Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/25/2014 12:00:00 AM

¿Qué vota Colombia este domingo?

#EleccionesColombia | Los colombianos escogen entre la reelección de Juan Manuel Santos, el regreso del uribismo o una alternativa a la polarización.

Casi 33.000.000 de colombianos están convocados hoy a las urnas en los 10.642 puestos de votación que la Registraduría ha instalado por todo el territorio nacional y el exterior. El presidente de la República Juan Manuel Santos busca su reelección en competencia con cuatro aspirantes opositores: Óscar Iván Zuluaga del Centro Democrático, Enrique Peñalosa de la Alianza Verde, Marta Lucía Ramírez del Partido Conservador y Clara López del Polo Democrático. Un abanico de cinco candidatos que abarcan las distintas posturas dentro del espectro ideológico.

La campaña del 2014 llega al día de elecciones como una de las más atípicas de la historia reciente de Colombia. Es la primera vez que un presidente en ejercicio, Juan Manuel Santos, busca un segundo mandato inmediato sin haber cambiado la Constitución en mitad del período. A lo anterior se añade que el primer mandatario lideró simultáneamente a la contienda electoral una mesa de negociaciones con las FARC en Cuba. No se pueden entender las dinámicas políticas de esta temporada electoral sin incluir el proceso de paz.

Aunque en medio de creciente escepticismo dentro de la opinión pública, de acuerdo a los datos de la Gran Encuesta de la Alianza de Medios, los diálogos de La Habana se convirtieron en una de las cuestiones más candentes de la carrera hacia la Casa de Nariño. El presidente Santos apostó en el tramo final de la campaña a definir la elección entre paz o guerra mientras que el candidato uribista Zuluaga representó la postura más crítica a los acuerdos con la guerrilla.

De los resultados finales de este domingo, y de la eventual segunda vuelta en tres semanas, dependerá el futuro del proceso de paz con las FARC. Un apoyo masivo a la reelección de Santos constituiría un mandato inequívoco de la ciudadanía para continuar con las conversaciones. Al contrario, si la plataforma uribista recibe un mayoritario respaldo, el mensaje de los votantes estaría orientado a un endurecimiento a las condiciones y ritmos de esa mesa de diálogos.   

El rumbo de la política de paz no es lo único en juego en las elecciones de este domingo. Los comicios también definen el pulso más intenso de la política contemporánea en Colombia: Juan Manuel Santos versus Álvaro Uribe. La campaña del 2014 pasará a la historia como la única en que el inmediato antecesor y mentor del presidente en ejercicio no sólo se lanzó a la oposición sino también regresó a la arena política como cabeza de lista al Senado. Uribe, quien aún mantiene una favorabilidad mayor del 55 % dentro de los colombianos, construyó el Centro Democrático, segunda fuerza política tras las elecciones al Congreso de marzo y principal bloque opositor.

De hecho, la campaña de Zuluaga, candidato uribista, es la responsable de complicar lo que lucía como un cómodo camino de Santos hacia su reelección. La ventaja del presidente-candidato sobre sus cuatro contendores se mantuvo por encima de los dos dígitos por la mayor parte de la contienda electoral y, aunque no alcanzaba para ganar en primera vuelta, el jefe del Estado salía victorioso en todos los escenarios. Hasta hace un mes que las encuestas reflejaron un despegue dinámico de Zuluaga y un crecimiento  más modesto de los otros tres aspirantes frente a un estancamiento santista. Este repunte le sirvió a los uribistas para llegar al empate técnico y así borrar la diferencia que mantuvo Santos por casi toda la campaña.

Así lo que transcurría como una contienda electoral aburrida y sin mayores sorpresas se transformó en un intenso pulso entre las dos candidaturas punteras: las de Santos y de Zuluaga. Las emociones llegaron desafortunadamente por el lado de los escándalos y la guerra sucia. Tanto la campaña del presidente-candidato como la del contendor uribista quedaron salpicadas por graves acusaciones. Dos asesores cercanos de la campaña santista, J. J. Rendón y Germán Chica, han sido señalados de recibir una multimillonaria suma de dinero de narcotraficantes para impulsar el trámite de su sometimiento a la Justicia.

El escándalo que toca a Zuluaga involucra sus contactos con un hacker detenido por la Fiscalía por interceptaciones ilegales. El aspirante uribista apareció en un video en el que discute con el presunto delincuente informático temas de seguridad nacional. Estos escándalos han servido de pretexto a los tres candidatos, Peñalosa, Ramírez y López, para insistir en sus respectivas alternativas al dúo del santismo y del uribismo.

Más que constituir una escogencia entre modelos económicos o agendas sociales puntuales, las elecciones de este domingo se definirán entre quienes quieren la continuidad de Santos, el regreso de las fuerzas uribistas al poder o una alternativa a esos dos bloques, muy lejana en las encuestas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.