Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2010/03/01 00:00

Cacería a 'El Paisa', el hombre más temido de las Farc

El comandante de la columna móvil 'Teófilo Forero' ha recibido dos golpes contundentes de la fuerza pública: la muerte de su novia y de uno de sus hombres de confianza. Se cree que después de esto, quedó herido.

Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, jefe de la columna móvil ‘Teófilo Forero’ de las Farc.

Su nombre es casi un mito en las Farc. Nadie como ‘El Paisa’ genera tanto temor en zonas como Huila, Meta y Caquetá. Su historia en el grupo guerrillero cuenta con más de 400 acciones entre masacres, secuestros y atentados terroristas: la bomba contra el Club El Nogal a comienzos del 2003; el secuestro y asesinato de Liliana Gaviria, hermanada del ex presidente César Gaviria, en 2006; o el asesinato el pasado diciembre del gobernador del Caquetá, Luis Francisco Cuéllar.

Hay razones suficientes para que la fuerza pública busque como a nadie a Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, jefe de la columna móvil ‘Teófilo Forero Castro’, quien incluso podría ser comandante militar de las Farc, lugar que se pelearía con ‘Grannobles’ o ‘Romaña’ si llega a faltar Jorge Briceño, alias ‘Mono Jojoy’. Por ‘El Paisa’ las autoridades ofrecen hasta 1.700 millones de pesos de recompensa, y si de aquí a agosto la fuerza pública logra ubicarlo, el gobierno del presidente Álvaro Uribe podría cerrar con broche de oro su tan sonado Salto Estratégico.

De hecho, los militares le han dado dos golpes contundentes en los últimos cuatro meses en la zona selvática de Puerto Rico, Caquetá: la muerte de su novia, Marly Yurley Capera Quesada, jefe de la primera compañía de la ‘Teófilo’ y la muerte de Hermes Triana, alias ‘James Patamala’, hombre de confianza de ‘El Paisa’. Tras el bombardeo donde murió Capera, se cree que el legendario guerrillero quedó herido.

Informes de inteligencia indican que el área de operaciones de este guerrillero está en el sector de Guayabal, Guacamayas, en San Vicente del Caguán y Puerto Rico. También Algeciras, en el Huila, donde se desarrollan fuertes operaciones.

Todo indica que los golpes contra esta columna móvil han obligado a hacer cambios en el mando y ahora está al frente Franklin González Ramírez, alias ‘El Corcho’, delegado por el mismo ‘Paisa’ hace más de un año.

Sobre las operaciones contra esta organización, el coronel Flavio Heriberto Mesa Castro, comandante de la Policía del Huila, dijo que se ha reforzado la estrategia operacional contra teniendo en cuenta que los golpes no solo han tocado las dos figuras más emblemáticas de la ‘Teófilo Forero’, sino que atacaron los lazos personales y de amistad de ‘El Paisa’.

Entre las acciones, se fortalecieron planes de inteligencia contra las milicias, especialmente en Neiva, Algeciras y Florencia; y contra la extorsión, principal fuente de financiación de la ‘Teófilo’.

“Nuestras labores de inteligencia las hemos reforzado para conocer quienes serán los nuevos jefes de esta guerrilla, nos estamos preparando para seguir avanzando en la lucha frontal contra el terrorismo”, dijo Mesa, al resaltar que el año pasado en el Huila lograron reducir en un 36% atentados terroristas.

Por su parte, fuentes de inteligencia de la Novena Brigada del Ejército puntualizaron que, a través del Comando Operativo Número Cinco (creado exclusivamente para combatir esta beligerante columna de la guerrilla), pese al difícil acceso para las tropas en zonas selváticas de Huila y Caquetá han destruido escondites, centros de entrenamiento y campamentos subterráneos “utilizados por la guerrilla no sólo de resguardo, sino para planear secuestros y atentados”.

La persecución

Últimas versiones de desmovilizados que han apoyado la labor de inteligencia y operaciones de las autoridades en esta zona del sur país aseguran que dentro de la estructura se respira un ambiente muy regular. “Hacia el año 2004 y 2005, la ‘Teófilo’ contaba en sus filas aproximadamente 650 terroristas, hoy en día tienen algo menos de 100. Pasan muchas dificultades de tipo logístico para renovar a las personas que van perdiendo, ya sea en enfrentamientos con la Fuerza Pública, porque se fugan de la organización o se entregan”, dijo un investigador de la Policía, quien lleva 16 años siguiéndole el rastro a esta columna y a ‘El Paisa’.

“Ahora están trabajando en células muy pequeñas, de menos de 10 hombres. Tenemos información confiable que tienen serios problemas de comunicaciones y coordinación de acciones. Esto gracias a las continuas operaciones que se adelantan tanto en zonas urbanas como áreas de concentración rural”, agrega el coronel Mesa.

El seguimiento al prontuario delincuencial de ‘El Paisa’ también permitió que las autoridades implementaran un esquema especial de protección a líderes políticos, servidores públicos de alto nivel, concejales y la misma Fuerza Pública, que hacen parte de los objetivos de Velásquez Saldarriaga.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.