Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/25/2014 12:00:00 AM

¿Cómo votará la Costa Caribe?

Históricamente la mayoría en esta región votan liberal pero en las últimas elecciones han seguido a Uribe y Santos. ¿Qué pasará hoy?

Después del 2002, las cosas no han vuelto a ser iguales en la Costa Caribe, año en el cual el expresidente Álvaro Uribe Vélez derrotó a Horacio Serpa Uribe en la primera vuelta, superándolo ampliamente por más de dos millones de votos al obtener el 53,04 % de los votos válidos.

Y no volvió a ser igual porque el liberalismo desapareció como mayoría política electoral y el bipartidismo como tendencia electoral dominante, aunque dirigentes y familias que militaron en esos partidos durante décadas, continúan siendo elegidos al Congreso por otros partidos y movimientos, como el partido de La U, Cambio Radical y Opción Ciudadana.

Desde 1982, cuando Belisario Betancur derrotó al expresidente liberal Alfonso López Michelsen, no había existido una expectativa tan grande de cómo se comportará el electorado de esta región, que durante décadas se caracterizó por unas mayorías liberales. 

En esas elecciones en las que ganó el candidato conservador, los habitantes de la región no salieron a votar masivamente por el candidato liberal, comportamiento que hizo que el dirigente y exmandatario liberal se preguntara, ante la baja votación del partido, ¿qué pasó en la Costa?

En las elecciones del 2002, Horacio Serpa obtuvo 1.018.501 votos, superando a Álvaro Uribe (715.246 votos), por una diferencia de más de 300.000, pero en las siguientes elecciones presidenciales el 2006 y 2010, el presidente Álvaro Uribe y el candidato Juan Manuel Santos, barrieron a sus contendores en la región.

Uribe, como candidato en el 2006, dobló su votación anterior en la Costa, alcanzando la cifra de 1.857.519 votos, superando su votación de cuatro años antes en un 150 % y el presidente Santos obtuvo 1.228.867 en la primera vuelta y 1.646.021 en la segunda vuelta, superando a Antanas Mockus por una diferencia de cuatro a uno. La pregunta es ¿mantendrá el presidente Santos esas mayorías con un candidato que en la región identifican claramente como el candidato del expresidente Uribe?

Es lo que está por verse, y si por los resultados obtenidos por los senadores electos por el partido de La U en las elecciones de marzo se pudiera concluir que el candidato presidente Juan Manuel Santos obtendría sus votos, se daría por descontado que así será, pero los congresistas una vez elegidos no trabajan con la misma intensidad que lo hicieron en las parlamentarias y la votación en las presidenciales baja notablemente, pues mientras la participación en las elecciones a Congreso es superior al 45 %, en las presidenciales no llega al 40 % del potencial electoral.

La tendencia en las primeras dos horas de votación, de acuerdo con los reportes radiales de emisoras regionales y con delegados de la MOE, es de baja afluencia de público lo que confirmaría los comportamientos en las elecciones del 2002 (37,83%), 2006 (35,81%) y 2010 (35,28 %), muy preocupante pues las altas temperaturas en las próximas horas y las posibilidades de lluvia alejarían más a los electores de las urnas.

Si se mantiene la abstención superior al 60 % de las tres últimas elecciones, tal y como lo indican las primeras horas, sólo votarían 2.567.160 de un total de más de siete millones de personas habilitadas para votar en los ocho departamentos.

Otro hecho que ha caracterizado las elecciones en la región, es que los electores suelen votar mayoritariamente por quien está en el poder, así ha sido en las dos elecciones en las que ha habido presidentes como candidatos. ¿Se romperá esa tendencia?  
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.