Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/10/2014 12:00:00 AM

La Unidad Nacional pierde la mayoría absoluta

De controlar más del 80 % del Senado, los partidos alineados con Santos hoy no alcanzan la mitad de las curules. ¿Habrá gobernabilidad?

Para Juan Manuel Santos este domingo fue “un gran día” para la coalición de la paz. El presidente dio su peculiar parte de victoria en la sede del Partido de La U, el más votado en las elecciones parlamentarias, y acompañado por su fórmula vicepresidencial, Germán Vargas Lleras, el jefe natural de Cambio Radical.

Aunque Santos aseguró que “hoy se consolidaron las mayorías” de la coalición de gobierno en el Congreso, utilizó un tono mesurado y alejado de triunfalismos. Eso sí, felicitó al electo senador Álvaro Uribe, a quien le reconoció “su decoroso segundo lugar”.

Pero más allá del discurso, los números señalan otra cosa. La Unidad Nacional, esa coalición que rodeó al presidente Santos en el 2010, se redujo ostensiblemente.

Hace cuatro años los partidos aliados a su gobierno se apoderaron de casi el 82 % del Senado, lo que le garantizó una gobernabilidad sin precedentes que ningún presidente en la historia reciente, ni siquiera Álvaro Uribe, había alcanzado.

La Unidad Nacional, integrada por La U, los conservadores, el Partido Liberal y Cambio Radical, ocupó 75 curules en el Senado, y apenas tras el primer año de su gobierno, Santos consiguió alinear a los verdes que tenían cinco escaños. Una coalición que pareció convertirse en una especie de unanimismo en el Senado que le garantizó un éxito para tramitar sus principales reformas e iniciativas legislativas. La Unidad Nacional era una aplanadora.

Hoy, la coalición alrededor del Gobierno se ha reducido a tres partidos, toda vez que las bases conservadoras decidieron ir a las elecciones con candidatura presidencial propia. La U, Cambio Radical y el Partido Liberal alcanzaron 47 curules, por lo que la coalición no alcanzó a consolidar la mayoría del 51 % que le garantizaba la gobernabilidad a Santos en un eventual segundo período.

Si bien La U sigue siendo el partido de mayor votación en el país (con 2,2 millones de votos), su representación en la cámara alta del parlamento se redujo de 28 a 21 curules. Los liberales, que por primera vez en 12 años afrontaban unas elecciones en el poder, esperaban convertirse en la primera fuerza, pero sólo alcanzaron a mantener las 17 curules que ocupaban desde el 2010. Cambio Radical se mantuvo, aunque aumentó su votación, pues casi alcanza un millón de votos, y consiguió ganar una curul con respecto a hace cuatro años.

Esta situación obliga necesariamente a Santos a llegar a acuerdos con otras fuerzas. El Partido Conservador (ver nota anexa) tiene 18 senadores y aunque se mantiene en la Unidad Nacional hasta el 7 de agosto, y conservar representación en el gabinete de gobierno, tendría que renovar su alianza con el presidente. Sin embargo, ideológicamente podrían inclinar la balanza hacia la oposición de derecha que representa el Centro Democrático, más aún cuando Uribe gobernó con los azules como sus principales socios.

Sin embargo, la radiografía que Santos hizo de los resultados de las elecciones fue la de consolidar la coalición de la paz, una circunstancia que podría advertir que para garantizar mayorías podría buscar el respaldo de la Alianza verde e inclinar la balanza de su gobierno hacia el centro izquierda. O también llegar a acuerdos con Opción Ciudadana, el antiguo PIN.

Lo que también demuestra las elecciones parlamentarias es que Santos con el solo respaldo de las maquinarias de los partidos de su coalición no tiene asegurada su reelección en primera vuelta. Aunque Santos se sienta ganador, su gobernabilidad no tendrá tan amplio margen de maniobra como lo tuvo hace cuatro años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.