Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/28/2014 12:00:00 AM

La tristeza que Peñalosa le produce a Uribe

El candidato de la Alianza Verde levanta un muro con el Centro Democrático. Análisis de Semana.com

Álvaro Uribe Vélez está triste. Enrique Peñalosa lo ha defraudado, lo ha engañado con el tema que más lo trasnocha: la guerra. Según promesa del candidato de la Alianza Verde, en caso de que él gane la Presidencia, continuará los diálogos de paz en La Habana que buscan ponerle un punto final al conflicto armado que empezó hace dos, tres, cuatro generaciones. ¿Quién se acuerda cuándo empezó esta balacera?

Y no sólo eso. Mientras Uribe y sus seguidores más cercanos siembran a diario las dudas sobre el equipo negociador del Gobierno en Cuba con afirmaciones inciertas como “no sabemos qué están hablando allá” hasta certeras como “le están entregando el país al terrorismo”, Peñalosa adelantó que confía plenamente en los plenipotenciarios elegidos por Santos.

En efecto, Peñalosa ha reiterado ya en varias ocasiones su promesa: “Cuando gane las elecciones ratificaré a todos los miembros del equipo negociador”. Es decir que seguirán Humberto de la Calle, Sergio Jaramillo, Frank Pearl, Nigeria Rentería, María Paulina Riveros y los generales en retiro de la Policía Óscar Naranjo y del Ejército Jorge Enrique Mora. Ese es el ofrecimiento de Peñalosa.

De ahí el abatimiento en el que cayó Uribe y que él mismo hizo público en su Twitter: “Qué tristeza que el dr Enrique Peñalosa confirme equipo negociador con el terrorismo que con Pte Santos entrega el país a FARC”.

Es posible que el estado de ánimo del expresidente haya cambiado hacia la molestia tras enterarse de que, por si fuera poco, Peñalosa nombró a la politóloga Claudia López su coordinadora programática de campaña. La noticia la divulgó LaSillaVacia, que cuenta que esta decisión se produjo este jueves después de una reunión del candidato presidencial con la bancada de su partido Alianza Verde, a la que no fueron los del ala progresista (Ángela María Robledo, Inti Asprilla y Antonio Navarro, que desde antes de la consulta interna del partido dijeron que no se comprometían a apoyar a Peñalosa si ganaba).

Este portal de análisis político considera que “con la llegada de López a su campaña, Peñalosa refuerza el perfil de ‘antipolítico’ que quiere tener en esta contienda y el mensaje de que su alianza será con los ciudadanos y contra la politiquería tradicional, pues pocos encarnan mejor que López la indignación ciudadana contra el establecimiento político. Pero a la vez, corre el riesgo de alinear a los uribistas, a quienes Peñalosa necesitará para ganar en segunda vuelta. Después de Santos, López es una de las personas que ellos más detestan, por haber sido quien más consistentemente ha denunciado la parapolítica que golpeó a todo el círculo de Álvaro Uribe (incluido su primo Mario Uribe) y porque durante su campaña al Senado no perdió oportunidad de tachar al expresidente de delincuente”.

Así las cosas, Peñalosa da un paso más en su propósito de tomar distancia de Uribe. Un hecho difícil de creer para algunos de sus detractores, quienes juran que el exalcalde de Bogotá es sólo el caballo de Troya del uribismo que busca tomarse la Alianza Verde. Algunos son más alarmistas y pronostican que Peñalosa busca alcanzar el poder, llegar a la Casa de Nariño, para entregárselo en bandeja al expresidente y sea quien lo maneje.

Peñalosa, sin embargo, hace caso omiso a estas críticas. Él públicamente sigue en lo suyo. En las últimas horas puso un trino para expresar su alegría con la entrada de Claudia López a su campaña: “Muy contentos con nuestra coordinadora programática @CLOPEZanalista”. Su propósito, dicen personas de su círculo más cercano, es seguir construyendo y fortaleciendo su propio proyecto para competirle a Santos y distanciarse de Uribe.

Si este escenario es verdad, surge un nuevo dilema. Es para los seguidores de Uribe que votarán en primera vuelta por su candidato oficial, Óscar Ivan Zuluaga. Porque, ¿qué harán si se cuelga y no le alcanzan los votos? ¿Para dónde coger en caso de que a segunda vuelta vayan Santos, el "traidor”, según Uribe y Peñalosa, el candidato que ahora lo tiene triste y posiblemente muy enfadado? ¿Qué hacer en ese momento?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.