Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2009/01/06 00:00

‘Jorge 40’ y ‘Tolemaida’ acusados por asesinato de sindicalistas de la Drummond

Entretanto, un tribunal de Estados Unidos sancionó recientemente la inocencia de la multinacional minera en el asesinato de sindicalistas en 2001.

‘Jorge 40’ y ‘Tolemaida’ acusados por asesinato de sindicalistas de la Drummond

Un capítulo que aún no acaba de escribirse. La Fiscalía General acusó este martes al ex jefe paramilitar ‘Jorge 40’ y a uno de sus colegas alias ‘Tolemaida’ por su presunta responsabilidad en el asesinato de dos sindicalistas de la compañía Drummond, en el 2001.

La determinación la hizo un fiscal de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario con base en declaraciones, testimonios y pruebas documentales que relacionan a Rodrigo Tovar Pupo -‘Jorge 40’- y a Óscar José Ospino Pacheco –‘Tolemaida’ como los supuestos coautores del delito de homicidio agravado.

El doble crimen ocurrió el 12 de marzo de 2001 en Cesar, departamento de la Costa Caribe, donde el ‘Bloque Norte’ de las AUC dominaba. Su jefe entonces era ‘Jorge 40’.

Ese día, un bus que recorría la zona rural del municipio de Bosconia (Cesar) fue interceptado por hombres armados, a la altura de la vereda Casa de Zinc. Estos buscaban a Valmore Locarno Rodríguez y Víctor Hugo Orcasita Amaya, presidente y vicepresidente de Sintramienergética, respectivamente. Tras identificarlos, asesinaron en ese sitio a Locarno, y a Orcasita se lo llevaron en una camioneta. Horas después su cadáver fue hallado en un paraje de la zona.

Según las investigaciones, alias ‘Tolemaida’ era el jefe del grupo de autodefensa que actuaba en esa región del Cesar, que hacía parte del ‘Bloque Norte’. Un fiscal reiteró la orden de captura en su contra, mientras ‘Jorge 40’ continúa su proceso judicial en Estados Unidos.

Fin del proceso, en contraste

El presidente de la compañía Drummond, Augusto Jiménez, recibió la mejor de las noticias el pasado 30 de diciembre: la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos en Atlanta ratificó que él y la compañía eran inocentes de unas acusaciones por asesinato de sindicalistas en 2001.

En un comunicado, la compañía señaló que “por más de seis años la compañía y su presidente, Augusto Jiménez, tuvieron que enfrentar falsas y calumniosas acusaciones de parte de los demandantes, de sus abogados y de algunos de los testigos que presentaron”. Drummond se había abstenido de llegar a un arreglo previo con los demandantes y decidieron ir hasta las últimas instancias judiciales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.