Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/05/21 00:00

Mayo negro en Cauca

Los hechos de la última semana muestran un departamento con una difícil situación de violencia, cultivos de coca y presencia de Farc y Aguilas Negras. Para rematar los defensores del pueblo se declararon en huelga.

Los indígenas y las personas negras son las que más sufren con el conflicto en Cauca. Foto: Foto: Juan Carlos Sierra

El departamento del Cauca ha sido noticia esta semana por lamentables episodios de violencia.
 
Este martes fue activado un petardo contra la estación de policía del municipio de Guapi, dejando cuantiosos daños materiales en el cuartel y dos locales comerciales contiguos.
 
"Afortunadamente no se han recibido reportes de víctimas entre la población civil", dijo a la televisión local el secretario de Gobierno del Cauca, Álvaro Grijalba. El funcionario dijo que "es muy difícil atribuirle el ataque a determinado grupo al margen de la ley".

 

También este martes había alerta de las autoridades en Toribío pues el sexto frente de las Farc, se dijo, quería rescatar a dos personas capturadas y que supuestamente pertenecían a ese grupo guerrillero.

En otro sitio del departamento, en Argelia, al sur del Cauca el frente 60 de las Farc tiene enfrentamientos con la brigada 29 y la Policía  desde el fin de semana pasado.

En otro hecho violento, Robert de Jesús Guacheta, integrante del Comité Regional Indígena -Cric, fue encontrado muerto a golpes en la madrugada del 18 de mayo, cuando recién había salido de la casa de su familia en el municipio de Morales.

Guacheta había recibido amenazas por parte de grupos armados que tienen presencia en el departamento después de haber hecho duras críticas a grupos ilegales que quieren sembrar cultivos de coca en la región y de haberse opuesto a la entrega de territorios para la explotación de minas de oro.
 
Según el Observatorio de Derechos Humanos de la Vicepresidencia de la República, en los primeros tres meses de este año fueron asesinadas 150 personas en el departamento y se presentó una masacre que dejó seis víctimas. El año pasado no se habían registrado masacres.

Las razones que explican la vulnerabilidad de este departamento a la violencia son varias, según un estudio reciente hecho por la Corporación Nuevo Arco Iris (vea aquí la investigación) . Según este centro de investigación en temas de conflicto,  la zona de la bota caucana, que comunica al Cauca con Putumayo y Caquetá es la que tiene más actores armados ilegales. A su vez la mayor cantidad de cultivos de coca están en la cordillera central, especialmente en los municipios de Argelia, Balboa, El Tambo, Mercaderes, Bolívar y Patía.

En la zona  tienen presencia las Farc con sus frentes 29, 30 y 60 y tambiepn hacen presencia grupos emergentes de paramilitares que se hacen llamar Águilas Negras.

Para enfrentar  aestos grupos, el Ejército tiene deslpegado un gran pie de fuerza en el departamento, con sus brigadas 2 y 29 y la unidades de Infantería de Marina 10 y 70.  "Tenemos un departamento totalmente militarizado donde no hay espacio para población civil", dice Víctor Meléndez, defensor del Pueblo Regional Cauca,

El interés de los grupos ilegales por este departamento se explica en gran parte por que se trata de territorios ricos en recursos naturales y muy bien ubicados, con acceso a la amazonía, la costa Pacífica, el valle del Cauca y Ecuador. El paso por allí es obligado para el tráfico de cocaína y armas.

Y, como si fuera poco, este jueves los funcionarios de la Defensoría del Pueblo hicieron un paro protestando por, según ellos, están hacinados y algunas reparaciones locativas que están haciendo no lso dejan trabajar.
 
En una carta que le enviaron al defensor del Pueblo, Vólmar Pérez, pidieron que se adopten "las medidas necesarias para la reparación o cambio inmediato de la sede" y que cesarían sus actividades "hasta tanto no se nos garantice un espacio adecuado para realizar nuestras labores en condiciones dignas y justas".
 
Sobre este paro, Meléndez explica que fue un cambio en una decisión que se había tomado en acuerdo con los funcionarios sobre permanecer allí un poco incómodos para poder agilizar la compra de una sede. Y dijo que, para solucionar la coyuntura, deberán alquilar una oficina, que implicará más gastos y que tardará la compra de las nuevas oficinas, pero que ya se están consiguiendo los dineros para el traslado que piden los funcionarios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.