Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/8/2014 12:00:00 AM

El Polo se juega la vida

El bastión de la oposición al gobierno Santos podría tener a Robledo como el mayor elector del país, pero también podría quedar sin curul en el Congreso.

El Polo Democrático Alternativo, el único partido político que se declaró en oposición al gobierno de Juan Manuel Santos, podría convertirse en la gran paradoja de las elecciones. Por un lado, podría tener al mayor elector del país, el senador Jorge Enrique Robledo, pero a la vez podría no alcanzar una sola curul en el Senado.

Así de simple. Robledo, quien se enfrentó casi que en solitario contra la aplanadora de la Unidad Nacional en el Congreso, y asestó duros golpes al gobierno Santos a tal punto que tumbó al embajador de Colombia en Washington, Carlos Urrutia, por el tema de los baldíos, y quien se ha enfrentado a los ministros de Agricultura, del Interior y de Vivienda, es actualmente el tercer elector del país.

En las elecciones parlamentarias del 2010, Robledo consiguió 165.509 votos en todo el país. Sólo fue superado por Gilma Jiménez del Partido Verde (207. 799 votos) y Juan Lozano de La U (212.840), quienes serán los grandes ausentes de la actual cita con las urnas. Por eso, el senador del Polo es el llamado a convertirse en el mayor elector del país.

Sin embargo su triunfo no sería suficiente para estar en el próximo Congreso, que con toda seguridad tendrá la presencia del expresidente Álvaro Uribe, y de otras figuras históricas de la política colombiana como Horacio Serpa, alineado con el gobierno Santos, o Antonio Navarro, quien aspira a liderar la izquierda en el legislativo. Si el Polo no supera el umbral de los 450.000 votos, Robledo quedaría ausente de ese parlamento, que ha sido llamado como el Congreso para la paz.

Y para esta cita, el Polo llega diezmado. Hace cuatro años, cuando tenían de candidato presidencial a Gustavo Petro y tras librar los debates de la parapolítica contra la coalición de Álvaro Uribe, obtuvo 824.948 votos. Consiguió ocho curules en el Senado, siete de ellas con las que ya no cuenta el partido: Iván Moreno (86.155 votos) detenido por el carrusel de la contratación; Luis Carlos Avellaneda (47.842), Camilo Romero (44.484) Mauricio Ospina (42.709) y Jorge Guevara (36.339) se fueron a la Alianza Verde. Gloria Inés Ramírez (36339 votos - del Partido Comunista) fue expulsada del Polo. Y Parmenio Cuellar (29.605), quien no será candidato.

En consecuencia, el Polo que se juega su permanencia batalla a hombros de Jorge Enrique Robledo.
Para esta campaña el senador caldense que ha podido duplicar su votación de una elección a otra, tiene como meta la difícil cifra de 300.000 votos. A los que ya había conquistado pretendía sumarles el llamado voto antisantos, los cuales ha tenido que pelear con el expresidente Álvaro Uribe quien lidera una lista cerrada de 100 candidatos, y que podría tener un respaldo superior al millón de votos.

La novedad de la lista del Polo es Iván Cepeda quien pasará de la Cámara al Senado. Hace cuatro años alcanzó cerca de 40.000 votos, que ahora aspira a doblegar, y que el partido necesita en esa cantidad para su lucha por obtener el umbral.

Cepeda ha dicho que tiene mucho que el expresidente Uribe tiene muchas cosas que responderle al país, y por eso no quiere perderse de enfrentarle en el Senado. Su caudal está en sectores de la izquierda y de opinión pero sobre todo en las víctimas de agentes del Estado. Su campaña en buena parte se ha concentrado en el voto antiuribista. Por eso el Polo se juega la vida con estas dos cartas principales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.