Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/9/2010 12:00:00 AM

La fuga de 'Kéner': muchas preguntas sin respuestas

Una cadena de errores provocó que este peligroso delincuente, que militó en las filas del paramilitarismo y de las bandas criminales en el noroccidente del país, lograra evadir la justicia.

¿Por qué una persona como ‘Kéner’, considerada de alta peligrosidad, gozaba del beneficio de la detención domiciliaria?
Según el dictamen de Medicina Legal, Daniel Alejandro Serna, alias 'Kéner', padecía de varias enfermedades: hipertensión arterial altísima, nefropatía aguda, enfermedad diarreica persistente y depresión, entre otros padecimientos. Por eso necesitaba una dieta especial que no le podían ofrecer en la cárcel y por eso era urgente, según el organismo, que el paciente recibiera atención médica especializada o permanecer en su casa.

En consecuencia, el pasado 4 de febrero la fiscal 29 delegada ante jueces penales de Medellín, Alicia Domínguez, le concedió la detención domiciliaria. Primero estuvo en una clínica de Palmira, pero por alguna razón poco clara fue trasladado a su casa en Medellín. Esta decisión fue apoyada tanto por los superiores de la fiscal, como por la Procuraduría y la Personería.

¿En qué falló la vigilancia de ‘Kéner’?
Según el viceministro de Justicia, Miguel Ceballos, así como otros 3.893 presos que también gozan del beneficio de la detención domiciliara, Daniel Alejandro Serna llevaba un brazalete de seguridad. Estas manillas, que se pueden usar en el tobillo o en la muñeca, tienen un sistema GPS que, de ser manipulado, emite una señal de alarma a las autoridades.

Aunque desde hacía tres semanas se había prendido esa alarma, ni el Inpec, ni la Fiscalía, ni otra autoridad hicieron algo para evitar la fuga de ‘Kéner’. Según Carlos Barragán, director encargado del Inpec, su organismo no tenía la responsabilidad de designar guardias de seguridad en la casa de alias ‘Kéner’ y advirtió que el Inpec había advertido sobre un posible plan de fuga del criminal. También criticó el brazalete electrónico para Serna: “este tipo de mecanismos no está concebido para personas de alta peligrosidad”.

A las 9:30 de la noche del pasado domingo, la Policía hizo una inspección en su casa de Medellín para verificar que estuviera allí. En efecto, lo encontró. Pero según dijo su esposa, a las 10 de la noche una camioneta Mazda con tres supuestos miembros del Inpec llegó hasta el domicilio y se lo llevó. Cuando a la medianoche las autoridades fueron a buscarlo, ya no lo encontraron. El ministro Ceballos aseguró que esa camioneta, ni los supuestos guardias pertenecían al Inpec.

En declaraciones a Caracol Radio, Ceballos dijo: “la ley prevé que el brazalete sea para personas con penas inferiores a 8 años, por eso Serna no ha debido ser beneficiario de la detención domiciliaria”.

Si el Inpec, la Fiscalía y la Policía no responden por la fuga de ‘Kéner’, entonces ¿quién responde?
Esta no es la primera vez que un reo de alta peligrosidad se le escapa en las narices a las autoridades. En los últimos tres meses, tres hombres de la talla de ‘Kéner’ han huido. Primero fue Gustavo Aníbal Giraldo Quinchía, alias ‘Pablito’, considerado el principal jefe militar y el encargado del negocio del narcotráfico del Eln, quien en el pasado octubre se voló de una cárcel de Arauca cuando era trasladado. Y el pasado jueves, los paramilitares Dúmar de Jesús Guerrero Castillo, alias ‘Carecuchillo’, y Rahumir Rodríguez Trujillo, alias ‘Tribilín’, se fugaron de la cárcel La Picota, en Bogotá. El hecho provocó la separación del cargo de la directora del Inpec, Teresa Moya.

En todos los casos, unos y otros se tiran la pelota. En el de ‘Kéner’, la directora seccional de Fiscalías, Martha Penagos, dice que ella autorizó la detención domiciliaria con base en el dictamen de Medicina Legal, amparado en el Código Penal Colombiano y apoyado por la Procuraduría y la Personería.

