Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1990/04/30 00:00

YO NO FUI

Si no fueron ni Escobar, ni Perez, ni CastaÑo, entonces ¿quien mato a Jaramillo?

YO NO FUI

Desde el comienzo, el caso del asesinato de Bernardo Jaramillo Ossa fue su géneris. Por primera vez, las autoridades--basadas en informaciones de inteligencia reforzadas por una llamada a los medios de comunicación--se mostraban capaces de señalar, apenas unas horas despues del crimen, tanto la autoria intelectual como material de un magnicidio de tal naturaleza.

Sin embargo, tambien de una manera insolita, con la misma rapidez con que las autoridades señalaron a los culpables, empezaron a surgir serias dudas sobre la veracidad de estas informaciones. Primero vino la carta de Pablo Escobar en la cual negaba categoricamente ser el autor intelectual del crimen.

El hecho de que Escobar no negara tajantemente la posibilidad de que otras personas vinculadas al narcotrafico lo hubieran ejecutado, dejo en el ambiente la sensacion de que si no habia sido Escobar, bien podrian haber sido Henry Perez y Fidel Castaño los dos supuestos lugartenientes de Gonzalo Rodriguez Gacha a cuyo nombre se habia realizado la llamada a los medios de comunicación adjudicandose el asesinato.

Para sorpresa de los colombianos, sin embargo, el lunes siguiente Henry Perez salio en un noticiero de televisión rechazando tambien enfaticamente cualquier vinculación con el crimen. Desde el Magdalena medio Perez aseguró con tono firme y pausado no solo que el no hacia parte de ningun grupo paramilitar, sino, ademas, que dentro de los objetivos de las autodefensas que el dirige, "no estan los planes de asesinar a ningun lider politico de ninguna organización".

Asi las cosas, quedaba entonces la posibilidad de que Fidel Castaño--a quien el propio Diego Montaña Cuellar habia sindicado como autor del asesinato--fuera el culpable. Pero no paso mucho tiempo antes de que el otro hombre señalado como el cerebro detras del crimen contra Jaramillo Ossa saliera a negar cualquier vinculación con el hecho. En un inusitado comunicado dado a conocer el miercoles pasado, Fidel Castaño rompio tambien su silencio frente a la prensa para asegurar que "jamas he ordenado el asesinato de algun miembro de la UP".

Ante la triple negativa de quienes las autoridades habian señalado rapidamente como los asesinos de Jaramillo, volvio la confusión. Si no habian sido ni Pablo Escobar, ni Henry Perez, ni Fidel Castaño los autores del crimen, ¿entonces quien? Y ¿quien habia sido el autor de la anonima llamada?
Para tratar de resolver el enigma, era necesario volver a barajar las distintas posibilidades. Si bien ninguno de los tres puede ser digno de maxima credibilidad, dados sus antecedentes, sin lugar a dudas algunas versiones permitian mas veracidad que otras.
En lo concerniente a Pablo Escobar, el hecho incuestionable de que tal y como el lo afirma en su carta, Jaramillo fuera uno de los acerrimos opositores a la extradición y defensor del dialogo con el narcotrafico, volvia a dejarlo practicamente por fuera de la baraja.
En cuanto a Henry Perez y Fidel Castaño, las cosas no eran tan claras.
Si bien ambos negaron su participacion directa en el asesinato, los dos fueron enfaticos al señalar al comunismo, y con el a las FARC, como su maximo enemigo. Ademas, las autoridades tienen serias pruebas de que tanto el uno como el otro participaron en varias masacres dirigidas contra mas miembros de la UP o sus simpatizantes en regiones como Cordoba y Uraba. Pero, en el caso de Fidel Castaño no solo habia sido sindicado por la propia Unión Patriotica del crimen y de muchos otros de los cometidos contra sus dirigentes, sino que, ademas, en los mismos terminos de su comunicado daba lugar para la ambiguedad al afirmar que jamas habia ordenado el asesinato de algun miembro de la UP, pero que si en algun caso se llegara a comprobar su verdadera actividad participativa dentro de la guerrilla, se procedería a efectuar su ajusticiamiento".

Aun asi, la debilidad de la hipotesis de Perez y Castaño radica principalmente en el hecho de que si ambos consideran a las FARC como su principal enemigo, no tendria mucho sentido que asesinaran a Bernardo Jaramillo precisamente en el momento en que estaba a punto de romper definitivamente con el Partido Comunista, entre otras cosas, para condenar la lucha armada que el PC no condena.

En medio de este confuso panorama, una cuarta hipotesis comenzó a cobrar fuerza: la posibilidad de que --precisamente ante la inminencia de la ruptura de Jaramillo con el PC y por consiguiente la de un claro enfrentamiento con las FARC--hubieran sido este movimiento guerrillero o algunos de sus miembros los interesados en sacar del camino a Jaramillo Ossa.

Precisamente para aclarar esta incognita, por lo menos en lo que a responsabilidades reconocidas concierne, el padre de Bernardo Jaramillo le solicito la semana pasada al Secretario Mayor de las FARC un pronunciamiento al respecto. Aunque al cierre de esta edicion el grupo guerrillero permanecia en silencio, es presumible que tambien ellos nieguen rotundamente su participación en el crimen, con lo cual--una vez mas- un magnicidio de la naturaleza del de Bernardo Jaramillo vuelve a quedar en completa oscuridad a la espera de que una "investigación exhaustiva" de algunas luces que confirmen o desmientan las responsabilidades que apresuradamente, las autoridades hicieron recaer sobre el cartel de Medellín o sus aliados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.