Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/03/15 00:00

Juez español ordena detener a 12 miembros de ETA y Farc

La orden fue emitida por Eloy Velasco, el mismo juez que la semana pasada sostuvo que estos grupos insurgentes conspiraron para cometer atentados en Madrid y se entrenaron en Venezuela con la aceptación del Gobierno de ese país.

Juez español ordena detener a 12 miembros de ETA y Farc

A pesar de la tormenta diplomática que generó su investigación, el juez español Eloy Velasco siguió adelante y cursó una orden internacional de detención contra 12 miembros de la organización vasca ETA y la guerrilla de las Farc acusados de colaboración para cometer atentados, informó el lunes la Audiencia Nacional española.

Todos los buscados aparecen señalados por el magistrado Velasco en el auto en que hace tres semanas acusó al gobierno venezolano de Hugo Chávez de amparar una alianza estratégica entre ETA y las Farc, lo que provocó un encontronazo diplomático entre España y Venezuela.

La orden de búsqueda y captura de Velasco se cursó a Interpol la semana pasada y es una formalidad del proceso judicial, según explicó la Audiencia Nacional. El juez considera que varios de los 12 acusados, seis etarras y seis activistas de las Farc, podrían esconderse en Cuba o Venezuela.

Si finalmente son localizados y detenidos, el juez debería solicitar al gobierno español que iniciara los trámites para su extradición.

Según el escrito de Velasco, miembros de ETA y de las Farc conspiraron para cometer atentados en Madrid contra el presidente colombiano, Álvaro Uribe, y su antecesor en el cargo Andrés Pastrana y compartieron entrenamiento en la selva venezolana con la connivencia del gobierno de Hugo Chávez.

Concretamente, el juez señaló al presunto etarra Arturo Cubillas Fontán como la persona clave en la cooperación ETA-Farc. Cubillas Fontán reside en Venezuela y ha ocupado distintos puestos de responsabilidad en la administración de Chávez, según el magistrado.

Después de un intenso cruce de declaraciones a uno y otro lado del Atlántico, Caracas negó las acusaciones de Velasco, que enmarcó en una campaña internacional para desprestigiar a Venezuela. Madrid, por su parte, se mostró confiada en contar con la colaboración de Chávez para el esclarecimiento de los hechos.

El caso de la supuesta cooperación entre ETA y las Farc en España comenzó a finales de noviembre de 2008, cuando la Fiscalía presentó una querella en la Audiencia Nacional española.

La acusación se basó, en gran parte, en los correos electrónicos incautados en la computadora del jefe guerrillero ‘Raúl Reyes’, muerto el primero de marzo del 2008, pero también en documentos confiscados a activistas etarras detenidos en Francia y España.

Además de Cubillas Fontán, Velasco pidió a Interpol la detención de los presuntos activistas de ETA José Ignacio Echarte Urbieta, José Ángel Urtiaga Martínez y José Miguel Arrugaeta San Emeterio -los tres radicados en Cuba desde los años 80, según el magistrado-, Ignacio Domínguez Achalandabaso -de paradero desconocido- y José María Zaldúa Corta -actualmente en México-.

En cuanto a los guerrilleros de las Farc, casi todos de paradero desconocido, solicitó la búsqueda y captura de Emiro del Carmen Ropero Suárez, alias ‘Rubén Zamora’, jefe del Frente 33; Rodrigo Granda Escobar; Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’, miembro del secretariado; Ómar Arturo Zabala Padilla, alias ‘Lucas Gualdrón’; Víctor Ramón Vargas Salazar, ‘Chato’; y Édgar Gustavo Navarro Morales, ‘Mocho’.

En total, Velasco procesó en su auto a 13 personas por diversos delitos de integración terrorista y conspiración para cometer atentados. La última de ellas, la española Remedios García Albert, está acusada de ser el enlace de las Farc en España.

AP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.