Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/10/2014 12:00:00 AM

Umbral: el fantasma que no espantó a los partidos

El límite del 3 % no eliminó a ninguna de las colectividades que se han destacado en el Congreso, pero el Mira quedó pendiendo de un hilo.

En las votaciones de este domingo, el fantasma del umbral asustaba a algunos partidos. En el 2009, el Congreso aprobó dejar sin personería jurídica las colectividades que no lograran superar un mínimo de votos en las elecciones de Cámara y Senado.  

En las elecciones del 2010, aquel umbral fue del 2 % del total de votos válidos y para las de este año se estableció que sería del 3 %, para poner una barrera a partidos pequeños que tenían poca representación y que aun así lograban llegar al poder. Es decir, sólo quedarían con personería jurídica los partidos grandes, que en serio reflejaran una tendencia significativa de votantes. 

En el 2010 se hizo el primer barrido. Ese año se depositaron en las urnas 10,5 millones de votos válidos. Eso quería decir que el partido que obtuviera menos de 210.000 sufragios, saldría de la arena política. Y así ocurrió con seis partidos, que no lograron aquel mínimo. 

Después de ese primer descarte, seguían como partidos con menor votación el Polo, la Alianza Verde, Cambio Radical y el Mira, que si bien no tienen la votación de los grandes como el Liberal, el Conservador o La U, han puesto legisladores con desempeño sobresaliente. 

Para este año, el ‘coco’ se les aparecería con el aumento del umbral al 3 % en el Senado, mientras que en cada cámara continuó siendo el 2 %. El miedo se reflejó en extremismo. Se habló de que a partir de este año volvería el bipartidismo en una suerte de versión renovada del Frente Nacional. Al finalizar la jornada de este domingo, no hubo catástrofe y los partidos lograron mantener su asiento en el Congreso. 

En total se depositaron en las urnas 11,7 millones de tarjetones válidos, que se tradujeron en un umbral de 350.000, superado por la mayoría de los partidos que se temía iban a salir. El Polo, Cambio Radical y la Alianza Verde tuvieron resultados que les permiten mantener la tranquilidad. De estos, el que menos votos obtuvo fue el Polo, con 541.000. Pero el Mira quedó colgando de un hilo. Se salvó porque logró pasar el umbral en la Cámara, donde obtuvo tres curules, aunque en el Senado se quedó corto, sin pasar siquiera el mínimo exigido. 

Un caso especial fue el partido Opción Ciudadana, que este año jugó como reencauche del PIN, que en las elecciones del 2010 no alcanzó el umbral. Pero este año, con su nuevo nombre, superó el 3 % y sacó 527.000 votos. 

Colombia no es el único país que pone esta condición para los partidos políticos. Argentina tiene un umbral del mismo porcentaje. En Chile, el tope mínimo de votos para que un partido mantenga su vida política es del 3,5 %. En Perú, el umbral es del 4,5 % y en Brasil es del 5, sólo por citar algunos casos. 

El espíritu de las democracias es dar prioridad al interés de las mayorías, el bien común, algo que se dificulta con una proliferación de pequeñas colectividades con intereses dispersos. Y en Colombia el problema ha sido peor, pues varios partidos que desaparecieron por representar a unos pocos terminaron con sus miembros y fundadores en la cárcel por tener vínculos con grupos ilegales.

La mala suerte del Mira
 
Durante el desarrollo de la campaña política pasada, el movimiento Mira no sólo estaba luchando contra la corriente por los sucesivos escándalos que los envolvieron, sino por la supervivencia política de alcanzar el umbral para mantenerse vigente.
 
Ese partido debía lograr 450.000 votos y hasta demandaron en la Corte Constitucional el artículo de la Constitución que obligaba a sacar al menos el 3 % de los votos de la suscripción nacional. 
 
Pero fueron derrotados hace pocas semanas. Así, los senadores Antonio Virguez y Carlos Alberto Baena vieron sus sueños frustrados. 

La colectividad obtuvo 326.943, lo que equivale al 2,28 % de la votación. El partido perdió las tres curules que tenía en la Cámara Alta.
 
No obstante, el movimiento obtuvo alrededor de 411.000 votos en la Cámara de Representantes, el 2,8 %. En representación de ese partido por Bogotá estará Carlos Eduardo Vergara, quien logró 16.045. En el Valle, obtuvo un cupo Guillermina Bravo Montaño, 7.194 votos, mientras Ana Paola Agudelo obtuvo 4.663.
 
La debacle del Mira tiene dos razones según los analistas. Una estructural y una coyuntural. La primera se refiere al aumento que por ley se dio al umbral mínimo al Senado, mientras que en el segundo la seguidilla de recientes escándalos en los que estuvieron envueltos sus dirigentes, los habría perjudicado. 
 
El partido demostró, eso sí, que su disciplina organizacional la mantuvo, con una iglesia detrás. Esto porque conservó prácticamente el mismo número de votos hace cuatro años. En el 2010 el Mira tuvo 324.109 votos en Senado y este año aumentó a 326.943, teniendo en cuenta que su público es estrecho, enfocado en los creyentes de aquella iglesia cristiana y, según analistas, no tiene mucho hacia donde crecer.
 
Y es que el Partido la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional, de donde se desprende la mayoría de los votos de Mira, ha estado bajo la lupa en los últimos meses. Primero porque esa congregación fue objeto de denuncias que indican que allí se realizan prácticas discriminatorias con quienes tienen discapacidades físicas.
 
Por el otro lado, la Fiscalía avanza en investigaciones contra la líder de la Iglesia, María Luisa Piraquive, por presunto lavado de activos y enriquecimiento ilícito. Esto porque en los registros en Colombia y en la Florida aparecen multimillonarios bienes que deben ser justificados. 

Aunque superó el umbral necesario, el Mira quedó herido de muerte para futuras elecciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.