Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2015 9:10:00 PM

Por presunta doble militancia, en aprietos la investidura de Yahir Acuña

Una demanda en contra del excongresista le pide al Consejo de Estado que le declare la muerte política.

El excongresista Yahir Acuña se perfila como el más fuerte candidato a hacerse con la Gobernación de Sucre en las próximas elecciones. Su irrupción en la política ha sido tan sorprendente, que en menos de una década ha conseguido poner en jaque a las familias políticas tradicionales que históricamente se han repartido el poder en el departamento.

La aspiración de Acuña, sin embargo, enfrenta un obstáculo difícil de resolver. Después de que el Consejo Nacional Electoral despojó de la personería jurídica a su partido político, ‘100 por Ciento Colombia’, Yahir está obligado a buscar aval en otro partido.

Hasta el momento, Acuña no encuentra quién avale su candidatura. De hecho, hace 15 días, los partidos de la Unidad Nacional (La U, Liberal y Cambio Radical), además del Partido Conservador y Opción Ciudadana, acordaron no respaldar su candidatura y decidieron buscar un candidato único que la enfrente.

En otras palabras, el que para muchos es el virtual gobernador de Sucre no tiene cómo postular su candidatura.

Pero este no es el único inconveniente que enfrenta el polémico excongresista sucreño. Esta semana el Consejo de Estado admitió una demanda en la que se le pide al alto tribunal declarar la pérdida de investidura de Acuña. Es decir, que le declare su muerte política. El argumento de la demanda es que Yahir, en las pasadas elecciones a Congreso (marzo de 2014), habría incurrido en doble militancia.

Y es que para la época de las elecciones, dice la demanda, Acuña se encontraba ejerciendo el cargo de congresista como representante a la Cámara por la circunscripción especial de comunidades negras y como miembro del movimiento político Afrovides. Sin embargo, Acuña se presentó en las urnas por la circunscripción territorial de Sucre por el movimiento ‘100 por Ciento Colombia’ y ganó las elecciones.
 
Según la demanda, el artículo 2 de la reforma política del 2011 estableció como norma constitucional la prohibición de la doble militancia, e indica que aquellos candidatos que ostentando cualquier investidura o cargo decidan presentarse para la próxima elección por un partido o movimiento distinto, deberán renunciar a la curul al menos 12 meses antes del primer día de inscripciones.

A la luz de esa norma, la demanda argumenta que en el momento de la inscripción Acuña no renunció a la curul en la Cámara de Representantes, como lo exigía la ley.

La demanda no deja de tener una carga política. Fue presentada por el apoderado de Eduardo Enríquez Pérez, quien en las pasadas elecciones fue candidato a la Cámara por Opción Ciudadana y fue derrotado por Yahir Acuña.

A simple vista, los hechos darían la razón a Pérez. Sin embargo, el asunto de la presunta doble militancia de Acuña en las pasadas elecciones había sido objeto de estudio por el Consejo Nacional Electoral, que en una controvertida decisión concluyó que “Afrovides y el movimiento ‘100 por Ciento Colombia’ eran el mismo movimiento político de origen y que simplemente se le cambió el nombre”.

El demandante cuestiona este argumento al señalar que en las elecciones a Congreso del año pasado el movimiento Afrovides presentó una lista de candidatos para la curul de minorías afrodescendientes, mientras que ‘100 por Ciento Colombia’ presentó otra en la circunscripción territorial de Sucre, la cual fue encabezada por Acuña y se alzó con el triunfo en las elecciones. Lo cual sería una evidencia de que estos dos movimientos no son el mismo partido, por lo que Acuña resultó elegido por un movimiento distinto al que en el momento de las elecciones pertenecía.

El asunto no deja de ser espinoso para el Consejo de Estado. Pues no sólo tendría que resolver la suerte política de uno de los políticos emergentes más poderosos de la costa caribe, sino que también podría cuestionar la decisión del Consejo Nacional Electoral que le dio vía libre a la participación de Acuña en las pasadas elecciones al Congreso.

Esta semana, en recientes declaraciones a emisoras en Sucre, Yahir Acuña ha insinuado una especie de guerra sucia en su contra y la atribuye a los “políticos tradicionales del departamento”. Por eso ha encomendado a Dios su candidatura y ha hecho suyo, a manera de eslogan de campaña, un pasaje bíblico de Romanos: “Si Dios está conmigo, quién contra mi”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.