Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2008 12:00:00 AM

¿Quiénes secuestran en Colombia?

Contrario a lo que muchos creen, las Farc dejaron de ser los mayores secuestradores del país, aunque siguen usando a sus cautivos para el chantaje político. La delincuencia común tomó la delantera en este atroz delito.

Por años el horrendo flagelo del secuestro se asoció con las Farc y el ELN. Sin embargo, las cifras más reciente muestran que hoy los principales responsables de este delito son bandas de delincuentes.

Entre 1998 y 2002, los secuestros en Colombia tuvieron su pico más alto (en promedio cada año cerca de 3.000 personas eran secuestradas). Durante ese cuatrenio las guerrillas mostraron un poderío militar sin precedentes. El ELN se fortalecía en Arauca, Santander y el Sur de Bolívar, mientras las Farc, en pleno proceso de diálogo con el gobierno Pastrana, acumulaba fuerzas en la zona de distensión y arreciaba la guerra y "las retenciones" fuera de ella.

En el año 2000, 3.572 personas fueron secuestradas según cifras de Fondelibertad y País Libre. De ellas, cerca de dos tercios estaban en poder del ELN y las Farc. Los más de mil restantes no se sabía con certeza en manos de quien estaban  y otros tanto se lo repartían las autodefensas y la delincuencia común.

El secuestro se había convertido en un recurso tan cotidiano de la guerra que fue precisamente este delito el que agotó la paciencia del gobierno Pastrana durante los diálogos de paz.  El 20 de febrero de 2002 un comando de la columna Teófilo Forero de las Farc secuestró un vuelo que hacía la ruta Neiva-Bogotá. En el viajaba el presidente de la Comisión de Paz del Senado, Jorge Eduardo Gechem quien estuvo secuestrado desde entonces hasta el pasado 28 de febrero.

Durante los seis años que Gechem estuvo en la selva muchas cosas han cambiado.

Desde 2000 el secuestro ha venido cayendo de manera sostenida. De 3.572 en ese año (es decir en promedio diez personas secuestradas cada día) pasó a 521 en 2007, es decir una reducción del 85.4 por ciento. Hasta junio de 2008 se habían reportado 242 secuestros (vea gráfico relacionado con las cifras del secuestro desde 1996 hasta junio de 2008).

Aunque el número de secuestros sigue siendo alto, las cifras muestran que ya no son las guerrillas las principales autoras de este delito. Desde 2006, la delincuencia común secuestra más (245 casos en 2007) que Farc y ELN juntas (147 casos en 2007). Aún hay un registro enorme de casos cuyo autor se desconoce (vea tabla relacionada con evolución histórcia del secuestro por autores 1996- junio 2008).

“Es preocupante este aumento de secuestros por parte de la delincuencia común, pese a que históricamente la acción del Estado a través de los Gaulas ha estado enfocada a estos grupos”, dijo a Semana.com Olga Lucía Gómez, directora de País Libre. “La prueba es que la mayoría de sindicados en las cárceles por este delito son miembros de bandas”.

La ostensible reducción de secuestros por parte de las guerrillas tiene varias explicaciones. Por un lado la ofensiva militar de este gobierno contra muchos frentes ha limitado su capacidad y a otros los ha empujado hacia zonas inhóspitas. También ha convertido a los secuestrados en un lastre ante la necesidad de las filas de moverse constantemente.

Por otro, la presión de la sociedad con demostraciones y marchas como la de hoy, sumada a la condena internacional a este delito le ha hecho entender a la cúpula de las guerrillas que esta práctica es, a largo plazo, costosa políticamente. El ser designados como grupos terroristas por Estados Unidos y la Unión Europea es en gran parte por la práctica recurrente al secuestro.
 
(ver artículo en Semana.com "Colombia vuelve a clamar por la libertad" 27/11/08 )

Pero por otro lado hay una cara menos grata. El surgimiento de bandas emergentes de criminales, algunas nutridas por la mano de obra entrenada de desmovilizados reincidentes, ha generado un nuevo fenómeno criminal, desperdigado y anárquico. Y por lo mismo más difícil de combatir. Son estas nuevas bandas las que, según las cifras más recientes, son las principales responsables del secuestro en Colombia.

(ver artículo de Semana.com “Preocupante aumento de bandas armadas en Colombia” 26/11/08)

El secuestro de las Farc sigue siendo, sin embargo, el más visible y el que más acapara la atención de la sociedad. En gran medida por que sus secuestrados son botines políticos, y la guerrilla está empeñada en no soltarlos hasta que el gobierno no ceda a sus peticiones.

El ex gobernador del Meta, Alan Jara, Sigifredo López, el único sobreviviente de 11 diputados del Valle secuestrados, varios policías, entre ellos Arbey Delgado, Carlos Duarte, César Lasso, Edgar Duarte y Elkin Hernández y también, los militares, coronel Luis Mendieta y el cabo Emilio Moncayo, hacen parte del cada vez más reducido grupo de “canjeables” y con quienes las Farc espera conseguir la libertad de guerrilleros presos y el despeje un territorio, una vieja obsesión de su ya difunto comandante ‘Tirofijo’.
 
A diferencia de los muchos secuestrados por extorsión, ellos no tienen la esperanza de, algún día, pagar un rescate.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.