En esa línea el fiscal encargado, Guillermo Mendoza, responsabilizó al Inpec de lo sucedido. “Si se escapan los detenidos no es un problema de la Fiscalía, sino específicamente del Inpec”, le dijo Medoza a Caracol Radio, aduciendo que ellos no tienen por qué prestar la vigilancia a los reos.

Pero el Inpec dice que tampoco se hace responsable: el actual director Carlos Barragán aseguró que el organismo no tenía la responsabilidad de designar guardias de seguridad en la casa de ‘Kéner’ y recordó que fueron ellos mismos los que advirtieron que el Inpec había alertado sobre un posible plan de fuga del jefe de sicarios de ‘Los Paisas’.

En esta pelea, hasta la Presidencia de la República le echó la culpa, indirectamente, a la Corte Suprema de Justicia, quien aún no ha escogido el Fiscal General de la Nación. “Yo reconozco todas las calidades profesionales, morales, del doctor Guillermo Mendoza Diago, fiscal encargado. Pero es que la interinidad afecta la eficiencia de la institución, por bueno que sea el fiscal”, dijo anoche el presidente Álvaro Uribe.

En últimas, todos tienen responsabilidad en la fuga. La falta de control de las instituciones judiciales para evitar la corrupción provoca que criminales como ‘Kéner’, ‘Tribilín’, ‘Carecuchillo’ o ‘Pablito’ vean allí una oportunidad para evadir la justicia. La fuga de estas cuatro personas le ha salido cara a las autoridades y es una clara advertencia de que, como ellos, pueden escapar muchos más.
 
¿Quién es Daniel Alejandro Serna, alias ‘Kéner’?
Desde hace seis años las autoridades comenzaron a buscar a este hombre por sus nexos con las autodefensas de Diego Fernando Murillo, alias ‘Don Berna’, en Antioquia. Comenzó siendo un gatillero en las calles de Medellín, luego fue jefe militar del Bloque Héroes del Chocó, de las Auc, y terminó siendo el heredero de ‘Don Berna’ tras su extradición en mayo de 2008.

Hace cinco años logró colarse en el proceso de paz con las AUC y el 23 de agosto de 2005 se desmovilizó en el centro vacacional Kurúngano, en la vía Condoto-Itsmina. En ese momento, su nombre era Francisco Javier López y su cédula, 1.037.471. En 2007, la Registraduría encontró que el documento era falso, así como otros tres que portaba y con el cual logró evadir a las autoridades durante un largo tiempo.

Nada se volvió a saber de él hasta abril de 2008, cuando Daniel Rendón Herrera, alias ‘Don Mario’, dijo que tenía retenidos a 25 hombres que trabajaban con ‘Kéner’, para entonces su enemigo. En esa declaración, el paramilitar cuenta que en un combate en el Urabá antioqueño murieron dos oficiales de la policía y dos desmovilizados que viajaban en un carro. Al tiempo, la Dijín interceptó comunicaciones en las que ‘Kéner’ decía que tenía planeado viajar en ese vehículo, pero que no lo hizo por recomendación de una bruja, según registró el diario El Colombiano, de Medellín.

Tiempo después, Daniel Alejandro Serna se dedicó a ser jefe militar de la llamada Oficina de Envigado en la que se dedicó a traficar armas, a cobrar ‘impuestos’ en casas de citas, a los dueños de los buses, a los dueños de los taxis y a comerciantes.

Finalmente, el 18 de julio de 2008, la Dijín lo capturó en Copacabana, Antioquia. Según el diario antioqueño, ‘Kéner’ en ese momento ya no se llamaba Francisco, sino Daniel Alejandro Serna y su cédula era 70.326.800. Ante los medios, fue presentado como el jefe de la Oficina de Envigado y líder militar de Los Paisas.

Pero la confusión con el nombre de ‘Kéner’ continuó. El 20 de enero de 2009, en la página del Ministerio de Defensa, apareció la captura de este paramilitar como uno de los golpes más sobresalientes de la Policía. Pero su nombre de pila en esta ocasión era Eliécer Ruiz Velásquez.

“Para la Policía en Bogotá, ‘Kéner’ siempre fue Daniel Alejandro Serna y no otro. Con esta identidad fue judicializado por concierto para delinquir agravado, homicidio agravado y falsedad de documentos”, según El Colombiano.

Cuando se fugó, estaba en su casa gracias al fallo de una tutela que reconoció su derecho a la salud.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.