Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/2014 12:00:00 AM

La tremenda soledad de Óscar Iván Zuluaga

¿Por qué el candidato presidencial elegido por Álvaro Uribe no despega en las encuestas? Análisis de Semana.com

La escena es un tanto conmovedora: concluye un conversatorio de economía organizado por la Escuela Internacional de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad de La Sabana en el que participan el candidato a la presidencia de la República Óscar Iván Zuluaga y el aspirante al senado Álvaro Uribe Vélez. Unos 50 estudiantes rodean, efusivos, al hombre que quiere llegar al Congreso. Lo aplauden, le piden autógrafos, todos quieren una foto con él.

Entretanto, el hombre que busca alcanzar la Casa de Nariño se queda solitario. El mismo que hace unos años fue premiado como el mejor ministro de Hacienda del continente y que por sus conocimientos de las finanzas podría haber tenido una acogida más cálida en este escenario.

Sucedió este miércoles en la mañana. En la noche las cosas no le salieron mejor. Francisco Santos decidió reconciliarse con Uribe y lo sorprendió en un acto público en la localidad de Suba, en Bogotá. “Aquí está su soldado para dar la batalla, presidente Uribe. Seré y soy siempre su soldado más fiel. Para devolverle la dignidad a Colombia”, gritó. Se escuchó una salva de aplausos entre los asistentes. Pacho, eso sí, aclaró que venía a hacer las paces con Uribe, con todo el uribismo, pero para nada con Zuluaga, el candidato del Centro Democrático (CD). “Pacho Santos vino con dos propósitos: abrazar a todo el uribismo y apuñalar a Zuluaga”, sentenció Rafael Guarín, miembro de esta colectividad.

Y eso era tal vez lo único que le faltaba a Zuluaga: que Pacho retornara, pero no en son de paz sino a dispararle desde adentro al dirigente que apenas tiene un 7 % en intención de voto. “Las encuestas no mienten”, dice Pacho en su defensa. “Zuluaga se estancó, Marta Lucía Ramírez está creciendo y a mí me gusta”, argumenta. “Ella tiene gran experiencia, fue ministra de Defensa de Uribe y tiene todo para derrotar en las urnas al presidente Santos”, sentencia.

Al margen de que Pacho aún no ha podido perdonar a Zuluaga por haberle arrebatado la candidatura en la convención del CD, no le falta razón. En el CD es tal el nivel de preocupación con Zuluaga, que se ha dado la instrucción de bajarle el tono a la campaña presidencial porque temen que en su caída termine arrastrando al piso la lista al Senado. “Puede generar un efecto negativo. No nos interesa que nos identifiquen con Zuluaga sino con Uribe”, reconoce una de las figuras de esta colectividad.

Eso explica, por ejemplo, el rompimiento de las mínimas normas de protocolo de las invitaciones que hace el CD a sus actividades de proselitismo diario. No dice en tal lugar estará Óscar Iván Zuluaga, candidato a la Presidencia de Colombia, acompañado del número 1 de la lista al Senado, Álvaro Uribe Vélez, sino al revés. En tal lugar estará el expresidente de la República Álvaro Uribe Vélez y candidato al Senado, acompañado del aspirante a la Presidencia. “Es innegable que el magnetismo de Uribe es muy fuerte, su carisma es arrasador y eso infortunadamente no se le puede trasladar a otra persona, por más serio y estudioso que sea, como es el doctor Zuluaga”, explica otro integrante del uribismo.

“La estructura de la campaña del CD funciona muy en la línea de lo que dicta Uribe. Allí Zuluaga no es la voz que se impone y la que dice qué hacer y él nunca tomó las riendas del movimiento. Eso le ha costado”, revela uno dirigente que reconoce cierta incomodidad con la situación de Zuluaga porque lo califica de “excelente persona”.

¿Qué irá a pasar? “Algo tenemos que hacer. Lo cierto es que Zuluaga no arrancó y no vamos a negar que Marta Lucía está creciendo y representa nuestras ideas”, dice uno de los hombres más cercanos a Uribe. Incluso algunos hablan en voz baja de retirar la candidatura antes de que sea demasiado tarde. Temen que Zuluaga y Ramírez sigan en carrera y terminen el día de las elecciones quitándose votos mutuamente con la posibilidad de que ninguno pase a segunda vuelta.

Entretanto, Zuluaga es ya motivo de chistes. En internet son sensación las galerías fotográficas en donde él aparece siempre detrás de Uribe, en las emisoras le crearon un personaje ficticio de marioneta que Uribe guarda en su maleta cada rato, y en la mañana de este jueves en varios programas de análisis los comentaristas ironizaban entre risas por la frase de Zuluaga: “Mis propuestas enamoraran a los colombianos”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.