Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/06/13 00:00

“Nunca he salido del país”

La foto y el nombre de Alexander Devia, sobrino de Raúl Reyes, le ha dado la vuelta al mundo señalado como jefe de las Farc en Canadá. Pero hace diez años es funcionario del Estado y nunca ha salido del país. ¿Alguien le hizo un montaje?

John Alexander Devia nunca ha salido del país y no tiene antecedentes judiciales.

Desde hace dos semanas Javier Alexander Devia Álvarez ha salido cuatro veces en las noticias RCN.  En cuatro emisiones diferentes su nombre completo y fotografía han salido, junto a la de su tía, y en ocasiones a las de sus primos, como uno de los “terroristas” y “nuevos cancilleres” de las Farc en Canadá. (Vea aquí dos ejemplos de las noticias que salieron: oficina de Farc en Canadá  y  hallan familiares de Reyes en Canadá).
 
Alexander es sobrino de Luis Edgar Devia “Raúl Reyes”, y aunque toda la vida había tenido que convivir con el karma de que su tío fuera un jefe guerrillero, su situación empeoró desde que la familia empezó a reclamar el cadáver de su tío.

Devia Álvarez nació en Caquetá hace 35 años y recuerda que conoció a su tío en una ocasión hace más de dos décadas, cuando los visitó en medio de mucho sigilo en su casa. A finales de los 80 su familia tuvo que desplazarse de esa región porque había un plan para matarlos. Intentaron salir del país, pero no pudieron y por eso tomaron una decisión: llevar una vida común pero con muy bajo perfil para que sus vida no corrieran peligro.

Desde hace 10 años Alexander trabaja en una entidad del Estado (según pudo corroborar Semana), estudia comercio exterior, tiene una familia, y aunque tiene pasaporte, jamás ha salido del país, ni menos ha ido Canadá, información que Semana también pudo confirmar con las autoridades. Asegura que nunca visitó a su tío en campamentos ni en el Caguán y que ha estado más bien alejado de la familia. Esta revista también confirmó que no tiene antecedentes delictivos.
 
Por eso sólo tiene una explicación para que su nombre aparezca relacionado con la oficina de las Farc en Canadá: la insistencia de su familia en recuperar el cuerpo de Raúl Reyes. “Pensamos que con la muerte de mi tío se acabarían los problemas para nosotros, pero han empeorado” dice.

Cuando murió Reyes la familia le dio un poder al padre Dario Echeverri para reclamar el cadáver y hacer un funeral en la intimidad. “Él es nuestro familiar y tenemos derecho a hacerle un duelo y a indagar en qué circunstancias murió” dice Alexander.

Pero ya la primera esposa de Reyes se había adelantado en solicitar el cuerpo. El resto de la familia retiró la solicitud y la apoyaron a ella. Pero empezaron las trabas. Primero le dijeron que llevaba mucho tiempo separada de Reyes, y luego, un grupo de uniformadas la habría encerrado y hecho desistir de recuperar el cuerpo. “¿Usted no sabe a quién está reclamando? Deje las cosas así si no quiere problemas” les contó ella a los familiares.

Así se quedaron las cosas hasta marzo cuando la familia sacó un comunicado desmintiendo a la Policía y la Fiscalía, que aseguraban que el cuerpo había sido entregado. Las autoridades tuvieron que reconocer que seguía en su poder.

No obstante, Mariela Devia, una hermana de Reyes, y tía de Alexander, que vive asilada en Canadá desde 2002, inició desde Venezuela, con apoyo de ONG trámites para insistir en recuperar el cuerpo. Sobre este tema según Alexander, han tenido comunicación por correo electrónico en varias ocasiones. Justamente Mariela, y sus tres hijos, también aparecieron en la nota de RCN acusados de ser la red de las Farc en Vancouver, Toronto y Québec. No obstante, en emisiones posteriores los tres hijos de Mariela desaparecieron de los informes. “Eso debió ser porque se dieron cuenta que ellos son ciudadanos canadienses” explica Alexander, quien no tiene duda de que el cadáver de su tío es la causa de este señalamiento. “El gobierno le teme a un estudio forense sobre las causas de la muerte, y quiere el cuerpo de mi tío como un trofeo de guerra” dice Alexander.

Pero por ahora lo urgente para él es demostrar que nunca ha estado en Canadá, que no tiene vínculos con las Farc, y que ha llevado una vida normal, como ciudadano de bien.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.