Jueves, 19 de enero de 2017

| 2008/10/28 00:00

Radiografía del bloque que tenía a Lizcano

El José María Córdoba que tenía secuestrado a Oscar Tulio Lizcano ha perdido jefes y hombres, algunos desmovilizados y otros muertos.

Radiografía del bloque que tenía a Lizcano

El Frente Aurelio Rodríguez hace parte del Bloque José María Cordobá y nació en 1998, precisamente cuando arrancaban los diálogos del Cagúan. Inicialmente los frentes 47 y 30 enviaron hombres a límites del departamento de Chocó y de Risaralda como una comisión exploratoria, y luego ya afianzaron el frente en esa zona.

Los frentes de las Farc que hacen presencia en Chocó habían sido hasta ahora los menos afectados por las desmovilizaciones. Al contrario, en los últimos meses habían tenido fuertes incrementos en el número de combatientes. Por ejemplo, los frentes 5, 18 y 36 que para 2007 se encontraban en una franca debilidad con no más de 200 personas entre los tres frentes, hoy día suman cerca de 750 combatientes debido a su alianza con el buscado jefe paramilitar y de narcotráfico, ‘Don Mario’, y la recuperación de la región del Nudo de Paramillo. Incluso la Fuerza Pública se vio obligada a crear la Fuerza de Tarea del Paramillo para enfrentar a las Farc en este territorio donde se había vuelto a extender últimamente.

Similar situación ocurrió Chocó con los frentes 58 y 57, los cuales lograron crecer bastante este año, gracias al reclutamiento masivo de jóvenes, sin la preparación ideológica, ni la convicción política para ingresar a la guerrilla. De ahí que, lo que rápido consiguieron, rápido se está yendo, y las desmovilizaciones comenzaron a ser altas en esta región. Los estudios sobre conflictos armados en el mundo muestran que a medida que la confrontación se recrudece, aumenta el reclutamiento, y las edades a las que se recluta tienden a disminuir.

La presión paramilitar había golpeado a la jefatura del Bloque José María Córdoba, y luego vino la ofensiva militar. Entre 2000 y 2004 este Bloque prácticamente perdió su comandancia completa. La reforma que acordaron las Farc durante del Pleno del Estado Mayor Central de 2003, no bastó para lograr formar una comandancia fuerte.

En 2003 Iván Ríos, quien murió en marzo pasado después de que su jefe de seguridad lo matara, fue enviado a la comandancia del Bloque desde el Tolima como delegado del Secretariado. A la vez, Isaías Trujillo pasó a ser el comandante del Bloque, pero él no es miembro del Estado mayor central y no está preparado para enfrentar los graves problemas que enfrenta el Bloque.

De ahí que existan graves problemas en la comandancia y de control de la tropa en el Bloque José María Córdoba. En tal panorama se encuentra el frente Aurelio Rodríguez, duramente castigado por las desmovilizaciones y los operativos militares. Además, aunque los problemas de comunicación entre los frentes de esa zona no son tan graves, sí hay dificultades grandes de comunicación entre los miembros del Estado Mayor Central y del Secretariado con los comandantes de Bloque.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.