Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/20/2014 12:00:00 AM

Se desinfla la impugnación de la Convención Conservadora

La recusación contra 7 magistrados obligó al tribunal electoral a suspender el proceso que anularía la candidatura de Marta Lucía Ramírez.

El análisis sobre la presunta ilegalidad de la Convención del Partido Conservador en la que se proclamó a Marta Lucía Ramírez como candidata presidencial entró en un limbo. Todo por cuenta de la recusación que fue interpuesta contra 7 de los 9 magistrados del Consejo Nacional Electoral (CNE) que deberán resolveré este espinoso asunto.

Joaquín José Vives, magistrado de origen liberal, y encargado de rendir la ponencia sobre la impugnación de la Convención, declaró que el proceso queda suspendido hasta tanto no se resuelva la recusación.

Lo particular del caso es que esta recusación tendría que ser resuelta en sala plena por los mismos magistrados, sin embargo no tendría razón que se pronunciaran sobre su propio conflicto.

En consecuencia serían los magistrados Juan Carlos Cepero y Nora Tapia, de origen conservador, quienes decidirán si sus colegas, que representan a los partidos políticos de la coalición que respalda la reelección de Juan Manuel Santos, están inmersos en un conflicto de intereses por cuenta de su origen político.

No es descabellado que los magistrados de origen conservador también tengan interés en el asunto, pues a ellos también se les podría atribuir otro interés directo por rechazar la impugnación.
Según el magistrado Jota Vives el CNE tiene un término de quince días para pronunciarse sobre la recusación, aunque se comprometió a resolver este recurso antes de dicho término.

Aún no es claro que la próxima semana se convoque a sala pues se conoció que varios magistrados se encuentran en Ecuador.

Si la recusación es admitida, al CNE no le quedará otro camino que nombrar a una especie de conjueces o magistrados ad-hoc , que no representen a los partidos de la Unidad Nacional, para que se pronuncien de fondo sobre la impugnación presentada por el exviceministro Guillermo Reyes y que fue respaldada por 18 senadores que argumentaron falta de garantías a la hora de intervenir en la Convención, en la que le propondrían al partido hacer alianza alrededor de la reelección de Santos.

Por esta razón el CNE no pudo avanzar en una de las diligencias clave de este proceso, la audiencia pública en la que las partes intervinientes debían presentar las pruebas a favor y en contra de la impugnación.

La recusación, que se convirtió en una estrategia para detener el pronunciamiento de este proceso, había sido tramitada por el exmagistrado de la Corte Suprema Jaime Arrubla, el excomisionado de paz Camilo Gómez, quien fue inscrito como fórmula vicepresidencial de Marta Lucía Ramírez, y el ex viceministro de Justicia Miguel Ceballos quien representa los interese de un grupo de convencionistas conservadores.

Los magistrados recusados fueron Pablo Gil de la Hoz, Óscar Giraldo y Luis Bernardo Franco (Partido de La U), Yolima Carrillo (Cambio Radical), Emiliano Rivera y Joaquín José Vives (Partido Liberal), y José Joaquín Plata (del antiguo PIN).

El argumento de la recusación es que los partidos La U, el Partido Liberal, Cambio Radical y Opción Ciudadana, además de algunos congresistas del Partido Conservador, han mostrado especial interés en que la Convención Conservadora no se eligiera candidato propio.

Por esa razón “no es procedente que jurídica ni éticamente que estos magistrados conozcan y entren a decidir el fondo de este asunto, debido al interés concreto y particular de que los partidos políticos a los que pertenecen y representan, tienen en la solución a favor de que no exista candidatura propia del Partido Conservador. El interés de sus partidos se identifica con el interés propio y consiste en que la Convención hubiese adherido a la reelección presidencial de Juan Manuel Santos”, se lee en el escrito.

La suspensión de este proceso podría tener efectos políticos a favor de la candidatura de Marta Lucía Ramírez, pues por los términos legales para pronunciarse, se podrían extender más allá del plazo para inscribir las candidaturas presidenciales, el cual se vence el 7 de marzo.

Otro elemento que juega a favor de Marta Lucía es el propio acto de su inscripción, el cual se convierte en un hecho jurídico que será difícil de revocar, ya que según la reforma política, luego de inscribirse las candidaturas, sólo hay tres causales para anular dicha inscripción. Ellas son por doble militancia, por el respaldo a un candidato distinto al elegido en una convención de determinado partido, o por inhabilidad sobreviniente. Ninguna de estas causas se configura en el caso de la candidata conservadora.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.