Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2014 12:00:00 AM

6 aportes digitales a las elecciones 2014

Es la segunda vez que las redes sociales y la tecnología digital, juegan un rol importante en los comicios. ¿En qué difieren de las de 2010?

1. No al voto secreto
Aunque la misma Registraduría indica que el voto debe ser secreto y que las autoridades deben garantizar que los ciudadanos no revelen sus preferencias, con las redes sociales esta premisa queda obsoleta.

Hace 4 años había más prudencia. Esta vez, el lugar común es encontrar comentarios de los usuarios en Facebook y Twitter, diciendo por quién van a votar, seguidos de “Likes” y otros apuntes de aprobación o desaprobación, que a la larga trasladan el debate electoral a las redes.

2. No hay un nuevo Mockus

El fenómeno de la “Ola Verde” que inundó las redes sociales de quienes apoyaban a Antanas Mockus en su candidatura por la presidencia en 2010, hicieron que se volviera casi un pecado no apoyar esta iniciativa.

El tema se convirtió en tendencia, y como toda tendencia, se vuelve viral en las redes, al punto de que los usuarios se iban uniendo sin entender bien de qué se trataba.

Por presión social, algunos incluyeron en su avatar y en sus fotos de perfil, el logo de la Ola Verde o la
cara de Mockus, cuando en realidad apoyaban a Santos o a Vargas Lleras.

Y como ocurre en internet, la burbuja se reventó. Llegó el día de las elecciones y ese apoyo casi incondicional y masivo de los usuarios en internet, no se vio reflejado. Al final, Mockus tuvo solo 21,5 por ciento de los votos frente a 46,5 por ciento que le dieron la victoria a Juan Manuel Santos.

Esta vez no hubo un Mockus, un candidato que tuviera apoyo total en redes sociales. El voto en blanco en cambio ha ocupado ese lugar.

3. Voto en blanco vs Voto a color

La última Gran Encuesta de Semana, RCN Radio, RCN Tv y La FM, muestra la preferencia de los colombianos por Juan Manuel Santos, con 28 por ciento de apoyo para las elecciones presidenciales y un contrincante sin rostro como su único verdadero opositor: el voto en blanco con 24 por ciento de preferencia.

Lo curioso es que en porcentaje, la tercera opción es la de los indecisos, los No sabe/No responde con un inmenso 23 por ciento. Oscar Iván Zuluaga le sigue con un lejano 8 por ciento y luego Enrique Peñalosa con 5 por ciento.

Justamente esa corriente del voto en blanco, se ha convertido este año en el lugar común en redes sociales. El cansancio por la política tradicional y el ánimo de desconfianza se han amparado en esta alternativa.

Al mismo tiempo y con argumentos más fuertes que el solo acto de rebeldía, han surgido como respuesta, varios artículos en la red e infografías que pretenden explicar de manera sencilla, porqué el voto en blanco no deja de ser una opinión y no una acción real para manifestar el inconformismo.

El mensaje de estas infografías es contundente: El voto en blanco solo le daría mayor poder a la maquinaria política tradicional que es la única con la chequera y la habilidad para cambiar de candidatos en caso de tener que repetir las elecciones, si ganase el voto en blanco.

La alternativa entonces es: votar. Por el que sea, por el desconocido, por el que represente opciones diferentes, pero votar.

La imagen de Vladdo, con la frase “Ponle color a tu voto. No pases en blanco”, se ha convertido en el símbolo de los inconformes en internet, que ven en las opciones novedosas, una alternativa más legítima que el incoloro voto en blanco.


4. Colombia Open Mind
Los cuatro temas polémicos por excelencia: el matrimonio igualitario, el aborto, la eutanasia y la legalización de la droga, se han incluido este año como preguntas casi obligatorias en los debates.

Mientras la defensa de los derechos de los niños, de la mujer o la búsqueda de la paz, son evidentemente aceptados por todos y no tienen discusión, estos temas polémicos por su puesto son el mejor insumo de debate en redes sociales como Twitter y Facebook.

Es la primera vez que en las redes sociales circulan listados de ambos bandos. Grupos en redes que apoyan las ideas católicas o evangélicas, y que defienden el concepto tradicional de familia y la idea “Pro-vida”, comparten los listados de quienes apoyan estas cuatro posturas, advirtiendo del peligro que resulta para sus ideales, el que estos candidatos logren una curul.

Mientras tanto, los grupos más liberales (no de partido sino de mente), que defienden la igualdad, la no discriminación y el anteponer los derechos humanos para legislar, sobre los principios religiosos, hacen lo propio, haciendo circular los mismos listados de quienes apoyan especialmente el matrimonio entre personas del mismo sexo y el aborto.

Hasta las elecciones pasadas, salvo quienes tomaban estos temas como bandera política, no era clara la postura de los candidatos.

5. Compartir con alegría

Si bien las elecciones de 2010 mostraron por primera vez la influencia de las redes sociales, en 2014 el acto de compartir enlaces, fotos, videos, memes e infografías, se ha hecho popular.

Los candidatos han entendido que estas piezas sencillas de comunicación son fácilmente virales o compartibles.

Pero también han sido protagonistas los largos debates. Los candidatos y sus seguidores se han encargado de subir a internet los debates de radio y televisión, que permiten verlos en cualquier momento y en cualquier pantalla, y tener más tiempo para analizar las propuestas.

Las transmisiones en video vía internet, usando herramientas como Google Hangout o Twitcam, han sido clave.

6. Sin excusas para no elegir

Nunca antes había estado al alcance de los ciudadanos de un modo tan fácil, la posibilidad de conocer realmente a fondo, lo bueno y lo malo de todos los candidatos.

Antes, la publicidad política y uno que otro informe en medios tradicionales, eran las únicas vías para conocer superficialmente a estos personajes.

Internet, y particularmente este año, ofrece no solo la posibilidad de seguir cada paso de los candidatos por redes sociales, sino que los medios de comunicación digitales ofrecen análisis, puntos de vista y perfiles completos con la información de cada aspirante.

Información hay de sobra. De hecho se advierte acerca de candidatos investigados, cuestionados y así mismo se resalta el trabajo de quienes lo han hecho bien.

La opción de encontrar verdaderamente un candidato que represente a cada ciudadano y verificar si más allá de sus propuestas hay una coherencia entre sus políticas y sus actos, está a un clic de distancia.

* Lea también:


¿Por qué es importante Twitter para los candidatos novatos?


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.