Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/22/2011 12:00:00 AM

“Yo soy más verde de lo que la gente conoce”

El ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Frank Pearl, habla sobre el proyecto de construir un hotel de lujo en el Tayrona, de la matanza de tiburones en Malpelo y de los retos de su cartera frente a la locomotora minera.

SEMANA: Usted estrenó el Ministerio con una gran discusión por el hotel siete estrellas en el Tayrona. ¿Qué fue ese cruce de cables que tuvo con el presidente?

FRANK PEARL: No hubo cruce de cables. El presidente se reunió con unos inversionistas que le manifestaron su interés en hacer ecoturismo en el Parque Tayrona y le pareció una muy buena idea. Yo creo lo mismo y creo que hay que estudiarla. Lo que pasa es que ahora no hay ningún proyecto.

SEMANA: ¿Entonces qué es lo que hay?

F.P.: Un interés y una eventual propuesta. ¿Quién es esa cadena? unos ambientalistas que han recibido premios importantísimos, que tienen asesores de National Geographic y que hacen ecoturismo sin impactar el medio ambiente. Pero lo del Tayrona es una oportunidad para dar un debate nacional sobre cómo cuidar nuestros parques. El problema de recursos ahí es enorme. Hoy hay en promedio ocho personas para cuidar un parque natural. ¡Eso en la práctica es una persona por cada 25.000 hectáreas!

SEMANA: Pero con el Ministerio del Interior sí hubo un contrapunteo, ya que Germán Vargas salió a decir que allí no había indígenas.

F.P.: Ese pronunciamiento fue en derecho. A ellos les hacen una consulta de si hay o no hay resguardos indígenas. Y jurídicamente no los hay y por eso la respuesta fue así. Pero en la Sierra hay cuatro comunidades. Ellos pueden tener la tranquilidad de que respetamos sus ancestros y su cultura. Aunque legalmente no tendrían derecho a una consulta previa, la posición del presidente, del ministro Vargas y la mía es que vamos a escucharlos y tratar el proyecto, si se presenta, con ellos.

SEMANA: Pero tiene un muy mal sabor que los socios de ese proyecto sean algunos miembros de la familia Dávila, y algunos de los que lo están promoviendo que están siendo investigados por el escándalo de Agro Ingreso Seguro.

F.P.:Todo eso hay que mirarlo con mucho cuidado. Es muy pronto para decir algo porque, como le dije, por ahora no hay un proyecto.

SEMANA: Y cambiando de tema, ¿cómo se explica que unos barcos costarricenses puedan matar 2.000 tiburones e irse como si nada?

F.P.: La dimensión de lo que sucedió no se conoce. Las cifras son especulaciones. Pero así hubiera sido uno solo, es gravísimo. Es un concepto de dignidad. Es muy grave que entren unos buques de un país a territorio colombiano. No se pudieron detener porque la Armada estaba en otra posición y había un satélite dañado que no pudo detectarlos. El tema lo estamos manejando con la Cancillería para lograr sancionarlos, pero sancionarlos de verdad. La preocupación es también cómo cuidar nuestras costas. Ahora hay insuficiencia del Estado para eso.

SEMANA: Otro tema que les preocupa a los colombianos es que la locomotora minera arrase con los recursos naturales. ¿Cuál va a ser su posición como ministro?

F.P.: Colombia tiene una ventaja respecto a los países que crecieron con base en los recursos naturales hace 30 o 40 años: la tecnología ha cambiado mucho. Hoy es posible hacer minería sin utilizar agua y extraer oro sin utilizar mercurio. Eso debemos aprovecharlo para mirar si estamos frente a falsos dilemas entre la minería y el medio ambiente. Ahora, eso no se puede hacer en todos los casos y ahí el Ministerio va a ser el primero en decir que la prioridad es el medio ambiente.

SEMANA: ¿Y cuáles son esos casos en donde no se puede hacer minería?

F.P.: En principio en las zonas protegidas. La tarea número uno con todos los otros ministerios es rediseñar una política de desarrollo sostenible que sea transversal. La primera tarea es reordenar el territorio y tener herramientas comunes para tomar decisiones. Hay metodologías que se usan para saber qué ecosistemas tiene el país y, en paralelo, decir estos son los intereses de los agricultores, de los mineros, del transporte, etcétera. Pero es muy pronto para precisar exactamente cuáles son esas áreas. Sin embargo, reconocemos que hubo un exceso en la adjudicación de títulos mineros y lo vamos a revisar.

