Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/05/06 00:00

Detenido coronel por falsos positivos

José Gabriel Castrillón, coronel activo del Ejército fue detenido por el CTI en Bogotá por su presunta participación en el asesinato de cuatro jóvenes en Chocó. Doce militares más estarían implicados.

El 9 de marzo de 2009 cientos de familiares de víctimas de posibles vícitimas de falsos positivos se reunieron en la Plaza de Bolívar de Bogotá para pedir justicia. Foto: Paola Castaño- SEMANA

Un fiscal de la Unidad de Derechos Humanos ordenó la detención del coronel del ejército José Gabriel Castrillón García a quien se le acusa de participar en el crimen de cuatro jóvenes que fueron ilegalmente presentados como guerrilleros muertos en combate.
 
Los agentes del CTI de la Fiscalía localizaron al coronel en la Escuela de Cadetes José María Córdoba, en el noroccidente de Bogotá. Castrillón será llevado ante la fiscalía para que rinda  indagatoria.

El subdirector del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía, Fernando Márquez,  informó que el alto oficial capturado figura en un grupo de militares también con órdenes de detención. Según informes, se trataría de al menos 12 implicados.

Los hechos por los que se señala a este coronel se remontan al 12 de febrero de 2004. Ese día en Ungía, Chocó, un grupo de militares adscrito a la brigada XVI dio cuenta de un duro golpe al frente 57 de las FARC. El balance de la acción militar fue de cuatro subversivos abatidos a quienes se les incautaron tres fusiles AK47, un mortero, un radio de comunicación y abundante munición.

Sin embargo, luego de las felicitaciones y los reconocimientos oficiales por el resultado de la operación vinieron las denuncias y más adelante la investigación penal.
 
Realmente se trataba de un nuevo caso de 'falso positivo' que le costó la vida a cinco jóvenes cuyo gran ‘error’ fue ser desempleados. Según lo que ha podido establecer la Fiscalía los cadáveres de los falsos subversivos correspondían realmente a un grupo de muchachos oriundos de Sincelejo de donde salieron luego de que alguien les ofreció una oportunidad de trabajo en una finca bananera de San Pedro de Urabá.
 
Los jóvenes asesinados y presentados como muertos en combate son Luis Armando Campo Mercado, Alberto Mario Arias Majarres, José Uiices Pérez Perez y Edwin Enrique Arias Chávez. Todos salieron de Sincelejo con la esperanza de ganar un jugoso sueldo.

Cuando ocurrió el hecho, el coronel Castrillón se desempeñaba como comandante del Batallón Carepa. Su captura es la primera de una decena de ordenes de detención libradas contra otros militares, de menor rango, a los que les cabe responsabilidad en este caso según la unidad de derechos humanos de la fiscalía.
 
Márquez dijo que un fiscal de la Unidad de Derechos Humanos ordenó la captura de Castrillón por los delitos de desaparición forzada y homicidio agravado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.