Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/24/2010 12:00:00 AM

Sigue la tensión en el Cauca por ataques de las Farc

A pesar del refuerzo de presencia militar en el departamento, Jambaló está prácticamente paralizado y en la vía Panamericana hay tensión por la presencia guerrillera. Al menos dos personas murieron el martes en un ataque.

El Cauca sigue caliente. A los hostigamientos que el fin de semana pasado tuvieron que soportar los municipios de Caldono y Jambaló, en el norte del departamento, se suman los ataques que presuntos guerrilleros hicieron a la medioanoche de este martes en Santander de Quilichao, en la vía Panamericana que de Cali conduce a Popayán.

Se sabe que en los ataques murieron dos personas y otras tres quedaron heridas. El alcalde de Santander de Quilichao, Juan José Fernández, le dijo a la AP que hombres armados intentaron atacar la estación de Policía pero fueron repelidos por los agentes. Sobre rocas al borde de la carretera “dejaron algunas consignas (escritas) en contra del señor Presidente de la República y firman a nombre de las Farc”, dijo el alcalde.

En la balacera murió el conductor de un camión que transportaba verduras y el chofer de otro vehículo, confirmó el coronel Carlos Ernesto Rodríguez, comandante de la Policía del Cauca. Los tres heridos fueron trasladados a hospitales de Santander de Quilichao y Cali.

Tras el intento de atacar la sede policial, los guerrilleros se desplazaron hacia la carretera con dirección hacia Popayán y desde allí realizaron disparos en medio de la vía. El coronel Rodríguez dijo que la incursión fue obra del Sexto Frente de las Farc y de la columna "Jacobo Arenas" de esta organización que operan en esta región.

Guillermo Alberto Gonzáles, gobernador del Cauca, explicó en La F.M. que las Farc pretendían montar un retén ilegal en la población de Mandibá, jurisdicción del municipio de Mondomo, Cauca. También dijo que la situación en el Cauca es compleja debido al maridaje entre narcotraficantes y Farc que utilizan esta zona como un corredor estratégico para su negocio ilícito: “son corredores donde se pasa la droga, es un nudo donde convergen Cauca, Valle, Tolima Cauca, ahí están los narcos y las Farc, tienen salida hacia el páramo de Las Hermosas, es una zona difícil, boscosa, montañosa”.

Aunque desde la madrugada de este miércoles la Fuerza Aérea sobrevuela la zona que comprende los corregimientos de El Palo, en Caloto; la Conminera, en Corinto, y a la población de El Carmelo perteneciente a Cajibío, la tensión sigue en la región.

Andrés Betancurt, alcalde Jambaló, le dijo a Semana.com que este problema no se soluciona únicamente con la presencia de la fuerza pública, sino que tiene que haber una intervención social, agropecuaria y que se le reconozca a las comunidades indígenas el trabajo de resistencia civil que han hecho, no como lo ha hecho el ministro de Defensa, dice el alcalde, al decir que hay infiltración de las Farc en estos cabildos.

“Al ministro Gabriel Silva se le olvida mirar un poco la historia, ver las acciones del cabildo y su lucha en contra de la insurgencia, razón por la que han asesinado a varios de sus dirigentes”, dice el alcalde Betancurt. Agrega que, en estos momentos, el conflicto se centra la zona alta de Jambaló, una zona urbana rodeada de 13 veredas. “Hay 1.128 estudiantes que no han ido a clases esta semana y el comercio está completamente paralizado”, dijo el alcalde.

Así como lo ha venido haciendo en el Guaviare y en el Caquetá, muy seguramente con estas acciones las Farc en el Cauca quieren visibilizarse en época preelectoral, a pesar de que en este departamento su accionar bélico ha sido histórico y sangriento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?