Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/09/28 16:00

La 'última carta' del magistrado Wilson Ruiz

El actual presidente del Consejo Superior de la Judicatura dice que no está inhabilitado para aspirar al cargo de registrador nacional como lo determinaron los presidentes de las cortes.

Wilson Ruiz Foto: Archivo SEMANA

El magistrado Wilson Ruiz Orejuela será el último presidente del Consejo Superior de la Judicatura. La considerada cuarta alta corte fue eliminada por decisión del Congreso en la reforma al equilibrio de poderes. Esa reforma, que también eliminó la reelección presidencial y la Comisión de Acusaciones, estableció nuevas inhabilidades para ponerle candado a la llamada ‘puerta giratoria’, esa práctica en la que magistrados pasaban de una corte a otra, o a un alto cargo del Estado.    
 
Ruiz Orejuela hace parte de la lista de cerca de 70 personas que se inscribieron al concurso de méritos para el cargo de registrador nacional del Estado Civil, que quedará vacante este año. Los presidentes de la Corte Suprema de Justicia, la Corte Constitucional y el Consejo de Estado son los encargados de elegir el reemplazo de Carlos Ariel Sánchez.
 
La semana pasada, Ruiz quedó fuera de esta competencia. Los presidentes de las altas cortes expidieron una resolución en la que decidieron excluir de la competencia a quienes ostentaban la condición de magistrados. El argumento fue que podrían incurrir en la llamada ‘puerta giratoria’, precisamente prohibida por la reforma al equilibrio de poderes. Allí también cabe el magistrado Néstor Osuna, otro de los candidatos.
 
Y es que esa reforma consagró que “no podrá ser nominado para otro de estos cargos, ni ser elegido a un cargo de elección popular, sino un año después de haber cesado en el ejercicio de sus funciones”, inhabilidad que, según quedó en la Constitución, aplica a los magistrados de las altas cortes, incluidos los de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial, organismo que reemplazará al Consejo Superior de la Judicatura.
 
El magistrado Ruiz no quiere quedar fuera de la puja por la Registraduría. Prueba de ello es que presentó un recurso de reposición contra el acuerdo que firmaron los presidentes de las altas cortes que lo dejó sin opción de concursar.
 
En el recurso, conocido por Semana.com, el actual presidente del Consejo Superior de la Judicatura señala que aunque es magistrado en ejercicio, no se encuentra inhabilitado, a pesar de que la inhabilidad es de un año desde el momento en que termina su periodo como magistrado.
 
Sin embargo, Ruiz tiene argumentos muy particulares para exigir su vigencia en el concurso de méritos. Uno de ellos es que la reforma al equilibrio de poderes señaló que quien aspire a ser registrador no puede haber ejercido en propiedad el cargo de miembro de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial.
 
Este es el organismo que reemplazó la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, de la cual Ruiz es magistrado desde el 2012. Pero como esta entidad aún no ha sido instalada, el presidente de la Judicatura considera que no se le puede imponer dicha inhabilidad.
 
“Es indudable que he venido desempeñándome como magistrado de la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura y no en la Comisión Nacional de Disciplina Judicial, órgano que existe desde el punto de vista nominal en la Constitución, pero no desde la óptica funcional. (…) Entonces, no se puede confundir la existencia nominal de una institución en la Carta Política por obra del Legislador Constituyente, pero inexistente desde el punto de vista de sus funciones que desempeñará en el futuro cuando se posesionen todos sus miembros que aún no han sido nombrados”.
 
Según el magistrado Ruiz, “no resulta lógico” que lo vinculen a una institución, la Comisión Nacional de Disciplina Judicial, que aún no existe. Por eso señala que el acuerdo de los presidentes de las altas cortes le  ha vulnerado el principio de igualdad, acceso a cargos y funciones públicas, y el derecho fundamental al debido proceso.
 
“En la práctica, los presidentes de las Cortes, sin competencia para ello, homologaron la inhabilidad dispuesta en el Acto Legislativo 02 de 2015, aplicable hacia el futuro para los magistrados de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial que aspiren a ser elegidos registrador nacional del Estado Civil”.
 
La prueba reina de Ruiz para sustentar su petición está en el mismo expediente del trámite legislativo de la reforma al equilibrio de poderes en el Congreso. Primero, que la misma reforma estableció un régimen de transición para la puesta en funcionamiento del nuevo organismo que supla las funciones del Consejo Superior de la Judicatura. Y segundo, que el espíritu del Congreso era la eliminación del Consejo y la creación de nuevos órganos. Por eso asegura que las inhabilidades que se impusieron a esas entidades creadas en la reforma no pueden aplicárselas por ser magistrado de la corte que precisamente será eliminada.
 
El magistrado Ruiz pide ser incluido nuevamente al concurso de méritos para la elección de registrador nacional. Esta es la última carta para volver a la disputa por este cargo, que tendrá un papel determinante el próximo año, pues será el encargado de depurar el censo y de ocuparse de la logística de la refrendación del acuerdo de paz al que el Gobierno y las FARC lleguen en La Habana. ¿Podrá ser nuevamente incluido?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.