Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/2014 12:00:00 AM

El sonoro aterrizaje de Pacho Santos

Francisco Santos regresó al uribismo pisando fuerte. Su retorno genera muchas inquietudes. Análisis de Semana.com

Aunque el regreso de Francisco Santos a las filas del uribismo fue asumido como un paso hacia la unidad del movimiento que lidera el expresidente Álvaro Uribe, sus relaciones con el candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga se mantienen lejanas.

Santos se volvió a poner a las órdenes del expresidente, le dijo que “aquí está su soldado, listo para la batalla” y a la vez se reivindicó como “el soldado más fiel” de su causa. Pero horas después de su regreso, Santos dejó en claro que su propósito sería acompañar las listas de Senado y Cámara del Centro Democrático, pero no hizo mención alguna respecto a la candidatura de Zuluaga.

Por el contrario, en la mañana de este jueves conversó con varias emisoras en las que anunció que su corazón está por los lados de la candidata conservadora. En efecto, en la entrevista con La W, Francisco Santos volvió a despacharse en elogios hacia Marta Lucía Ramírez, candidata presidencial del Partido Conservador, a quien calificó como la opción más viable para derrotar al presidente Juan Manuel Santos. Y en Blu eludió la pregunta cuando le interrogaron si iba a votar por Zuluaga.

Esas palabras generaron inquietud al interior del uribismo. Algunos, como el senador Juan Carlos Vélez, uno de los jefes de debate del Centro Democrático, no le dieron mayor trascendencia. Pero otros, como el candidato a la Cámara y exviceministro de Defensa Rafael Guarín, aseguraron que Santos quiere abrazar al uribismo y darle una puñalada a la candidatura de Zuluaga. (Ver nota: La tremenda soledad de Óscar Iván Zuluaga).

Por eso el regreso de Pacho Santos al uribismo genera muchos interrogantes, sobre todo si su fidelidad con el expresidente Uribe se traducirá en un apoyo a Zuluaga, quien lo derrotó en la convención que dejo varias heridas al interior del movimiento.

Ernesto Macías, candidato al Senado, dice que “Francisco Santos es bienvenido de nuevo en el uribismo, pero no cae muy bien que regrese criticando a Óscar Iván Zuluaga”.

Macías dice que un sector del uribismo aún cree que Pacho Santos tiene una deuda con el movimiento luego de sus críticas a la convención uribista en la que fue derrotado y la cual cuestionó sólo después de conocidos los resultados. “Aún tiene que saldar esa deuda, y despejar esa idea de que la Convención no fue limpia. Él (Francisco Santos) no ha dicho 'yo retiro mis palabras'. Él sabrá cómo decirlo, pero la crítica quedó ahí y no la ha retirado”.

Alfredo Rangel, otro candidato al Senado, piensa lo contrario, y asegura que la página de la convención ya se volteó. “Ahora solo queda mirar hacia adelante, y el reto inmediato son las elecciones al Congreso en las que el Centro Democrático cuenta ahora con un líder que se reincorpora, siempre estuvo ahí, pero ahora al frente de la batalla”.

Pero los interrogantes que se generan es si la batalla que Francisco Santos aceptó asumir será la unidad del uribismo o destronar a Zuluaga como candidato uribista.

Santos se aferra a las encuestas para cuestionar a Zuluaga. Lo hizo antes de la Convención y lo hace ahora tres meses después. Insiste en que el uribismo debe jugársela con el candidato “más viable”, y asegura que Marta Lucía apenas empieza su campaña y tiene para dónde crecer, a diferencia de Oscar Iván quien ya lleva tres meses como candidato y aún no despega en las encuestas. “No se necesita un politólogo para entender que los números de unos no son tan buenos y los de otros mejores”, dijo en La W. “El corazón del uribismo no tiene donde parquearse, Oscar Iván lleva dos años abriendo la puerta del garaje y ahí no ha entrado este corazón uribista y gran parte de los uribistas”, dijo en Blu.

Santos, con su regreso, probablemente lidere un debate al interior del uribismo con el propósito de dar un giro a la campaña.

Aunque Zuluaga tiene pleno respaldo del expresidente Álvaro Uribe, ese debate no está descartado.
Juan Carlos Vélez dice que el 9 de marzo, después de las elecciones al Congreso, puede haber una reflexión. Asegura que la campaña presidencial aún no ha comenzado, y que si Uribe es el gran triunfador en las elecciones, y en esa condición decide asumir la jefatura de debate de Óscar Iván Zuluaga, su campaña podría despegar.

Rangel tampoco cierra el debate al señalar que la urgencia del Centro Democrático son las elecciones de marzo, y después “se tomarán decisiones en materia presidencial”.

El pasado mes de octubre, al término de la convención, Óscar Iván Zuluaga invitó a Pacho Santos a que fuera su jefe de debate. La invitación, hasta el momento, no ha tenido respuesta afirmativa en el exvicepresidente.

Por el contrario, guardó silencio durante un mes y a su regreso lanzó las más duras críticas a la Convención. Desde entonces se alejó de la dinámica de la campaña, aunque su grupo de colaboradores se mantuvo en el Centro Democrático.

Ahora, Santos volverá a la plaza pública, acompañará a candidatos a la Cámara por todo el país, y confía que ese papel le permita recuperar su liderazgo al interior del movimiento para promover el debate sobre la candidatura presidencial.

Hechos recientes en el uribismo han dado cuenta que lo que parecía ser la última palabra ha cambiado de forma intempestiva. En julio del año pasado, Uribe anunció que irían a una consulta para elegir el candidato, y meses después cambió el mecanismo por el de la Convención. Por eso nadie descarta que así como desistió de hacer consulta también podría quitarle el respaldo a Zuluaga. Y en ese debate Francisco Santos tendría mucho por decir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.