Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2014 12:00:00 AM

Cabezas de lista piden otra oportunidad para el Congreso

Horacio Serpa, Carlos Galán, Jimmy Chamorro y Jorge Robledo coinciden en que el voto en blanco castiga a los candidatos de opinión.

En el primer debate en televisión que reunió cuatro de los candidatos cabeza de lista al Senado no sólo fue un termómetro político entre los partidos, también una oportunidad para conocer las ideas de los aspirantes al Senado. Por ejemplo, el liberal Horacio Serpa sorprendió con una particular propuesta. Si el Gobierno y los grupos armados ilegales, FARC y ELN, llegan a un acuerdo para poner fin al conflicto armado, se debe convocar a una asamblea constituyente dentro de cinco años, cuando, calmadas las aguas, se elabore un nuevo modelo de Estado para diseñar un país para el posconflicto.

La propuesta fue rechazada por Carlos Fernando Galán, de Cambio Radical; Jimmy Chamorro, cabeza de lista del Partido de La U, y por el senador del Polo Jorge Enrique Robledo.

Galán consideró que el escenario de la constituyente es muy riesgoso porque se sabe dónde comienza, pero no dónde termina, por eso pidió una oportunidad para que sea el nuevo Congreso, el que resulte elegido el próximo 9 de marzo, el que realice las reformas. Por su parte, Chamorro consideró que una Constituyente carece de sentido porque desde el primer día se podrían venir abajo los acuerdos alcanzados en la mesa de negociación. Mientras que Robledo manifestó que en una Asamblea Constituyente se harían elegir los dueños de la mermelada y la representación de sectores alternativos sería ínfima. “De ahí saldría una constitución peor que la que tenemos ahora” y estaría diseñada por quienes siempre han tenido el poder.

Durante el debate en Semana en Vivo, estas cuatro cabezas de lista también trazaron los principales retos que tendrá el próximo Congreso; más allá de las reformas para aplicar los acuerdos de paz de La Habana, lo que hubo fue coincidencia en que la reforma a la justicia, a la educación, a la salud y una reforma al sistema electoral no dan espera.

Horacio Serpa se comprometió, con su experiencia, a liderar la reforma a la justicia. Sobre este tema Carlos Fernando Galán consideró que hay que eliminar y replantear las funciones electorales de las Altas Cortes, pues a su juicio eso ha generado una politización de la justicia. Consideró que una reforma efectiva debe garantizar el acceso a la justicia del ciudadano y evitar la impunidad de los delitos de alto impacto en la ciudadanía, como el robo de celulares. Sobre la reforma política, Galán explicó que se debe revisar la forma como se financian las campañas y como se controlan los recursos que ingresan a las mismas. Consideró que si no se hace un control efectivo sobre los topes de las campañas, la democracia se verá seriamente afectada.

Jorge Enrique Robledo fue más allá. Consideró que el próximo Congreso debe hacer una reforma al sistema electoral al señalar que el actual sistema colombiano “apesta”. Frente a la reforma a la educación, propuso establecer una educación pública gratuita y de calidad no sólo en el nivel básico sino también en el nivel superior.

Sin embargo, para el cabeza de lista del Polo la principal reforma debe ser la renegociación de los tratados de libre comercio (TLC) porque están afectando la industria, al sector agrícola y generan desempleo. Una propuesta que fue respaldada por Horacio Serpa, quien además insistió en promover un cambio en el modelo económico. Carlos Fernando Galán aseguró que las negociaciones de los tratados tuvieron problemas, pero que el país no se debe encerrar en materia económica.

En cuanto a la reforma a la salud, los cuatro candidatos coincidieron que se debe hundir el actual proyecto que cursa en el Congreso, y que la próxima reforma sí debe eliminar las EPS.

Galán, Chamorro y Serpa se mostraron optimistas en que el próximo Congreso haga estas reformas. Galán consideró que en el próximo Congreso, las discusiones van a estar acompañadas de la participación ciudadana. Serpa dice que hay una nueva oportunidad para el Legislativo que no puede desaprovecharla.  Robledo, escéptico, dijo que si Santos se reelige, no habrá opción de reformas. “El principal responsable del Congreso tan malo es Santos. Los palos de papaya no dan aguacates. Si Santos gana y los partidos santistas hacen la mayoría, el Congreso va a ser peor que el anterior. No va haber ningún cambio”.