SEMANA: ¿Entonces en títulos tan polémicos como el del Parque Yaigojé-Apaporis, en el Amazonas, se va a negar la licencia ambiental?

F.P.:
Si contesto sobre casos particulares me van a recusar cuando tenga que tomar decisiones. Quiero tener las manos libres para poner límites o dar vía libre en ciertas condiciones.

SEMANA: ¿Es decir que tampoco nos puede contestar qué va a pasar con la Colosa, Santurbán, Marmato y tantos otros megaproyectos polémicos?

F.P.: Si yo me refiero a cualquier caso van a decir que prejuzgué. Todo se va a resolver por la vía institucional. Las empresas que no estén en capacidad de tener altos estándares ambientales no podrán hacer negocios en Colombia. Estas decisiones son a muy largo plazo. Una fuente de agua puede durar miles de años más que la explotación minera. Vamos a tener eso en cuenta, pero también vamos a tener en cuenta las necesidades de crecimiento.

SEMANA: ¿Y cuál es por ejemplo una necesidad del crecimiento?

F.P.:
Darles mensajes claros a los inversionistas. Reglas claras sobre lo que se puede y no se puede hacer.

SEMANA: Ya que hablamos de inversionistas. A usted lo nombraron ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, pero usted es un gran gerente y administrador y no un ecologista. ¿No será que el acento del gobierno va a estar más en el desarrollo que en lo sostenible?

F.P.: Entiendo las preocupaciones de quienes dicen que no tengo trayectoria ambiental. Pero si los problemas del país fueran técnicos, ya los habríamos resuelto. En la vida los problemas vienen empaquetados. Una enfermedad se convierte en un lío laboral y luego en uno económico. Uno necesita un médico para curarse pero no para salir de todo. Eso mismo pasa con los temas ambientales, tienen que ver con todas las fases del desarrollo.

SEMANA: Pero ante la magnitud del 'boom' minero y petrolero, el Ministerio sigue siendo muy débil. Se necesita presupuesto, personal, no tener un guardaparques por cada 25.000 hectáreas. Y para eso, plata hay muy poca.

F.P.:
Sí, es poca. Hoy tenemos un ministerio muy débil y es esencial fortalecerlo. Es normal que un ministerio que era parte de otro, que tenía menos dolientes, tenga una partida presupuestal menor porque probablemente no hubo quien peleara por eso. Pero las cosas tienen un orden: primero se diseña una estrategia y un plan, y la plata llega sea del presupuesto nacional o de la cooperación internacional. Yo prefiero esforzarme a hacer las cosas bien, luego llegarán los recursos.

SEMANA: Pero al Ministerio también lo desmantelaron. Por ejemplo, sacaron la Oficina de Licencias, que es el verdadero poder de esa entidad…

F.P.:
No. La Oficina sigue dependiendo del Ministerio. Y yo soy el responsable final de las decisiones que se tomen ahí. Hay licencias que el ministro puede evitar que se den. Tengo una especie de poder de veto. Ahora, el Ministerio tiene también otras prioridades. La reorganización del territorio, enfrentar el cambio climático y resolver temas candentes en minería e hidrocarburos. Hay un gran reto en la minería ilegal, que es un problema de seguridad nacional porque está financiando grupos armados. La minería tradicional, que es bien distinta, necesita profesionalizarse, subir sus estándares.

SEMANA: ¿Y entonces qué se necesita para liderar ese nuevo Ministerio?

F.P.: Primero, capacidad de gerencia para fortalecerlo y volverlo de clase mundial. Segundo, firmeza para tomar decisiones, porque hay muchos intereses poderosos rodeados de ambición y codicia. Tercero, capacidad de negociación, porque el medio ambiente es un tema ideologizado. Y cuarto, entender lo que quieren las comunidades. Creo que tengo esas habilidades. Los insumos técnicos son fundamentales, pero en sí mismos no son suficientes. Yo soy mucho más verde de lo que la gente conoce.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.