Lunes, 23 de enero de 2017

| 2016/08/25 13:35

“Son los mejores acuerdos que se han realizado en los últimos diez años”

Yezid Arteta Dávila, exmiembro de las FARC, abogado y escritor colombiano radicado en España hace varios años, habló con Semana.com sobre los retos que enfrenta el país con lo pactado en el acuerdo final de paz.

Yezid Arteta Dávila

Yezid Arteta Dávila fue comandante del frente 29 de las FARC y estuvo vinculado a esta guerrilla por más de 12 años. Fue capturado en 1996. Pagó 10 años de prisión y allí escribió el libro Relatos de un convicto rebelde. Hoy es asilado político en España, desde donde se mantiene conectado con la realidad política de Colombia.

Semana.com: ¿Qué significado tiene para la historia de Colombia que se haya pactado un acuerdo de paz definitivo entre el Gobierno y las FARC?

Yezid Arteta: Es el hecho más importante de la historia reciente de Colombia, desde el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, porque es el cierre de un ciclo de violencia que se inició justamente con la muerte de este líder de izquierda.

Semana.com: ¿Usted perteneció a las Farc, cómo ha visto la evolución de esta agrupación en el camino hacia la paz?

Y.A.: Yo divido a las FARC en tres grandes momentos. El primero se dio entre las décadas de los 60’, 70’y parte de los 80’, cuando combatían poco pero realizaban acciones políticas importantes. El otro se vivió en la década de los 90, cuando se produjo el ataque a Casa Verde. En ese momento las FARC entraron en un proceso de militarización y dejaron la política en segundo plano. Y el último es cuando Alfonso Cano tomó la dirección. Ahí volvieron a la política como eje. Desde hace aproximadamente tres años las FARC están en un momento netamente político, en el que las armas ya no son relevantes.

Semana.com: ¿Entonces está de acuerdo con que las FARC tengan curules en el Congreso de la República?

Y.A.: Estoy de acuerdo con que el proyecto político que nazca de la disolución de las FARC pase por el embudo electoral porque eso es lo que le va a dar legitimidad. Aunque debemos recordar que en esta ocasión la participación en el Congreso va a ser de seguimiento a los acuerdos.

Semana.com: ¿Qué va a ser lo más difícil que van a enfrentar las FARC cuando abandonen la guerra?

Y.A.: Lograr limar asperezas con la opinión pública urbana. Las FARC entienden el mundo rural colombiano, pero tienen grandes dificultades para acercarse a la parte urbana, que toma la mayoría de las decisiones políticas del país. Pero sobre todo, donde perdió la guerra mediática. Otro reto tiene que ver con las oportunidades laborales. Las FARC son una organización de carácter campesino, muy diferente al M-19 y al EPL, que tenían un gran componente urbano, por eso es importante que el proceso de reintegración sea incluyente en este sentido y se haga seguimiento psicológico a los desmovilizados.

Semana.com: ¿Para usted qué fue lo más difícil que tuvo que enfrentar cuando se reintegró a la vida social?

Y.A.: La inseguridad jurídica. Y eso es algo a lo que el Gobierno tiene que hacer seguimiento. Se deben vaciar los archivos judiciales de las personas que van a ser amnistiadas para que no ocurra lo mismo que pasó recientemente con el caso de Carlos Velandia (ex guerrillero del ELN, que fue detenido recientemente por un proceso judicial y puesto en libertad).

Semana.com: ¿Tiene alguna objeción frente a los acuerdos?

Y.A.: Ninguna. Son los mejores acuerdos de paz que se han realizado en los últimos diez años, en todo el mundo. Ningún proceso ha logrado una arquitectura tan equilibrada, donde todas las partes están satisfechas desde el punto de vista de sus aspiraciones, porque se han utilizado todos los estándares internacionales en materia de justicia transicional. Colombia será un punto de partida en futuras negociaciones porque ha sido un proceso muy bien construido. Hay mucha expectativa a nivel internacional.

Semana.com: ¿Y por qué muchas personas no lo ven así?

Y.A.: La estrategia mediática del Gobierno ha sido muy académica, con un lenguaje para los sectores sociales que tienen mediana ilustración, y no para la mayoría de los colombianos, que tienen un lenguaje más abreviado, popular. Lo que debe hacer el Gobierno desde ahora hasta que se vote el plebiscito es adecuar la comunicación para el pueblo, que es lo que han hecho los defensores del No.

Semana.com: ¿Cómo ha sido seguir el proceso de paz desde tan lejos?

Y.A.: Es un sentimiento contradictorio porque me habría gustado estar más cerca del país, contribuyendo a las labores explicativas, pero la inestabilidad jurídica me dificultó el retorno. Sin embargo, también me siento satisfecho porque desde el exterior pudimos romper el relato que construyó el expresidente Álvaro Uribe en relación con lo que llamó "amenaza terrorista", porque me pude reunir con parlamentarios internacionales para hacer explicaciones equilibradas del tema.

Semana. com: ¿Qué cree que pasaría si gana el No en el plebiscito?

Y.A: El No no va a ganar. Estoy absolutamente convencido de que va a ganar el Sí. Y eso será una derrota política para Álvaro Uribe, una derrota que él mismo se ha buscado. Pero esa polaridad es necesaria, no obstante, el país no puede mantenerse en estado de crispación constante.

Semana.com: ¿Cuál es el mayor reto que debe enfrentar el Gobierno si gana el Sí?

Y.A.: Lo más difícil será la implementación de los acuerdos y los recursos que se requieren para implementarlos. Estamos hablando de un proceso de paz que, a diferencia de otros, incluye el territorio, y esto significa resolver problemas de las comunidades, que se traduce en dinero.

El otro tema que debe enfrentar el Gobierno está relacionado con el ELN, porque no podemos creer que con firmar un acuerdo con las FARC se resuelve el problema de la violencia en Colombia. El ELN es una guerrilla capaz de cometer acciones violentas, incluso, puede afectar el proceso de reintegración de las FARC.

El Gobierno tampoco debe olvidar a los mandos medios, que son los que se pueden reorganizar en caso de que no los satisfaga la reintegración.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.