Frente al proceso de paz, Horacio Serpa consideró que el principal reto del posconflicto será instrumentar una cultura de la no violencia. Jimmy Chamorro respaldó un proceso de paz sin impunidad y de la mano de la justicia. Aseguró que la mejor manera de blindar el proceso de paz de la justicia internacional es que el pueblo colombiano presente una iniciativa de carácter popular que arrope los acuerdos que sean refrendados mediante un referendo. Galán asegura que la paz es la mejor oportunidad de impulsar las reformas, pero exigió que las FARC reconozcan públicamente a sus víctimas y pidan perdón por los delitos. Robledo expresó sus temores respecto a que la paz está siendo manipulada por el presidente Juan Manuel Santos al ubicar como enemigos de la paz a quienes no están a favor de su reelección. Dijo que Santos busca conseguir unos cuantos garzones dentro de la izquierda para que con el pretexto de la paz le meta al país más tratados de libre comercio.

Otra de las coincidencias que hubo en el debate entre estos cuatro candidatos al Senado fue el rechazo al voto en blanco. Aunque admitieron que este fenómeno está impulsado por un sentimiento de indignación general contra la clase política tradicional, coincidieron en que los grandes afectados serán los candidatos que tratan de conquistar el voto de opinión.

Serpa calificó el voto en blanco de poco útil y se mostró convencido de que en las elecciones parlamentarias no superará el 10 %. Invitó a los colombianos a conocer con mayor profundidad a los candidatos y escoger una alternativa con nombre propio. Galán consideró que los partidos no están sintonizados con los ciudadanos, pero que este voto de protesta, en la práctica, es el mejor aliado de las maquinarias. Robledo dice que el voto en blanco no golpea el voto clientelista e incluso afectaría a los partidos minoritarios si no alcanzan a superar el umbral, pues quedarían excluidos de unas elecciones si llega a ganar el voto en blanco.

Los candidatos también se refirieron al reciente escándalo de las chuzadas de algunos miembros del Ejército. Serpa calificó el episodio como una "vergüenza” y lo definió como un acto de indisciplina de los miembros de la inteligencia. “¿Cómo es posible que miembros del Estado espíen a quienes están negociando la paz? Por dentro hay una cosa maluca”. Robledo cuestionó la reacción del presidente Juan Manuel Santos y lo calificó como un gran jugador de póker que basa su estrategia en el engaño. Dijo que el problema de fondo es que en Colombia el Ejército tiene la facultad de hacer seguimientos ilegales y que el Gobierno es incapaz de controlarlo o, peor aún, que pretende ocultar el escándalo. Pidió la renuncia del ministro de Defensa. Galán demandó celeridad en la investigación para establecer si hubo desmanes y relacionó este episodio con la filtración de las coordenadas en una zona donde se suspendieron operativos militares parta facilitar el traslado de alias ‘Pablo Catatumbo’ a La Habana las cuales fueron reveladas por el expresidente Álvaro Uribe, y que por ausencia de investigación en este caso les ha dado tranquilidad a miembros del Ejército para incurrir en excesos. “Hay que rechazar los abusos de la inteligencia militar”.

Durante el debate, Chamorro dijo que no tiene votos amarrados de su iglesia cristiana y que no está aferrado a banderas excluyentes. Dijo que como cristiano, en el Congreso su único propósito será la defensa de los derechos humanos. Serpa aseguró que su mayor novedad en el regreso al Congreso será el trabajo en fórmulas para acabar con la desigualdad y por generar la cultura de la no violencia. Carlos Galán se defendió de las críticas sobre los cuestionados avales otorgados por Cambio Radical, caso del gobernador de La Guajira Francisco 'Kiko' Gómez, al señalar que como jefe del partido ha dado la cara y nunca ha decidido tapar las dificultades para beneficiarse de los votos de personas cuestionadas.

Jorge Robledo rechazó los señalamientos respecto a que él haya sido un obstáculo para la unidad de la izquierda y dijo que la lista del Polo ha incluido muchos sectores, incluso del empresariado colombiano, que cada vez más están sintonizados con el partido. También aprovechó para reivindicar los gobiernos de izquierda al recordar que Clara López, en tan solo seis meses como alcaldesa de Bogotá, salió con una favorabilidad cercana al 80 %.

Al final del debate Serpa le respondió a Chamorro que no tenía aspiraciones presidenciales para el 2018 y aprovechó para posicionar líderes liberales con posibilidades de llegar a la Presidencia. Mencionó a Simón Gaviria, Juan Manuel Galán, Luis Fernando Velasco, Eduardo Verano de la Rosa, Rafael Pardo y Alfonso Gómez Méndez. Mientras que Galán le dijo a Robledo que Germán Vargas Lleras es de centro y que su postura dura con las FARC no lo ubica en la extrema derecha.

Así terminó un debate que es el abrebocas de otros que se realizarán durante todo el mes de febrero.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.