Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/20/2009 12:00:00 AM

Polémica por proyecto que regulará la publicidad en Bogotá

Mientras unos lo defienden diciendo que brinda reglas claras para organizar la ciudad, otros aseguran que empeorará a la contaminación visual.

Una propuesta para modificar el estatuto de publicidad exterior de Bogotá, establecería las zonas específicas para ubicar vallas, pantallas luminosas y publicidades con movimiento.

La regulación de tamaños, tipos de publicidad, contenidos y hasta monto de las multas por incumplimiento también se contemplan en la nueva propuesta.

El concejal de Bogotá Javier Lastra habló con Semana.com y aseguró que “con el proyecto el Gobierno Distrital establecerá unas reglas claras, para ofrecerle a los capitalinos el tipo de ciudad que ellos quieren”.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con las modificaciones al estatuto y por el contrario creen que de concretarse la propuesta se estaría retrocediendo en la protección del espacio público, tal como lo dijo el  representante a la Cámara David Luna.

En diálogo con Semana.com, Luna se mostró asombrado con algunos puntos que presentará la modificación como el uso que se le dará a los mobiliarios urbanos como casetas, postes, cabinas telefónicas y árboles.

Con la nueva reforma el Alcalde Mayor expedirá la reglamentación que determinará qué elementos del mobiliario urbano se utilizarán para mensajes publicitarios, además establecerá sus condiciones.

Pantallas luminosas y con movimiento serán prohibidas en vías de alta confluencia vehicular, por ser una posible causal de accidentes. “En vías de alto tráfico, se prohíbe este tipo de publicidad por presentar un peligro para los conductores, pueden ser causantes de accidente por robar la atención y concentración de las personas que conducen por la vía”, aseguró Lastra.

Las Zonas de Aprovechamiento Regulado para Publicidad, Zar-p, serán definidas por la Secretaría Distrital de Planeación y la ubicación de los mobiliarios urbanos para publicidad exterior visual.

Por su parte, la Secretaría Distrital de Ambiente determinará el tiempo, modo y lugar de estas piezas; también autorizará y controlará todas las publicidad que se ubiquen en la ciudad, otorgará los permisos y llevará el registro.

Javier Lastra aseguró que este punto del estatuto debería modificarse y no ser una tarea de los empleados que ejerzan en el momento. “No se le debe dejar la puerta abierta a la Secretaria de Planeación de turno, debería ser el concejo quien las determine”.

Los puntos a favor
Luna, sin embargo, también reconoció que el proyecto tiene puntos favorables. “Acierta en que compila la normatividad y mantiene otras prohibiciones como la gigantografía (...) modifica el monto de las multas y ya no sólo sanciona al dueño de la valla, también al que publicita”.

Insistió no obstante en que son más las razones para rechazar el nuevo proyecto. “La propuesta viola leyes y contradice normas del Código de Policía Distrital”

También aseguró que se deben revisar los porcentajes establecidos para la publicidad institucional, de campañas educativas, culturales y deportivas. “La norma quiere revocar prohibiciones amigables con el medio ambiente y está en contra de una cultura ciudadana”.

Lastra, ponente del proyecto, defiende los cambios y asegura que será una organización para la ciudad, “jurídicamente había retraso y no había un registro organizado (...) se respetará el paisaje y se controlarán sus usos, su dimensiones y se tendrá un inventario de todo lo que se publicite en la ciudad”.

Por el momento la propuesta es motivo de estudio y no ha sido aprobada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.