Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/05/19 00:00

Denuncian improvisación en Fase III de Transmilenio

Varios concejales acusaron al IDU de falta de planeación y sobrecostos en la ejecución de las obras de Transmilenio por la avenida El Dorado y en el proyecto de la Carrera décima.

Obreros trabajan en la Fase III de Transmilenio en la Carrera 10 con Avenida Jímenez en Bogotá. Foto: Juan Carlos Sierra- SEMANA

El concejo de Bogotá debatió este martes los costos y la ejecución por parte de la administración distrital de la Fase III de Transmilenio, la cual incluye la construcción de troncales en los tramos de la Avenida El Dorado y la carrera décima.

El Concejal Carlos Galán, del partido liberal, dijo que los plazos previstos no se cumplirán y acusó a la directora del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), Liliana Pardo, de mentirle a la ciudad.
 
“Mientras ella asegura que todo está en regla y que se cumplirán los cronogramas de obra, la Fase lll lleva más de un año de retraso y no será entregada ni en agosto como dicen los contratos, ni en diciembre como lo exigió el presidente para continuar con la construcción del Metro de Bogotá” dijo Galán.

Según Galán los errores vienen desde los Estudios de Factibilidad, pues estos tuvieron que ser modificados a mitad de camino, había faltantes y se entregaron inoportunamente, lo que dificultó que se hicieran a tiempo los estudios y diseños.
 
EL IDU rechazó las acusaciones. "Las actas de inicio de los contratos de obra se suscribieron el 17 de junio de 2008, una vez los contratistas cumplieron los requisitos establecidos contractualmente. Las obras se iniciaron el 17 de octubre de 2008, según lo previsto, con las actividades de demolición de predios, las obras de adecuación de desvíos y construcción de redes de alcantarillado", señaló la entidad a través de un comunicado.

Por su parte el Concejal Wilson Duarte del Polo estimó los costos para la ciudad que implican, según ellos, dichos retrasos e improvisaciones. Duarte dijo que los errores que ha cometido el IDU harán perder a la capital $150 mil millones.

Duarte dijo que denunciará penalmente al IDU como responsable del descalabro de la fase III. En 2007 Duarte había solicitado a la Procuraduría General de la Nación que se suspendiera la licitación para el desarrollo de la tercera fase de Transmilenio denunciando que iba en contra de los intereses de la ciudad.

"El IDU no gerencia y no ejecuta el enorme presupuesto que tiene en bancos, pues hoy en día tiene guardado más de 600 mil millones de pesos”, dijo Duarte.

Sin embargo, el Concejal del Polo Democrático Alternativo Fernando Rojas salió a la defensa de la administración del Alcalde Moreno y dijo que la obra tiene los retrasos propios de todo proyecto.

“Toda obra pública tendrá imprevistos. Se tiene que acabar el mito de que estando los diseños aprobados, no se puedan modificar”, dijo Rojas e indicó que los tramos que han sido modificados se han hecho, entre otras cosas, para reducir los costos en la compra de predios, para evitar colapsos en el tráfico y para no perjudicar las redes de servicios públicos, como por ejemplo tubos del acueducto.

Pese a la bonhomía del concejal Rojas, en pasado 13 de mayo la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, denunció que el contratista Infraestructura Urbana S.A encargado de uno de los tramos sobre la calle 26 taponó con arena el vallado (drenaje natural) en el separador y devastó la zona verde, lo cual tiene graves consecuencias ambientales e hidráulicas en épocas de lluvias.

"Taparon el vallado sin tener la respectiva licencia para la ocupación de cauces. Además, si la intervención se hizo de manera indebida, se podrían generar problemas de inundaciones", explicó en su momento el secretario de Ambiente, Juan Antonio Nieto.

Para Galán el IDU ha firmado contratos afanosamente sin que estén los prerrequisitos para iniciar las obras. El Concejal señaló que la entidad abrió una licitación por 1.2 billones de pesos y firmo cinco contratos el 28 de diciembre de 2007, pero que sólo pudieron empezar a ejecutarse seis meses después.

“Pero aquí no termina la inocentada, firmo también tres otrosí que facultan a los constructores a realizar diseños paralelamente a las obras y saca a los interventores de la revisión financiera”, dijo Galán quien agregó que si las obras físicas no avanzan es básicamente “porque a 17 meses de la fecha de los contratos, no están listos los diseños de la Fase lll o por lo menos no los de la calle 26”.

Concluyo Galán pidiéndole a los entes de control y al Alcalde Mayor, que revisen el tema porque, según él, a Liliana Pardo “le quedo grande el IDU”.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.