirse en un hermano de sus compañeros de secuestro, manifestó que es una de las cosas positivas que le dejó el estar privado de la libertad.

“Seguimos hablando con los compañeros que fuimos liberados hace un año y como aquí hay un grueso de los policías de la toma de Puerto Rico en 1999, hacemos actividades y nos vemos de vez en cuando”, señaló.

Rojas Medina es un tolimense de origen campesino, proviene de una familia numerosa de ocho hermanos, a algunos de los cuales aseguró que no conoció en el momento de volver a verlos, situación que ha cambiado por la cercanía que dice ahora mantienen.

Su mascota

Uno de los hechos curiosos de la liberación del policía fue su regreso en compañía de 'Rango', un zorro conocido en los llanos orientales con el nombre de 'Guache', animal que le fue entregado por los mismos guerrilleros cuando caminaba de regreso a casa.

“Se encuentra en Tolima en la casa que está en el campo. Hoy en día ya es un adulto, pero sigue igual de pequeño, ellos no crecen mucho”, indicó al indagarle por su mascota salvaje.

Sobre el futuro, el subintendente asegura que le quedan al menos siete años para dar por cumplida su labor en la Policía. “Pienso laborar para llegar al último grado y retirarme, luego quiero poner algún negocio para distraerme y tener una entrada económica diferente”, puntualizó.

Rojas Medina actualmente se encuentra vinculado a la Escuela de Carabineros Eduardo Cuevas, de Villavicencio, y prefiere no referirse a temas relacionados con sus captores, como es el caso de las negociaciones de paz que se adelantan actualmente con el Gobierno.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×