Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/25/2014 12:00:00 AM

Yahir Acuña busca poder en la comisión de Inteligencia

El congresista sucreño impulsa un candidato para la secretaría de esta célula, que vigila los gastos reservados.

Aunque el nuevo Congreso fue instalado el pasado 20 de julio, han pasado más de 30 días y aún no termina de encender motores. Las comisiones constitucionales y legales apenas están en proceso de instalación, circunstancia que, por estos días, no sólo paraliza la actividad parlamentaria, sino que ha convertido el capitolio en una auténtica bolsa de empleo.

Todo porque en la estructura del Congreso, en cada nueva legislatura, se deben proveer los cargos para las secretarías de las comisiones constitucionales (siete en el Senado y siete en la Cámara) y las secretarías de las comisiones legales (nueve en total). Aunque hay una convocatoria pública para inscribirse como candidato, se sabe que estos cargos hacen parte de la pequeña torta burocrática del Legislativo que los congresistas se reparten para saldar cuentas y recompensar favores.

Actualmente hay 33 personas que se han inscrito para participar en la elección de estos cargos y llevan días inundando las oficinas de los congresistas con sus hojas de vida a la espera del voto que favorezca sus aspiraciones.

Una de las comisiones legales que hacen parte de esta ‘piñata’ es también una de las más delicadas del Congreso. Se trata de la comisión de Inteligencia y Contrainteligencia, la cual tiene la misión de hacerles seguimiento y control político a las labores de inteligencia adelantadas por el Estado colombiano.

¿Y por qué es una de las más delicadas? Es allí donde se vigila todo lo relacionado con los gastos reservados para la inteligencia, tiene conocimiento de asuntos de seguridad nacional, en síntesis, información clasificada. A tal punto que es la única comisión del Congreso en la que sus funcionarios están obligados a firmar un acuerdo de confidencialidad y hasta someterse a polígrafo.

Semana.com conoció de varias fuentes que en la puja por esta Comisión uno de sus protagonistas tras bambalinas es el polémico congresista Yahir Acuña, quien ha decidido meterse y apoyar a uno de los candidatos. Lo hace, entre otras, porque ha ventilado su malestar con los compromisarios de la Unidad Nacional con quienes, al parecer, había acordado la segunda vicepresidencia de la Cámara para su partido, 100 % Colombia, y la secretaria de la Comisión de Acusaciones. En ambos cargos fue derrotado. Y ahora Acuña reclama la Secretaría de la Comisión de Inteligencia.

Según los acuerdos, este cargo le correspondería a La U, por eso Acuña ha promovido entre parlamentarios de este partido a Luis Ramón Silva, abogado de profesión, quien actualmente es magistrado auxiliar de Angelino Lizcano en el Consejo Superior de la Judicatura.

En principio, él se había inscrito como candidato de la secretaría de la Comisión Séptima del Senado, pero después también se inscribió para la comisión de inteligencia. Y entre sus antecedentes penales y disciplinarios se encontró que había sido denunciado ante la Fiscalía por agresión a un agente de la Policía.

Se trata de un episodio registrado el 19 de diciembre en el que el auxiliar Juan Camilo Ruiz Medina le solicitó los documentos a Silva por haberse pasado un semáforo en rojo. Silva, según la denuncia se negó a hacerlo y en cambio puso a andar su vehículo u lo pasó encima del pie izquierdo del auxiliar quien se le dictaminó un edema leve y cinco días de incapacidad. La Fiscalía consideró que esa agresión pudo producirse en medio de la exherbación pero que las lesiones no alcanzaron a tener la envergadura suficiente para causar daño. Por eso la Fiscalía archivó el proceso.



Hay dos elementos en los que los nombres de Silva y Acuña se relacionan. El primero es que el representante sucreño es quien adelanta la investigación contra el magistrado Lizcano, jefe de Silva, por supuesto tráfico de influencias en el proceso contra el esposo de la excongresista Lucero Cortés.

El segundo es que Acuña necesita en el Consejo Superior de la Judicatura los votos necesarios para que la tutela sobre las curules de los afrodescendientes salga favor de María del Socorro Bustamante y Moisés Orozco y estos puedan posesionarse. Los representantes de estas curules de negritudes hacen parte del organigrama de poder construido por el congresista sucreño.

Es decir que Acuña está impulsando la candidatura del auxiliar de uno los magistrados que está investigando, y que a la vez es un voto clave para sus intereses políticos.

En diálogo con Semana.com, Ramón Silva negó ser cuota política de congresista alguno e incluso dijo que ni conoce a Yahir Acuña ni jamás se ha reunido con él.

La decisión sobre quién será el próximo secretario de la Comisión de Inteligencia, la encargada de vigilar los gastos reservados del Estado, está en manos de los senadores Jimmy Chamorro (La U), Jaime Durán (P. Liberal), Carlos Galán (Cambio Radical), Paola Holguín (Centro Democrático) y los representantes Jaime Yepes (La U), Miguel Barreto (conservador), Pedro Orjuela (liberal) y Tatiana Cabello (Centro Democrático). El miércoles se conocerá si Acuña ganó su primera elección en este Congreso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.